Entretenimiento

Historieta

Héctor Germán Oesterheld, un personaje esencial de la historieta latinoamericana

Actualizado el 09 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Arte del ‘comic’. Héctor Germán Oesterheld fue un genial creador de argumentos y personajes

Entretenimiento

Héctor Germán Oesterheld, un personaje esencial de la historieta latinoamericana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Héctor Germán Oesterheld con su esposa Elsa Sánchez y sus cuatro hijas: Diana, Beatriz, Estela y Marina. Fotografía: Óscar Sierra Quintero para LN.

En cierta ocasión, Héctor Germán Oesterheld fue al centro de Buenos Aires elegantemente vestido, pero en... pantuflas. No en vano le decían “Profesor Distraído”. También lo apodaban “Sócrates” porque este había sido uno de sus seudónimos y por su vasta erudición: hablaba con autoridad sobre temas muy diferentes y dominaba cuatro idiomas. Con la misma soltura escribía: nació con el don de saber inventar y contar aventuras.

Portada de la segunda parte de 'El Eternauta', una de las obras más importantes de Oesterheld. Francisco Solano López fue el dibujante. Imagen: Óscar Sierra Quintero para LN.
ampliar
Portada de la segunda parte de 'El Eternauta', una de las obras más importantes de Oesterheld. Francisco Solano López fue el dibujante. Imagen: Óscar Sierra Quintero para LN.

Medio cultural. Héctor Germán Oesterheld (HGO) fue un científico: como ingeniero geólogo trabajó durante algunos años en el laboratorio de minería del Banco Industrial de la República Argentina.

Sin embargo, la pasión por la narrativa pudo más que su amor por las ciencias. Todo empezó cuando, el 3 de enero de 1943, el suplemento literario del diario La Prensa , de Buenos Aires, publicó Truila y Militar , un cuento infantil de su autoría. Nació en esta forma el más grande y prolífico guionista de historietas y relatos de ciencia ficción de la Argentina. HGO cambió la forma de hacer comics en su país.

Oesterheld nace en Buenos Aires el 23 de julio de 1919, no mucho antes de la época de oro del comic argentino, que se inicia en 1931 con la publicación de la historieta Patorruzú, de Dante Quinterno, icono en la cultura de masas argentina.

En 1950, Oesterheld abandona su profesión de geólogo y se dedica a escribir cuentos infantiles y textos de divulgación científica para la Editorial Códex y para las revistas Bolsillitos y Gatitos , de la Editorial Abril.

Ante la partida del guionista italiano Alberto Angaro, el director de la Editorial Abril, César Chivita, pide a HGO encargarse de los guiones de las historietas. Pese a no tener experiencia en ese campo, Oesterheld acepta el encargo, entre otras cosas porque en la historieta vio algo más que una forma de diversión ingenua y liviana. HGO dijo:

–Si la historieta se hace bien, puede ser una forma de divulgación cultural para los chicos que no tienen acceso a los libros.

Ese deseo cultural caracterizó el estilo de Oesterheld. Por ello, en sus comics transmitía sus conocimientos de historia, arte y ciencia. Sumaba a esto una visión humanista de la vida y un enfoque más ponderado del bien y el mal, lejos del maniqueísmo presente en los comics de su época.

PUBLICIDAD

Personajes singulares. En 1951, HGO escribe sus primeros guiones de historieta para la revista Cinemisterio , de la Editorial Abril, inventando las series Alan y Crazy y Lord Commando. Más tarde crea la serie policíaca Ray Kitt , cuya ilustración se encarga al dibujante italiano Hugo Pratt. Con él, Oesterheld establece una estrecha amistad y una larga colaboración.

En 1952, Oesterheld crea Bull Rockett, su primer personaje importante, que aparece en la revista Misterix . Bull Rockett rompe con la tradición del héroe solitario pues afronta a los adversarios trabajando con personajes amigos entre ellos, cercanos al lector promedio: seres que pueden perder.

En 1953, por encargo de Chivita, Oesterheld crea al sargento Kirk, uno de sus más famosos personajes. En esta serie, HGO asocia al sargento con un exbandido, un indígena y un médico.

En sus historias, los buenos no lo eran tanto, y tampoco los malos eran tan malos: se rompía así con los esquemas del comic de “vaqueros”. El ilustrador de esta serie es de nuevo el gran Hugo Pratt.

Con la creación del indio Suárez en 1955, Oesterheld logra consolidar su prestigio de guionista entre el público argentino. Ante este éxito y con la intención de crear historietas sin censuras, HGO se asocia con su hermano Jorge en 1957 y funda la Editorial Frontera.

HGO contrata a los mejores dibujantes de la Argentina (Pratt, Breccia, Francisco Solano López, Arturo del Castillo, etc.), y en marzo de 1957 lanza las revistas Hora Cero y Frontera . Se inicia así la etapa más prolífica de su producción.

Hacia finales de los años 50 se habían puesto de moda los temas de las invasiones extraterrestres y de los platillos volantes. HGO crea entonces Rolo, el Marciano , historieta que trata de una invasión extraterrestre en Buenos Aires.

Gran hito de la ficción. El 4 de septiembre de 1957 en Hora Cero Semanal aparece el primer número de la que sería la obra más célebre de HGO: El Eternauta, con dibujos de Francisco Solano López.

La serie se publica en 11 números para un total de 350 páginas. Trata de nuevo de una invasión extraterrestre en Buenos Aires, pero esta vez desde un enfoque más profundo y con una doble lectura remitida a la realidad del país. El éxito es arrollador. Según el escritor Juan Sasturain,“ El Eternauta es uno de los relatos más poderosos que ha existido en la narrativa argentina a lo largo de la segunda mitad del siglo XX”.

PUBLICIDAD
Ernie Pike fue uno de los primeros personajes  de Oesterheld. El dibujante fue el italiano Hugo Pratt. Fotografía: Óscar Sierra Quintero para LN.
ampliar
Ernie Pike fue uno de los primeros personajes de Oesterheld. El dibujante fue el italiano Hugo Pratt. Fotografía: Óscar Sierra Quintero para LN.

En la primera versión de El Eternauta se revela el compromiso social de HGO; en su segunda etapa, publicada 10 años después, se hace evidente su compromiso ideológico, lo que terminó por llevar a Oesterheld a un trágico destino en el ambiente de convulsión política y de represión militar que vivía la Argentina.

Oesterheld se vincula a un grupo rebelde peronista en el que ya militaban sus cuatro hijas. Esto lo ponen a él y a ellas en la mira de la dictadura militar que había depuesto a la presidente Isabel Martínez de Perón en marzo de 1976.

Mientras Oesterheld vive en la clandestinidad, es secuestrado por militares el 27 de abril de 1977. Tenía entonces 59 años de edad.

También son detenidas y asesinadas sus cuatro hijas y sus dos yernos. Héctor Germán Oesterheld es asesinado a principios de 1978 y, como muchos desaparecidos, nunca se supo el paradero de su cadáver.

María Teresa Lentini fue exdirectora de las Ediciones Record, para la cual trabajó Oesterheld. Ella nos comenta:

–Oesterheld era una persona muy inteligente. Demostraba más edad que la que tenía, pero era vital, muy decidido, con ideas claras y una gran imaginación anclada en la realidad: una combinación pocas veces vista en un creador. Oesterheld representa la parte más madura de una generación y nos hacer recordar un pasado muy violento de la Argentina.

Poco antes de morir, HGO había creado –junto con el dibujante uruguayo Alberto Breccia– la historieta Sherlock Time, y finalmente su obra cumbre: Mort Cinder . Oesterheld dejó un vacío imposible de llenar en el arte de la historieta argentina y latinoamericana.

El autor es director de los movimientos artísticos La Pluma Sonriente y La Pluma Comic.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Héctor Germán Oesterheld, un personaje esencial de la historieta latinoamericana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota