Entretenimiento

Espacios del Festival Internacional de Diseño 2015

Espacios FID: La marca del diseño propio

Actualizado el 14 de marzo de 2015 a las 12:00 am

Casa tomada: Casa del Cuño cobija, hasta este sábado 14, las voces más distintivas del talento nacional en diseño gráfico, textil, industrial y moda

Entretenimiento

Espacios FID: La marca del diseño propio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Si los Espacios del Festival Internacional de Diseño 2015 (FID) tuvieran una única marca, sería “nacionalista”. Pero, en su lugar, los pisos de Casa del Cuño , en la Antigua Aduana, rebosan de sana competencia.

El lugar ha recibido a muchísimas marcas de talento nacional e internacional que ofrecen productos a precios que oscilan entre lo muy barato hasta el considerable valor del diseño único.

Los vendedores comparten, además de su pasión por el diseño, la edad: todos son jóvenes. Aún las marcas más consolidadas no cumplen la década.

Es así como hay mucha cara conocida, como las viñetas nostálgicas de Holalola o los costarriqueñismos de Arteria.

La sorpresa es que ambas han decidido, para el FID, cambiar un poco su estilo. Priscilla Aguirre, de Holalola, dejó de ilustrar taxis y confites para darle vida a una rubia en pleno verano: Lola en las olas ; y Arteria se quitó el uniforme de las palabras con una colección diseñada con fotos viejas, Costa Rica 1900s .

Entre las marcas más nuevas está Mi Pequeña Pangea, que comenzó en noviembre. Su diseñadora Jefferline Rodríguez crea jardines pequeños en recipientes transparentes para iluminar con verde casas y oficinas.

Bandoleras. Una de las marcas del colectivo Ktapulta ofrece pulpos de cuero que se transforman en carteras. Rafael Murillo.
ampliar
Bandoleras. Una de las marcas del colectivo Ktapulta ofrece pulpos de cuero que se transforman en carteras. Rafael Murillo.

Nacionalista. Ticos o extranjeros, sí hay un concepto que es tendencia: el de apropiarse de las raíces nacionales para reconstruir una leyenda nueva.

Así por ejemplo lo hace la marca Ñampí, que rescata con cada colección “lugares que no tomamos muy en serio”, como llama la diseñadora Lisa Sánchez a la inspiración de sus últimos bolsos, el Mercado Central.

Otro ejemplo es el del colectivo peruano Carga Máxima, que se trajo en afiches la gráfica de la tipografía popular de su país.

La tipografía, otro pretendiente del diseño actual, continúa presente en la ropa, postales, afiches y cuadernos que ofrecen los diseñadores, pero la clave no es sólo una letra bonita, la historia que cuenta tiene que ser propia, tiene que ser “nuestra”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Espacios FID: La marca del diseño propio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota