Entretenimiento

Expositor del Festival Internacional de Diseño

Carlos Amorales: el arte de trabajar con el caos

Actualizado el 17 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Reconocido El artista mexicano Carlos Amorales ha obtenido renombre internacional con ilustraciones que cobran distintas formas

Entretenimiento

Carlos Amorales: el arte de trabajar con el caos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El arte de Carlos Amorales toma tantas formas que es difícil seguirle la pista. Lo curioso es que él ha querido que así sea.

El artista mexicano compartió su historia personal y la del desarrollo de su arte en el Festival Internacional de Diseño, que finalizó este sábado, en la Antigua Aduana.

Entre algunos de sus trabajos, compartió el largo recorrido del diseño de una silueta de pájaro que, a lo largo de los años, cobraría distintas formas, sería convertido en nuevas figuras, como mariposas, y obras, y sería tomado por diseñadores (sin permiso) para incorporarlo en sus creaciones.

Anteriormente, el artista había visitado el país para crear un mural en la Fundación Teorética, con motivo de la exposición Hombres entre las ruinas . Amorales, hombre multidisciplinario, comparte su trabajo, abierto y cambiante.

Múltiple.  Siluetas e ilustraciones de pájaros y mariposas se han convertido en  temas constantes en la obra de Amorales. FID / Carlos Amorales para LN.
ampliar
Múltiple. Siluetas e ilustraciones de pájaros y mariposas se han convertido en temas constantes en la obra de Amorales. FID / Carlos Amorales para LN.

“Me interesan mucho los procesos. Me planteo un problema y lo voy siguiendo. Es como una mezcla de disponerte a que ocurran las cosas, pero también de suerte”, explica Amorales. “No es como que tengo una idea hecha de cómo va a funcionar algo, sino una generalidad desde la que voy pensando, armando una filosofía y voy permitiendo o no que ocurran ciertas cosas”, considera el artista.

Su trabajo ha permitido que las cosas pasen porque, en parte, ha estado abierto. El Archivo Líquido fue un proyecto que recopiló miles de figuras y patrones que transformaba en cosas distintas según la pieza que trabajase. Una vez sueltas, lo que suceda es la obra.

“Es como pescar las consecuencias del trabajo”, dice. “Cuando se echa a andar, empieza esta investigación y ver qué consecuencias tuvo o pudo tener en otros ámbitos fuera del mundo del arte, fuera de los museos. A veces, sin nombre: ya no soy yo (quien está tras la obra)”.

Autores. Como parte de este experimento continuo, Amorales formó parte del sello de música Nuevos Ricos. “Era muy importante tomar la piratería no como el enemigo, sino, más bien, como un medio aprovechable, entonces sacrificar regalías de las canciones a cambio de visibilidad de los grupos”, argumenta. Para él, es una especie de mercadeo en off .

PUBLICIDAD
De visita.  El mexicano Carlos Amorales realizó un mural para Teorética, en barrio Amón, en el 2012, por la exposición   Hombres entre las ruinas .  Luis Navarro.
ampliar
De visita. El mexicano Carlos Amorales realizó un mural para Teorética, en barrio Amón, en el 2012, por la exposición Hombres entre las ruinas . Luis Navarro.

“No se vuelven dogmas, no es que así hay que operar. Son posibilidades”, dice Amorales.“Por un lado, todos tenemos tener la necesidad de ser autores, de ser reconocidos, de que nos aplaudan, pero, por otro lado, te das cuenta de cómo los medios son centrífugos: se llevan la obra a cualquier lado, las imágenes se masifican. Podemos verlo en todo el mundo, al menos por Internet. Todo esto crea un desprendimiento de la autoridad”, considera Amorales.

Esta apertura del archivo personal de un artista al público, y de su trabajo, es, para Amorales, precisamente el caos que debe negociar el artista con su posición política. “El archivo líquido y el personal están justo en medio, porque esa es la propiedad del trabajo. La imagen la veo como una máscara, que tiene un lado público y un lado privado, pero también es un objeto. Yo escondo cosas privadas en esas imágenes que, al volverse siluetas y salir al público”, añade.

En vez de dejarlo anclado, Amorales captura su arte al vuelo. “Es trabajar con el caos. El mundo es caótico; tiene que soltarte y jugar con eso, casi que ir surfeando y, en el camino, ir pensando cuáles son las posibilidades”, concluye.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Carlos Amorales: el arte de trabajar con el caos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota