Entretenimiento

Ana Griselda Hine rememora su infancia de claroscuros en el Abierto de Grabado

Actualizado el 13 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Ana Griselda Hine rememora su infancia de claroscuros en el Abierto de Grabado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
‘Reposo’. Tiza pastel sobre papel ‘Kraft’ de la artista Ana Griselda Hine. Fotografía: Galería Nacional para LN.

Ana Griselda Hine es la invitada de honor de la exposición Abierto Nacional de Grabado en la Galería Nacional. De ella se exhiben 13 grabados, un dibujo a tiza y una acuarela. Todo proviene del decenio de 1980. La artista expresa que la serie de grabados alude a su infancia: cuando iba a la casa de su abuela y percibía las habitaciones y los muebles desde una perspectiva de niña, y también sentía las tensiones que flotaban en la casa. “Me encanta el claroscuro que revela ese ambiente”, afirma Hine.

“En acrílicos posteriores he añadido colores, pero distraen”, opina la grabadora.

Un aguafuerte, Conversación en el espejo, aporta color, mas conserva las perspectivas extrañas, los personajes apenas insinuados y el silencio que se ha entretejido con el tiempo.

“Estaba melancólica en esa época, estudiando fuera de mi país”, explica Ana Griselda.

Los planos son ambiguos, imprecisos. Sin quererlo, ella parece haber dibujado escenas de La ruta de su evasión, novela angustiosa de Yolanda Oreamuno.

Los grises intensos sugieren trazos de lápiz, pero se lograron con tramas añadidas en la impresión. Después, Ana Griselda dejó el grabado pues la afectaron los productos químicos que se empleaban en el trabajo con metal; ahora frecuenta la acuarela.

‘Mujer en la sala’. Aguafuerte de 1983. Es una de las diez obras monocromáticas expuestas. Fotografía: Mariandrea García.
ampliar
‘Mujer en la sala’. Aguafuerte de 1983. Es una de las diez obras monocromáticas expuestas. Fotografía: Mariandrea García.

Hine se licenció en la Escuela de Artes Plásticas de la UCR. En 1980 obtuvo una beca Fullbright, y en 1983 su maestría en arte con especialidad en grabado en la Escuela de Arte de la Universidad de Cincinati (Estados Unidos), según nos recuerda José Miguel Rojas, curador del MAC.

Hine ha recibido la Medalla de Oro del Salón de Grabado Max Jiménez, el premio de la Galería Nacional de Arte Contemporáneo en 1981, y menciones de honor en certámenes internacionales.

“En los años 70, el arte centraba su mirada hacia lo marginal y hacia un contexto teñido por la violencia sangrienta y sin precedente que las dictaduras militares provocaban en Latinoamérica. Tanto el grabado como el dibujo eran la manera de evidenciar para los artistas tal realidad, ya fuera miserable, absurda o cruel”, ha escrito el artista José Miguel Rojas en relación con el ambiente que rodeó la creación de estos notables grabados.

PUBLICIDAD

.....

Sombras y silencios

"Ana Griselda abre puertas hacia la vida interior de la mujer, sin caer por supuesto en una visión anecdótica. Nos revela el desorden organizado, en que los objetos y los muebles se hacen elementos vivos sobre la presencia de los espejos. Ambientes que crecen en virtud de la creatividad de Ana Griselda, quien revela poseer una gran destreza que une a su mirada inteligente y sensible".

Carmen Naranjo: Dos mujeres, dos artistas (archivo del MAC).

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ana Griselda Hine rememora su infancia de claroscuros en el Abierto de Grabado

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota