Entretenimiento

Deja la televisión para ocuparse del arte que la apasiona

Cristiana Nassar se pone el gorro de chef a tiempo completo

Actualizado el 25 de julio de 2013 a las 12:00 am

Dos meses de alegría La periodista dice haber encontrado, por primera vez en su vida, una ocupación que realmente la llena de satisfacción

Entretenimiento

Cristiana Nassar se pone el gorro de chef a tiempo completo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cristiana Nassar, uno de los rostros más sonrientes de la televisión nacional, decidió cambiar las cámaras por batidoras, harina y hornos.

Desde mayo, es una de las instructoras del centro Sabores, en donde encontró “un éxtasis de creatividad” en medio de queques y pastelillos.

La cocina se convirtió en su válvula de escape tras el despido de Informe 11 , cinco años atrás.

Ahora se tilda de “obsesionada” con la cocina, pues la vida la llevó a toparse de frente con una faceta que no había pensado en explotar, una que la hace plantearse si volvería a aparecer en las pantallas.

Nueva faceta. La especialidad de Nassar es la repostería, pero también da clases a niños y talleres para recién casados que no saben cocinar.  Jorge Navarro
ampliar
Nueva faceta. La especialidad de Nassar es la repostería, pero también da clases a niños y talleres para recién casados que no saben cocinar. Jorge Navarro

¿Cómo comenzó a impartir clases de cocina?

Rarísimo. Soy amiga de Miguel Barboza. He participado en la revista y él sabe que me gusta cocinar. Fue gracias a él, que me abrió las puertas.

¿Lo hace a tiempo completo?

Ahora, sí. Ayer (el martes) empecé a las 6 de la mañana y salí a las 7 de la noche. Es supercansado, pero es tan divertido y gratificante, que no me importa que sean mil horas, la paso genial.

”Yo le digo a mi familia que cuando voy en el carro, voy oyendo música y voy diciendo ‘gracias Señor’, de lo feliz que estoy de hacer, por primera vez en mi vida, lo que realmente me gusta. Es como un sueño hecho realidad”.

Cuando trabajaba como presentadora y veía los programas de cocina, ¿se imaginó alguna vez ahí?

No creo que yo quiera hacer un programa de cocina. Me encanta estar en la cocina, pero no junto en mi casa esas dos cosas.

¿Qué es lo que más le agrada cocinar?

Todo, pero por dicha me dedico a hacer cosas dulces, porque no como dulces. Es la única forma de salvarme de no comerme la cocina completa.

¿Le ha ayudado el hecho de ser un rostro conocido como un gancho para que la gente asista a sus cursos?

Si me lo preguntan a mí, sé con quien voy a ir a cocinar, porque me conocen. No es un desconocido quien me enseña, pero igual voy a aprender de quien sea a cocinar. Si es conocido, ya yo sé cómo la voy a pasar, ya conozco esa cabeza.

PUBLICIDAD

¿Cómo se describe como profesora de cocina?

Superexigente. Mi meta, al fin, es que la pasemos bonito, pero lo más importante es que aprendan.

”El otro día fue una señora y yo siento que no lo logró, ella estaba recién operada y se sentía mal. Va a repetir el curso conmigo de gratis, porque necesito que aprenda”.

”Cuando llegan con sus queques, se los despedazo mil veces: ‘vuelva a hacer esa flor, vuelva a hacer esto...’. Se van con las cosas perfectas y yo me siento tan feliz. Yo he tenido profesores muy exigentes y sé lo que cuesta”.

¿Qué es lo que más disfruta de las clases?

Esa compañía agradable. La cocina es un lugar lleno de amor, en donde solo llega la gente que uno quiere, y uno lo que sabe es dar.

”A mí la cocina me cambió la vida. Yo empecé a cocinar porque estaba superdeprimida, había cambiado de trabajo (cuando dejó Repretel) y no quería salir a la calle, porque solo lloraba.

”Si me cambió la vida a mí, que no sabía ni batir un huevo, se la cambia a quien sea. Nadie puede estar deprimido creando con colores, texturas y sabores”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Cristiana Nassar se pone el gorro de chef a tiempo completo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota