Nacional

Servicio de generación distribuida para autoconsumo

Opción de producir luz propia todavía seduce pocos techos

Actualizado el 03 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Poca divulgación de servicio y límites de reglamento quitan impulso a actividad

Nacional

Opción de producir luz propia todavía seduce pocos techos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La fábrica de muebles Na Lakalú (Palmares, Alajuela) colocó un sistema de paneles solares para proveerse su propia electricidad. Varias empresas están apostando a estas soluciones para ahorrar. | ÁLBERT MARÍN.

La posibilidad de generar electricidad de consumo propio en casas y empresas tiene pocas adhesiones a cuatro meses de emitidas las últimas directrices para regular este servicio.

Las distribuidoras de energía reportan en ese lapso menos de 150 solicitudes para instalar sistemas de generación distribuida, en un país con 1,6 millones de abonados eléctricos.

De esos pedidos, hay 32 peticiones en trámite y 39 abonados ya conectados a redes de distribución de sus respectivas firmas, indicaron voceros de estas a quienes se consultó al respecto.

Según dicen los representantes, el costo de instalar sistemas, como paneles solares, desestimula a los interesados, que verían el retorno de su inversión luego de varios años. Otras voces difieren.

“A la mayoría de distribuidores no les interesa que este servicio crezca. Es lógico porque la generación distribuida no promociona su negocio, lo afecta”, aseguró Jorge Blanco, vocero de la Asociación Costarricense de Energía Solar (Acesolar).

Blanco calificó de entendible el tímido arranque de los sistemas de generación propia.

Según cree, hasta hace poco, las compañías que venden paneles solares retomaron la promoción de estos sistemas y la divulgación necesaria, una vez definidas las reglas de juego oficiales.

Eso sí, admitió que el retorno de la inversión es más veloz en el tiempo cuanto más grande sea el sistema instalado, realidad que podría frenar a muchos hogares, los cuales gastarían varios millones de colones que podrían recuperarse en casi una década.

De abril a la fecha, el Instituto Costarricense de Electricidad ha recibido 105 solicitudes basadas en energía solar equivalentes a 1,6 megavatios , dijo Luis Pacheco, su gerente de Energía.

El 70% de estos pedidos son iguales o menores de 10 kilovatios (kW); el 26 % de 10 a 50 kW, y solo 4% es superior a 50 kW.

De las 105 solicitudes, siete cumplieron los requisitos y están interconectados. Cada una es menor a 10 kW y, entre todas, suman 30 kW de capacidad instalada.

“La demanda ha sido moderada, hay consultas pero la mayoría de proveedores, no de clientes”, precisó Francisco Angulo, de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH).

En los últimos meses, la ESPH recibió nueve pedidos, aunque sí conserva 28 abonados, quienes se conectaron durante un plan piloto en el 2015.

PUBLICIDAD

La Junta Administrativa de Servicios Eléctricos de Cartago ha recibido 15 consultas, pero, de nuevo, de compañías dedicadas a la venta de paneles solares, dijo Marco Centeno.

En el caso de Coopelesca, que atiende San Carlos (Alajuela), sus voceros afirman que la menor exposición a luz solar de la zona explica la baja demanda hoy por este servicio.

Regla a la medida. Sin embargo, Carlos Montenegro, subdirector de la Cámara de Industrias de Costa Rica y su representante en temas de servicios públicos, tiene otra explicación para el nivel de demanda actual.

Según Montenegro, las autoridades consumieron al menos un año definiendo reglamentos, tarifas y otras normas, lo cual mermó el entusiasmo con la generación distribuida que había hace dos años, cuando los industriales y la población se quejaban de las altas tarifas de luz.

Afirma que las directrices emitidas terminaron protegiendo más a las distribuidoras que estimulando la actividad.

“Evidentemente, el diseño de ese reglamento se hizo en función de las distribuidoras que son las menos interesadas”, señaló.

Montenegro recordó que abonados con sistemas de consumo propio solo pueden inyectar 49% del excedente de su generación mensual a la red pública.

Para Montenegro, estas restricciones y diversos requisitos sobre el abonado, asfixian el despegue de la actividad.

  • Comparta este artículo
Nacional

Opción de producir luz propia todavía seduce pocos techos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Fernando Lara S.

jlara@nacion.com

Periodista

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, tarifas y telecomunicaciones.

Ver comentarios
Regresar a la nota