Nacional

Pacientes desperdician 1 millón de citas al año con el médico

Actualizado el 08 de febrero de 2015 a las 12:10 am

Medicina general, dermatología y ortopedia son áreas más afectadas

Ausencias no se pueden sancionar; derecho a la salud obliga a reprogramar

Nacional

Pacientes desperdician 1 millón de citas al año con el médico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Ericka Quirós es técnica en rayos X y trabaja en la Clínica de Coronado. La ausencia de pacientes no solo se da en las citas médicas; en este servicio también. Hay personas con exámenes programados y que no se presentan a practicárselos. Esto impacta los tiempos de espera y la salud del paciente. | GRACIELA SOLÍS

El ausentismo de los pacientes provocó que el año pasado se desaprovecharan entre el 12% y el 15% de las consultas con especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Se trata de 1,2 millones de citas que la CCSS no pudo asignar a otras personas, porque los asegurados que tenían programada la visita al médico tampoco avisaron que iban a faltar.

El costo de estas sesiones malogradas ascendió, según cálculos de la institución, a ¢53.000 millones en el 2014.

Dicha cantidad equivale, por ejemplo, al 45% del presupuesto anual asignado por la institución para el tratamiento de enfermedades cardiovasculares en Costa Rica.

Cada cita con un médico general tiene un valor de ¢29.000 y la de un especialista, de ¢42.260. Si se trata de la primera vez con un especialista, se destina el doble de tiempo y su valor sube a ¢61.000.

El 67% de las ausencias se da en Ebáis y clínicas, mientras que el restante 33% ocurre en hospitales. Los servicios más afectados son medicina general, dermatología y ortopedia.

Ante esta situación, la Caja y los centros médicos promueven distintas medidas para combatir el fenómeno.

Razones. ¿Por qué faltan los pacientes? Para Ileana Balmaceda, directora del Hospital San Juan de Dios, el tema es complejo.

“Hay muchas razones, desde que al paciente se le olvida, hasta que siente que ya se curó. Para los olvidos, tenemos gente que llama para recordar, pero igual la gente falta, y el tiempo perdido ya es irrecuperable”, dijo Balmaceda.

Agregó que han detectado personas con citas en tres hospitales o que se han negado hasta cinco veces a una cirugía y luego ponen un recurso de amparo.

Otro factor que podría estimular el ausentismo es que el asegurado puede faltar a una cita programada una y otra vez sin sufrir sanciones, pues la atención médica es parte del derecho a la salud.

Para Zeirith Rojas, director de la Clínica de Coronado, hay quienes restan formalidad al tema de las citas con el médico.

“Es como si la gente dijera, ‘cómo estoy enfermo, de por sí van a atenderme, aunque llegue uno o dos días después’. Hemos tenido casos de pacientes a quienes se les llama dos días antes para recordarles la cita, confirman la asistencia y faltan”, aseguró.

PUBLICIDAD

Para Gina Arias, jefa de consulta externa de dicho centro de salud, entre más especializada es la consulta más cuesta reponer el campo de una persona que falta.

“En medicina general es más sencillo llamar a un paciente que necesite el campo, pero entre más especializada es la consulta cuesta más. Una persona puede perder el campo de un cardiólogo y uno no tener pacientes disponibles en ese servicio”, señaló.

Para María Eugenia Villalta, gerente médica de la CCSS, hay personas que sí tienen razones de peso para faltar a una consulta.

“Hay emergencias. Por otro lado, hay adultos mayores que no tienen la culpa de faltar; muchos necesitan una persona que los acompañe y si no la encuentran no pueden asistir”, alegó.

La jerarca aseguró que el principal problema es que la persona daña su salud al faltar a la cita.

Otros impactos. Mario Sibaja, jefe de consulta externa del San Juan de Dios concluye que el costo de una ausencia no avisada impacta en muchas personas.

“El paciente pierde una revisión necesaria y su receta de medicamentos, otra persona pudo usar su campo si el paciente hubiera llamado, pero no fue así. Hay que reprogramar la cita y esto engrosa la demanda”, indicó.

Al respecto, la gerente Villalta sostuvo que el ausentismo tiene un alto costo institucional.

“No solo está el médico, hay un consultorio equipado listo para atender al paciente, alguien trabajó para sacar el expediente, hay auxiliares de enfermería que asisten, es mucho el trabajo”, aseveró.

  • Comparta este artículo
Nacional

Pacientes desperdician 1 millón de citas al año con el médico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota