Nacional

Presidente centró discurso en urgencia de reforma tributaria

Luis Guillermo Solís: nos espera un año difícil por desequilibrio fiscal

Actualizado el 02 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Advierte de que déficit en finanzas del Gobierno es una ‘bola de nieve’ que amenaza la inversión interna y la generación de empleo

Nacional

Luis Guillermo Solís: nos espera un año difícil por desequilibrio fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fragmento del discurso de Luis Guillermo Solís

El presidente Luis Guillermo Solís fue claro, anoche, en su primer discurso ante la Asamblea Legislativa: a Costa Rica le espera un año difícil como resultado del desequilibrio fiscal del Gobierno.

Las consecuencias, de no resolver la brecha entre los ingresos y los gastos gubernamentales, son el bajo crecimiento de la economía, la merma en la inversión local y el aumento del desempleo, enfatizó Solís.

Para ejemplificar la grave situación, señaló que hace 10 años el Estado costarricense pagaba a sus acreedores $795 millones, por año, en intereses de deuda. Mientras que para el 2015 serán $1.600 millones.

“Y lo peor del caso es que, para afrontar este gasto en el servicio de deuda, estamos obligados a seguirnos endeudando más. Es como si una persona, para pagar su tarjeta de crédito, va y se endeuda con otra tarjeta”, recalcó el presidente.

Como si la descripción de lo que catalogó como uno de los mayores desafíos para Costa Rica no fuera suficiente, fue enfático en la magnitud del actual problema del déficit fiscal.

“Reconozcámoslo: estamos ante una auténtica bola de nieve, que crece más y más conforme rueda. ¡El endeudamiento público es una bomba de tiempo que debemos desactivar!”, sentenció el mandatario.

Añadió que el país tiene años de hablar sobre la calamidad fiscal; pero no adopta ninguna medida correctiva, mientras que otros países latinoamericanos han modernizado sus regímenes fiscales, por ejemplo, con la implementación del impuesto al valor agregado (IVA) en vez del regresivo tributo de ventas.

Solís mencionó el tema fiscal dentro de un grupo de más de una decena de asuntos que serán prioritarios durante su segundo año de gestión.

El gobernante inició anoche su discurso a las 8:31 p. m., con una hora y media de retraso. Sus primeras palabras fueron un pésame por el fallecimiento del padre del diputado Henry Mora, y una felicitación para el socialcristiano Rafael Ortiz por ganar la presidencia del Congreso.

El presidente Luis Guillermo Solís inició anoche, a las 8:31 p.m., su primer discurso ante la Asamblea Legislativa como mandatario de Costa Rica. Él centró buena parte de su exposición en enfrentar el déficit fiscal.
ampliar
El presidente Luis Guillermo Solís inició anoche, a las 8:31 p.m., su primer discurso ante la Asamblea Legislativa como mandatario de Costa Rica. Él centró buena parte de su exposición en enfrentar el déficit fiscal.

Negociación. Solís dijo, en la primera etapa de su discurso, denominada Impulsar el crecimiento económico y generar empleo de calidad, que su Gobierno logró cerrar, en el 2014, con un déficit del 5,7% del producto interno bruto (PIB).

PUBLICIDAD

Para este año, espera terminar con una menor tasa debido al aumento de ingresos generados por la fiscalización en aduanas y la aplicación de medidas de austeridad.

El presidente enfatizó, entre los esfuerzos para contener el gasto, la reducción cercana a ¢700.000 millones del presupuesto proyectado en ¢8,4 billones para este año.

Sin embargo, señaló que el Gobierno Central necesita disminuir el déficit fiscal en al menos tres puntos porcentuales en los próximos tres años. De hecho, calificó el problema de ser una atadura que impide resolver de manera inmediata las demandas sociales en el país.

En la línea de la fiscalización, mencionó la revisión de los abusos en las convenciones colectivas que, de avalarse, permitirán reducir en ¢12.820 millones el gasto anual que generan en cuatro instituciones públicas (Recope, AyA, Inder y Japdeva).

Antes de finalizar su discurso, el mandatario instó a los legisladores a discutir y aprobar el plan de fortalecimiento fiscal.

Sin embargo, el bloque opositor que ganó el Directorio legislativo fundó su alianza, por escrito, en no aprobar ningún impuesto durante la segunda legislatura del Congreso.

Aun así, Solís les propuso un diálogo fiscal. “Revisémoslo todo; discutamos todas las propuestas; convengamos todos los cambios que sean necesarios; pero lleguemos a acuerdos concretos”, dijo.

Cuatro iniciativas legales ya están en la Asamblea Legislativa y para el Poder Ejecutivo, son urgentes de aprobar. Se trata del proyecto de lucha contra el fraude fiscal, lucha contra el contrabando, ordenamiento y actualización de los regímenes de exoneraciones y eficiencia y transparencia en la administración de los recursos públicos.

“La dilación en la aprobación de esta agenda de consolidación de la transparencia y eficiencia fiscal solo beneficia a evasores y defraudadores, quienes socavan nuestras oportunidades de desarrollo”, aseguró el mandatario.

Insatisfecho. En el plano económico, el jefe de Estado se declaró inconforme con los resultados de su primer año.

Reconoció que Costa Rica necesita mejores tasas de crecimiento, acelerar su conectividad, mejorar las condiciones de competitividad y acelerar la formación del recurso humano, cruciales para la atracción de inversión extranjera directa.

Pese a la crítica, dijo que la economía aumentó un 3,5%, en el 2014, en un entorno internacional escaso de crecimiento.

PUBLICIDAD

Solís recalcó que, en la programación macroeconómica del Banco Central, la economía volverá a crecer, durante el 2015, a un ritmo relativamente satisfactorio cercano al 4,1%.

No obstante, dicha tasa de incremento es la proyectada para el 2016. Para este año, el ente emisor espera una evolución del 3,4%.

Entre los logros del primer año, mencionó la labor del Central de mantener la inflación baja y migrar al esquema cambiario de flotación administrada, sin sobresaltos, y donde las fuerzas de la oferta y la demanda determinará el precio del dólar.

También citó la invitación al país para iniciar el proceso de adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Asimismo, se refirió al aumento en el portafolio de proyectos de inversión en infraestructura de $775 millones, en mayo del 2014, a $2.280 en marzo 2015, y a la ruptura del oligopolio del cemento para la construcción de viviendas.

  • Comparta este artículo
Nacional

Luis Guillermo Solís: nos espera un año difícil por desequilibrio fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Óscar Rodríguez A.

oscar.rodriguez@nacion.com

Periodista de Economía

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota