Nacional

Gerente de campaña de Antonio Álvarez: 'El enfrentamiento de hoy es entre gente seria y populistas'

Actualizado el 12 de abril de 2017 a las 05:00 pm

Dirigente afirma que PLN aspira a convencer a independientes y a jóvenes

Considera que voto antifiguerista no influyó en el gane de Álvarez

Nacional

Gerente de campaña de Antonio Álvarez: 'El enfrentamiento de hoy es entre gente seria y populistas'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Francisco Chacón (der.) se convirtió en la mano derecha de Antonio Álvarez Desanti (centro) durante la precampaña del PLN. Los acompaña Nuria Marín, esposa del candidato verdiblanco. (Melissa Fernández)

San José

Francisco Chacón fue uno de los hombres de confianza de Laura Chinchilla durante su mandato. Hoy desempeña ese mismo rol pero en el movimiento político del candidato Antonio Álvarez Desanti.

Ahora gerente de campaña, Chacón piensa que el tema central de la campaña venidera será el combate de los candidatos serios contra los populistas, provengan estos últimos de la derecha o de la izquierda del espectro político.

Durante una entrevista con La Nación, Chacón atacó "el cambio" que promovió el gobierno actual y rechazó que el PLN sea ambivalente por tener entre su grupo de asesores al mercadólogo Iván Barrantes, pieza clave en el triunfo electoral de Luis Guillermo Solís, en el 2014.

En adelante, lea un extracto de lo que Francisco Chacón respondió a este diario.

– A la luz de los resultados de la convención del 2 de abril pasado ¿qué necesitaría el PLN para ganar en el 2018?

– El tamaño del partido es de entre un 25% y un 30% (del padrón electoral), que sube o baja dependiendo de la emoción que se logre impregnar y del orgullo liberacionista, que quedó muy bajo después de la elección pasada y que ha venido subiendo poco a poco. Obviamente esos porcentajes no son suficientes porque se requiere llegar a un 40% de los votos y ojalá en primera ronda, porque en segunda ronda las cosas pueden complicarse.

"Entonces, ¿de dónde tomar ese 10%? Hay un 52% del electorado que se hace llamar independiente, pero dentro de esos independientes hay exliberacionistas que se fueron del partido porque no les gustaba alguna de sus actuaciones o porque hubo casos de corrupción que no les gustaban y los rechazaban. Hay gente que no les gustó el candidato pasado o el gobierno de la presidenta Laura Chinchilla, pero son gente que no necesariamente rechazan al partido en todas las circunstancias.

"Si nosotros les ponemos un candidato idóneo y si damos muestras de transparencia, de que la bandera de la ética se retoma, de que es un candidato fresco y con una actitud diferente, nosotros creemos que parte importante de esos independientes, exliberacionistas o gente que perteneció al PUSC y que ya no les gusta, pero que ve en el PLN un candidato serio, razonable, preparado, honesto y renovado, ahí podemos pescar lo suficiente. Ese será el gran reto del partido, conquistar a un sector importante de la gente que se dice independiente".

– Los jóvenes conforman una buena parte del padrón nacional. ¿Echarán mano de ese sector para intentar amarrar ese 40%?

– No es como se dice, de que los jóvenes no son liberacionistas. También las mediciones nos dicen que si se les pregunta a los jóvenes por quién se inclinan, ellos dicen en primer lugar el PLN. Lo que pasa es que la distancia se acorta mucho con otros partidos, lo cual no sucede con gente de edad media o mayores. Ese es otro reto, no solo con los millenials, sino también con los jóvenes menores de 35 años que están muy desencatados de la políticas y que no les llaman las convenciones pero que eventualmente sí podrían ir a votar a una elección nacional. La propuesta para estos grupos se basará en materia ética, probidad, género y ambiente. Son temas en los que Antonio puede elaborar una propuesta atractiva.

– Se decía que de esta convención saldría el próximo presidente de la República. Tomando todos los datos y los resultados, ¿se puede seguir afirmando que así va a suceder?

– Es prematuro llegar a una conclusión en este momento. Lo que sí le puedo decir es que, con un candidato como Antonio Álvarez, tenemos la posibilidad de lograrlo, porque tiene características que le permiten al electorado apoyarlo, que vamos a hacer una propuesta atractiva, con una base electoral mayor que la del resto de los partidos y que creemos que con base en eso estarían dispuestos a apoyarlo. Obviamente, esto (la campaña) apenas va a empezar. Creo que lo vamos a lograr, porque tenemos un excelente candidato y creo que podemos lograr una excelente propuesta, atractiva para la gente y que vamos a poder ganar las elecciones.

– Óscar Arias se decantó por respaldar a Álvarez Desanti. ¿Ese elemento fue determinante en el triunfo del domingo?

– Fue determinante, como lo ha dicho Antonio, don Óscar es el político más respetado de Costa Rica. Su palabra se escucha, se respeta, da confianza en un gran sector de la opinión pública, principalmente dentro del PLN, pero no necesariamente dentro de Liberación. En nuestra convención, sin duda alguna, fue determinante porque le dio credibilidad a la candidatura de Antonio, le hizo ver a los liberacionistas que era un candidato con las condiciones para ser presidente. Por supuesto que no es suficiente solo el apoyo de don Óscar, pero sí fue un factor importante.

"Don Óscar también causa reacciones negativas, pero en gente un poco extrema, como del Frente Amplio o de Acción Ciudadana (PAC), pero esos nunca van a estar con nosotros. Pero del liberacionismo, el expresidente Arias tiene un gran peso, y dentro de los electores independientes también".

– ¿Y qué hay del voto antifiguerista? ¿Fue otro factor de peso en el gane de Álvarez Desanti?

– Es difícil medirlo, ciertamente como en toda convención y toda elección hay quien vota no a favor de alguien, sino, en contra de alguien. Nosotros creemos que la gente que era de otros partidos no fue a votar a la convención y que es muy difícil que alguien de la Unidad Social Cristiana (PUSC), del Frente Amplio o del PAC votara en una convención del PLN. Puede ser que haya casos aislados, nosotros no lo medimos antes de la convención como algo posible, ni lo vimos el día de la convención. Sí es cierto que gente independiente sí pudo haber ido a votar a la convención del PLN simplemente porque no le gustaba José María Figueres.

"Pero lo limitamos a gente independiente, no a la participación de gente de otros partidos. Yo, por ejemplo, no me veo yendo a votar a una convención de otro partido por más que uno de los candidatos me parezca muy malo y otro muy bueno".

– ¿Qué hay que corregir en la campaña de don Antonio a partir de ahora?

– Queremos tener una organización más lineal, donde las responsabilidades estén mejor asignadas, más claramente y que no haya cruces. Hay cuestiones del "Día E" que hay que mejorar. El día de las elecciones hubo mesas que no abrieron a tiempo porque no había miembros de mesa nuestros y eso nos puede suceder el día de las elecciones nacionales. Y creo que en esta campaña que acaba de pasar el tema de las redes sociales no fue tan determinante como podría serlo en la campaña política y eso hay que ajustarlo.

Populismo

– ¿Sirvió esta convención para confirmar o para desmentir el tabú de que el PLN es la maquinaria electoral más potente del país?

– Sí es cierto que es el partido más organizado, que tiene una estructura importante que se mueve y que aporta una determinada cantidad de votos y que puede ser además crucial cuando la elección es muy ajustada. Sin embargo, sentimos que en la actualidad la gran mayoría de los votantes no la mueve la estructura, sino que se mueven solos. Probablemente, sin la estructura del PLN sería muy difícil empezar una campaña, pero el día de las elecciones la mayoría de la gente se mueve sola.

– ¿Cuál cree usted que fue la propuesta de don Antonio Álvarez que más caló en el electorado liberacionista?

– Creo que tenemos que partir de la base de que Antonio ha sido percibido como una persona que ha tenido la capacidad de llevar al éxito proyectos muy concretos tanto en el sector público como en el privado. Es un hombre que hace tanto en lo privado como en lo público. En la Asamblea Legislativa se le reconoce que puede manejar al Congreso y que puede poner de acuerdo a una gran cantidad de actores y que puede llegar a concretar esos acuerdos en cosas tangibles.

"De ahí que la propuesta de él de destrabar, que hubo gente que la sintió al principio dura o áspera me parece que está en el fondo de esto y de su propuesta. Él ha dicho que, en caso de gobernar, no va a depender de que le aprueben leyes, de una gran reforma institucional para hacer cosas, sino que se va a manejar con lo que tiene. Su propuesta concreta en infraestructura a la gente le gustó y entendió su plan de quitar trabas en Setena (Secretaría Técnica Ambiental), en la contratación administrativa, vamos a hacer la concesión de obra pública y a poner a funcionar un tren eléctrico que va a conseguir con un convenio de gobierno a gobierno.

"Y lo mismo en el caso de la Caja Costarricense del Seguro Social, cuando propusimos la doble jornada de trabajo alguna gente nos dijo que no era viable y no sabían ni de qué estábamos hablando cuando, antes de hacer la propuesta, habíamos conversado con la Caja, al punto de que después don José María Figueres propuso triple jornada y hasta el Gobierno dijo que está haciendo doble jornada en algunos hospitales. La propuesta era algo concreto y surgió después de reunirnos con directores de hospitales que nos dijeron que era viable y que no era tan cara de implementar. El fuerte de Antonio es la concreción de sus propuestas y esa capacidad de hacer cosas que tiene Antonio cae bajo la sombrilla de construir una Costa Rica de oportunidades para todos".

– ¿Qué puntos ve rescatables de las propuestas de los otros precandidatos del PLN?

– En el caso de Rolando González creemos que se puede rescatar su propuesta de convertir de nuevo a la educación en un baluarte del país. En el caso de don José María hay que reconocerle su aporte en el tema del medio ambiente. Si bien tenemos grandes distancias ideológicas con don Sigifredo Aiza, su aporte mayor es el llamado de atención es de que no tenemos que olvidarnos de que somos un partido socialdemócrata y que eso implica ser eficientes en el aspecto económico, sin olvidarnos de que eso nos tiene que servir para mejorar la calidad de vida de la mayor cantidad de personas.

– Desde adentro y desde afuera se le quiere encaramar al candidato el mote de neoliberal ¿Pesarán esos conceptos satanizados rumbo a la campaña?

– Yo creo que no. Son términos que estuvieron en boga hace 20 años. Pero el día de hoy el tema no es el enfrentamiento entre neoliberales o no neoliberales. El enfrentamiento de hoy es entre gente seria y populistas de izquierda y de derecha. Ese es el tema y la discusión de hoy: ¿cómo no caer en la trampa del populismo? Y eso me parece que lo logramos posicionar como tendencia y una de las grandes cosas del triunfo del domingo fue que ganó la persona sensata y seria que no estaba dispuesta a darle al electorado frases bonitas para engañarlo con que las solucione son fáciles.

"Cuando a Antonio le preguntaron si había que elevar la edad de la pensión dijo con claridad que para que el régimen de la Caja sea sostenible, se tendrán que elevar los años para pensionarse, entre muchas otras cosas. Y lo mismo en el tema fiscal. Son temas duros, que no son necesariamente populares, pero si queremos resolver el tema fiscal, tenemos que poner en cintura al Estado, reformar el empleo público y revisar nuestro régimen tributario; a la gente no le gusta escucharlo, pero nosotros lo dijimos".

– Después de Trump en Estados Unidos, pareciera que a los políticos se les abrió la puerta para caer en la tentación del populismo...

– Es que es Trump en Estados Unidos, es (Marie) Le Pen en Francia, es Podemos en España, y ni qué decir de lo que ha sucedido en Latinoamérica antes. Ese es el gran peligro, no el neoliberalismo.

¿Cuál es la receta ante el populismo?

– Hay que tener mucho cuidado con algunos candidatos que podrían utilizar temas populistas como una lucha desenfrenada contra la migración y los migrantes. Es muy fácil echarle la culpa a la gente de afuera, eso cohesiona internamente y hay que tener cuidado de que eso no sea un tema de campaña. Hay que tener cuidado en no jugar en términos populistas con la seguridad ciudadana, porque es muy fácil proponer que se vuele bala a todo el mundo y liberar el uso de armas de fuego. Eso es un peligro y el tercer tema es el de utilizar la corrupción en términos populistas, de que todo el mundo es un corrupto, un ladrón y que hay que meterlos a todos en la cárcel por haber estado en un partido político. No es así, a los que hayan hecho algo indebido hay que iniciarles un proceso legal, pero la gran mayoría no está en eso. La mayoría de la gente se mete a la política porque quiere ayudar y porque cree en una propuesta.

Ataca 'el cambio'

– En el 2014 el PLN pierde las elecciones de forma estrepitosa. El último gobierno liberacionista (de Laura Chinchilla) fue muy criticado ¿Hay facturas pendientes del partido que ustedes creen que se las puedan cobrar durante la campaña venidera que les impidan un triunfo en febrero?

– Hay una situación fáctica distinta. Uno de los puntos que se le cobraba al partido en el 2014 era haber estado en el poder durante 8 años, y ya tenemos cuatro años en que no estamos y esa ecuación ya cambia. La gente ha visto las cosas que tiene el PAC en el Gobierno. Yo soy muy crítico del Gobierno y eso habrá tiempo de discutirlo en campaña, cuáles han sido sus errores y por qué crearon expectativas falsas en un montón de áreas y cómo las cosas buenas que se le reconocen, muchas de ellas son producto de gobiernos anteriores. Va a haber tiempo para demostrar que las obras de infraestructura que le tocó concretar a este Gobierno venían desde hace muchos años.

"En el caso de la corrupción, que fue algo que nos golpeó muchísimo, injustamente, a mi criterio, para el Gobierno de doña Laura, sinceramente se lo digo, porque el Gobierno pudo haber cometido errores de mucho tipo pero, a nivel de la Presidencia y ministerios, era un Gabinete probo. El tema de la trocha se nos convirtió en un dolor de cabeza, a pesar de que fue la presidenta la que hizo la denuncia de que mandos medios y contratistas pequeños abusaron del sistema, pero creo que el tiempo también ha permitido dimensionar mejor ese tema, así como ha permitido sacar a la luz que el problema de la corrupción no es exclusivo de un partido político. A todos les puede pasar. Vea lo que le pasó al PAC con la campaña del 2010 de don Ottón Solís, los acaban de condenar por estafa. ¿Eso significa que todos en el PAC son corruptos? Por supuesto que no, significa que tuvieron un problema".

– ¿No es cierto, entonces, como lo afirman en el PAC y en el Frente Amplio, que el PLN sea el partido más corrupto en la historia de Costa Rica?

– Creo que la gente tiene que ser muy cuidadosa a la hora de hacer esas acusaciones de carácter general. Hay casos concretos de corrupción en todos los partidos y nosotros tenemos la obligación de señalarlos y luchar contra esos casos. Lo que no se vale es acusar a todo el mundo de corrupción, ni decir "ellos son los corruptos y estamos exentos de cualquier posibilidad". La prueba más grande la tenemos con el PAC, en la campaña del 2010, nada más y nada menos que con don Ottón Solís como candidato. Él es una persona honesta, pero en su campaña, en la campaña del partido que él fundó y que levantó la bandera de la ética, tuvieron problemas al punto de sufrir una condena.

"En esta campaña los costarricenses van a tener que ver ese tema con más cuidado. Además de que creemos que llevamos a un candidato como Antonio Álvarez, en el que no hay posibilidades de que se le cuestione su comportamiento ético ni en lo privado ni en lo público y eso nos da la tranquilidad de poder recoger esa bandera y llevarla adelante y poder recuperar el partido también en ese aspecto".

– Durante la precampaña don Antonio sugirió a los otros precandidatos atacar al PAC. En la encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), Luis Guillermo Solís tiene un mejor respaldo en opiniones positivas. Es un panorama distinto, porque ahora el mandatario es tercero, después de Abel Pacheco y Óscar Arias, en opiniones positivas ¿Todavía hoy, a la luz de esos números, se animan a atacar al PAC?

– Cuando Antonio o nosotros hablamos de atacar al PAC, significa contrastar nuestra propuesta con la del Gobierno y por qué creemos que nuestra propuesta es mejor que la de ellos en cada uno de los aspectos y podemos señalar cuáles son las que nosotros consideramos como fallas garrafales en el Gobierno. A eso es a lo que nosotros nos referimos cuando hablamos de atacar. No se trata de atacar por atacar y estamos convencidos de que hay errores en el Gobierno y que hay que señalarlos y de que los costarricenses tienen derecho a conocerlos y eso es lo normal en política.

"Nosotros no vamos a hacer una campaña de ataques personales. Eso no lo vamos a hacer porque no es nuestra estrategia ni nuestro estilo, pero no significa que ellos no lo hayan hecho en el pasado, pero cuando hablamos de ataques no se trata de ataques de índole personal, sino de contrastar las propuestas nuestras y la del Gobierno y eso lo vamos a ver en infraestructura, en política social, económica, comercial, internacional, donde este Gobierno ha tenido pifias importantes, también ha tenido logros concretos, muchos de ellos, gracias a lo que se construyó en gobiernos anteriores y eso es lo que vamos a señalar".

– ¿Creen ustedes que la propuesta de continuidad del cambio que hace un precandidato del PAC, Carlos Alvarado, muy cercano al presidente Solís, será un elemento de cuidado que los puede afectar durante la campaña?

– Puede ser que don Luis Guillermo haya repuntado en las encuestas, que no sabemos si va a permanecer o no, o si es efecto de la atención del huracán Otto o de abrir media "platina". Pero la gente no cree que haya habido un cambio, ni lo siente tampoco porque el Gobierno habló de un cambio pero nunca concretó de qué se trataba eso, yo creo que ni siquiera tenían idea de qué era ese cambio. Ciertamente en materia de infraestructura ¿cuál fue el cambio? ¿Inaugurar lo que venía de gobiernos anteriores y parar todo lo que tuviera que ver con la concesión de obra pública? Ese fue el cambio.

"Yo no creo que haya sido para bien lo de parar las concesiones. Por dicha no pararon las otras obras ni la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), porque hubiera sido catastrófico. Vea usted la promesa de generación de empleo, ya tiraron la toalla con la meta de crear 217.000 puestos de trabajo, y ni qué decir de la seguridad ciudadana que va en franco retroceso. En materia de política comercial, bueno, cuál fue el cambio, ¿parar cualquier movimiento en materia del ingreso a la Alianza del Pacífico cuando el país necesita acercarse a ese bloque porque las circunstancias mundiales demandan que eso sea así?

"El Gobierno anterior había logrado que se le abrieran las puertas (al país), este Gobierno decide sentarse en la puerta y no avanzar. Llevamos tres años de Gobierno y no se ha movido para ningún lado. ¿Ese es el cambio que queríamos? Y en materia de política internacional... complemente mojigata, temorosa, no se atreven ni siquiera a criticar al gobierno de Venezuela a pesar de todo lo que hace, pero sí se atreven a hacer el desplante que hicieron en las Naciones Unidas (contra el presidente de Brasil, en setiembre pasado). ¿Ese es el cambio que queremos en política internacional?

"En materia de política fiscal, que no se nos olvide que don Henry Mora (diputado del PAC y expresidente del Directorio Legislativo) salió diciendo antes de asumir el poder que el déficit fiscal lo resolvían sin necesidad de impuestos, sino que los resolvían porque ellos iban a hacer un gobierno honesto. Y pasaron un año entero hablando cosas sin fundamento creyendo que podían hacerlo, que podían de verdad solucionar el déficit fiscal sin las reformas que se requerían. Muy tarde, pero después se dieron cuenta de que esas reformas se necesitaban. ¿Ese es el cambio también que presenta este Gobierno?".

– La política da vueltas curiosas. Don Iván Barrantes (mercadólogo) es uno de los máximos responsables del éxito de la campaña del cambio que llevó a don Luis Guillermo Solís a la Presidencia de la República. Y ahora don Iván está con don Antonio Álvarez. ¿Cómo es que la tendencia que critica ese cambio adopta e integra en su equipo a uno de los artífices de que Solís derrotara al PLN en el 2014? ¿Por qué está don Iván con ustedes si critican tanto el cambio que lo llevó al éxito en el pasado?

– Hay que precisar primero que el rol de Iván en esta convención fue el de un asesor externo que nos daba sus consejos de por dónde deberíamos ver muchas cosas que tal vez internamente no se ven. Ahora, yo concibo a Iván como un profesional del mercadeo y como tal, hace cuatro años pudo haber estado con el PAC, y luego con el Movimiento Libertario y ahora puede darnos consejos a nosotros. Está en nosotros si los aceptamos o no y si los consideramos acertados o no. Y he de decirle que muchos de ellos los consideramos acertados. Nos hizo ver cosas que nosotros no estábamos viendo desde adentro, el comportamiento de electorado como tal, por ejemplo. Pero él no es el ideólogo del movimiento. Él no participa en la elaboración de la propuesta programática del movimiento y, en ese sentido, no le veo a él ninguna contradicción. Ideológicamente no sé ni siquiera a dónde está él ubicado, si es de izquierda, de centro o de derecha. Porque nunca hemos discutido con él eso. Sus aportes son en materia de mercadeo.

– Pero, don Francisco, don Iván hasta tuvo una oficina en Casa Presidencial al inicio de este Gobierno, y ahora se pone la camisa verde y blanca y acompaña a don Antonio el domingo a recibir los resultados de la convención...

– Bueno diay, tal vez lo convertimos del todo ya en verdiblanco. Eso es lo que necesitamos, convertir a mucha gente en verdiblancos (ríe).

– ¿Pero cómo se explica que metan a alguien dentro de la tendencia que es crítica de uno de sus trabajos? Entendamos por trabajo lograr convertir a Solís en presidente de la República...

– Desde nuestra perspectiva Iván es un asesor externo, un profesional que nos aporta su punto de vista técnico, ni ideológico, ni programático.

  • Comparta este artículo
Nacional

Gerente de campaña de Antonio Álvarez: 'El enfrentamiento de hoy es entre gente seria y populistas'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gerardo Ruiz Ramón

gerardo.ruiz@nacion.com

Periodista de Política

Periodista en Política. Cursa un posgrado en Comunicación Política en la Flacso. Escribe sobre temas políticos, económicos y sociales. Cubre la Presidencia de la República.Periodista. Fuereportero del Grupo Exten temas políticos y económicos ...

Ver comentarios
Regresar a la nota