Nacional

Mandataria aterrizó anoche para sumarse a cumbre de la CELAC

Fin del hielo histórico: Laura Chinchilla ya está en la Cuba de los Castro

Actualizado el 28 de enero de 2014 a las 12:00 am

Honores para recibir la primera visita presidencial tras años de distancia política

Canciller tico califica gobierno anfitrión como ‘un régimen en evolución’

Nacional

Fin del hielo histórico: Laura Chinchilla ya está en la Cuba de los Castro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Habana. En el camino a un centro de convenciones hay varias rotondas. Los carros viejos y mil veces remendados, los populares “almendrones” en la Cuba de los hermanos Castro, se mezclan con vehículos lujosos puestos para los diplomáticos y los mandatarios convocados para la cumbre, a la que anoche llegó la presidenta, Laura Chinchilla.

“Almendrones” de antes de los sesenta y Audis de este año tienen, sin embargo, un panorama común: banderas de Costa Rica adornan algunas de esas rotondas, camino al lugar en donde la mandataria Chinchilla se verá hoy con los gobernantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac).

Al canciller Enrique Castillo lo sorprendieron esas banderas; no esperaba semejante gesto de parte del gobierno de Raúl Castro, al que evita llamarle “dictadura” y prefiere calificarlo como “un régimen en evolución”, por algunas reformas aperturistas de los últimos años. Además, dice que no corresponde a Costa Rica señalarle problemas en derechos humanos.

A este “régimen en evolución” llegó anoche la presidenta Chinchilla, para sumarse a los mandatarios participantes en esta cumbre, en la cual la presidencia temporal de la Celac pasará este miércoles de Cuba a manos de Costa Rica.

Así, Chinchilla aplica algo parecido a un deshielo de muchas décadas. Nunca un gobernante costarricense había visitado Cuba desde la revolución liderada por Fidel Castro. Ni siquiera se tienen registros oficiales de giras previas a 1959, cuando comenzó el régimen que aún hoy perdura.

Es posible que sea esta la única visita presidencial de Costa Rica a Cuba, después de décadas de un hielo diplomático y político que fue atemperando desde el gobierno de Óscar Arias, que restableció relaciones diplomáticas en 2009, y se fundió anoche, cuando Chinchilla fue recibida con honores militares.

Arribó en el avión del Gobierno de Honduras, pues en el día participó en la toma de poderes del presidente, Juan Orlando Hernández. La recibió el ministro de Cultura cubano, Rafael Bernal.

Saludo. Al llegar tomó la palabra 20 segundos y dijo: “Reciba un cariñoso y afectuoso saludo el pueblo cubano de parte del pueblo de Costa Rica. Agradezco la oportunidad de estar aquí. Felicito al Gobierno cubano por el enorme trabajo en este año por reforzar un mecanismo como la Celac”.

PUBLICIDAD

Ahora que Costa Rica preside la Celac, será país vocero de 32 naciones, deberá organizar 20 reuniones temáticas y representarlos en más de 50 en foros multilaterales, además de preparar la cumbre del año 2015, con la casi segura visita de Raúl Castro, explicó el canciller, Enrique Castillo.

Todo, sin embargo, dependerá de quién gane las elecciones de Costa Rica y si decide continuar los compromisos de esta administración, aunque el canciller se mostró confiado, pese a la discusión ideológica izquierda-derecha que surgió en la campaña electoral.

Para Chinchilla, todo acaba pronto. Esta cumbre de la Celac es una especie de despedida ante muchos colegas suyos, a quienes conoció, en parte, cuando asistió como presidenta electa a México, en febrero del 2010. En esa cumbre acordaron unir el Grupo de Río con los caribeños y crear la Celac, sin Estados Unidos ni Canadá, con un fuerte peso del expresidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Ayer se conoció de la intención de Cuba de incluir en la declaración conjunta un párrafo de homenaje a Hugo Chávez, pero Costa Rica estuvo en desacuerdo, pues “la Celac es un esfuerzo conjunto y no personal”, dijo el canciller tico.

Pero no todo es cordialidad para Costa Rica, pues como nuevo vocero regional recibió una solicitud de audiencia de parte de un grupo de opositores del gobierno de Raúl Castro, para presentar sus reclamos por las limitaciones a sus libertades civiles.

A ellos los recibirá la directora de Política Exterior costarricense, Linyi Baidal, aunque Castillo desestimó cualquier gestión que pueda hacer Costa Rica por los asuntos internos en Cuba.

“No debemos convertirnos en el policía del mundo y andar saludando a nuestros amigos o socios. Los temas de derechos humanos los asumimos en organismos multilterales para eso, pero no vamos a tocar la puerta de nuestros vecinos para regañarlos. No se puede hablar de comercio o de cooperación y estar majándole el pie al vecino”, explicó Castillo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Fin del hielo histórico: Laura Chinchilla ya está en la Cuba de los Castro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota