Nacional

Políticos nicaragüenses cierran filas con el mandatario

Daniel Ortega maneja a su antojo el conflicto con Costa Rica

Actualizado el 02 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Dirigentes locales creen que Chinchilla sobredimensiona los dichos del sandinista

En la calle muchos avalan posturas del ‘comandante’ y otros urgen una solución

Nacional

Daniel Ortega maneja a su antojo el conflicto con Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Daniel Ortega maneja a su antojo el conflicto con Costa Rica, y en la ciudad de Managua se dice mucho. (Marcela Bertozzi)
Agueda Rojas Murillo vive sobre la Avenida Bolivar en Managua Nicaragua. Ella fue una de las que recibió la ayuda de las casas en las cercanías del Monumento a Hugo Chavez. (Marcela Bertozzi)
Manuel Ospino es un excombatiente de guerra del ejercito y la resistencia del frente Sandinista. Con orgullo viste una chaqueta igual a la de Ortega y afirma ser un fiel seguidor de Ortega y la Revolución. (Marcela Bertozzi)
Propaganda Sandinista en las casas en las cercanias del Monumento a Hugo Chavez, sobre la Avenida Bolivar. (Marcela Bertozzi)
En la casa de Karla Leitón y Ricardo Lumbi, las fotos de Ortega y la propaganda del partido acompañan una de las puertas a las habitaciones rodeadas de los retratos de la familia. (Marcela Bertozzi)
Karla Leitón y Ricardo Lumbí apoyan a Ortega frente a Costa Rica. En el 2010, ellos pidieron ayuda Hugo Chávez para tener su casa en Managua. Aquí, con su hijo, Ricardo. (Marcela Bertozzi)
Murales alusivos al Frente Sandinista, a Ortega, a Fidel Castro o a Hugo Chavez son comunes en toda la ciudad. Murales cercanos al Estadio Dennis Martinez. Managua, Nicaragua. (Marcela Bertozzi)
Monumento a Cristo Rey, Rotonda Santo Domingo. Propaganda Sandinista alusiva al gobierto que cubre la ciudad y sobre todo las carreteras principales y todas las rotondas de la ciudad de Managua. (Marcela Bertozzi)
Kennex Monfort limpia vidrios en los semaforos de la ciudad de Managua disfrazado de linterna verde. El es uno de las tantas personas y niños que realizan esta actividad para ganarse la vida, en algunos casos son payasos y en otros hasta un Superman ajado. (Marcela Bertozzi)
Monumento a Sandino en la Plaza de la Revolución, epicentro de los episodios que derrocaron al régimen somocista y tomada desde el otro lado de la laguna asososca en Managua, Nicaragua. (Marcela Bertozzi)
Katty y Xiomara Aguirre en una intersección de Managua del este de Managua. Dicen que están allí en busca de dinero para comprar unos zapatos. (Marcela Bertozzi)
Antiguo Palacio Nacional de Managua, hoy en día es el Palacio de la Cultura. Ubicado frente al costado sur de la Plaza de la República o de la Revolución. (Marcela Bertozzi)
Santos Gaitan Gonzales es un vendedor ambulante que ofrece bocadillos dulces como cajetas y churros a un precio de 10 cordobas cada una. Trabaja en los alrededores de la Rotonda Gueguense en Managua, Nicaragua. (Marcela Bertozzi)
Uriel Antonio Garrion es un vendedor de platanos fritos en la Plaza de la República o de la Revolución. (Marcela Bertozzi)
Jacob y Eva Martin son dos niños que viven cerca de la Plaza de la República o de la Revolución. (Marcela Bertozzi)
Puerto Salvador Allende inaugurado el 26 de Junio del 2008, se encuentra ubicado en el Malecón de Managua, donde fue el antiguo centro de la ciudad capital. Hoy en dia funciona como uno de los centros turisticos mas atractivos de la ciudad, con varios restaurantes, zonas de juego para niños y lugares para pasar el dia sin importar la clase social. (Marcela Bertozzi)
Mauda Roa celebra sus quince años en compañía de amigos y familiares a las orillas del Puerto Salvador Allende. (Marcela Bertozzi)
Estudiantes del distrito IV desfilan por la Avenida Bolívar para rendir homenaje a la patria y lo haran todos los sabados hasta el 14 de setiembre en visperas de la celebracion de la independencia de Nicaragua y otros paises de centroamerica. (Marcela Bertozzi)
Fabiola Aguirre miro el desfile de estudiantes en la avenida Bolívar acompañada de sus padres quienes intentaban vender comida en la calle a los asistentes. (Marcela Bertozzi)
Managua, Nicaragua
Monumento a los Próceres del Alba. Avenida Avenida Bolívar, una de las calles principales de la capital Nicaraguense. (Marcela Bertozzi)
Managua, Nicaragua
Carretera a Rivas. Propaganda Sandinista alusiva al gobierno. No se tienen datos oficiales sobre lo que el gobierto invierte en este tipo de propaganda alusiva a Daniel Ortega. (Marcela Bertozzi)
Mario Guerrero dice que el conflicto entre Nicaragua y Costa Rica es publicidad de gobernantes y que los pueblos no siguen el juego de los gobernantes. (Marcela Bertozzi)
Monumento a Sandino montado en una mula, situado en el lugar donde estuvo la estatua a Somoza cerca del Estadio Dennis Martinez. (Marcela Bertozzi)

Managua. Cuando de Costa Rica se trata, los políticos nicaragüenses cierran filas alrededor del presidente Daniel Ortega. Los conflictos con el gobierno de Laura Chinchilla constituyen un bono de unidad para “el comandante”.

Mientras su partido lo apoya a ojos cerrados, sus opositores lo acuerpan o lo justifican en temas como el reclamo por Guanacaste, con el argumento de que Ortega es “flojo de la boca”.

A Chinchilla, en tanto, la consideran una mandataria de no muy buenas relaciones con Nicaragua, que sobredimensiona lo que el mandatario sandinista suele decir y algunos hasta creen que saca provecho de ello.

Y en las calles de Nicaragua, si bien muchos aprueban las posiciones de Ortega con un “lo que el comandante diga” (no es de extrañar para un presidente con más de 66% de aprobación popular, según M&R Consultores), muchos también creen que estos roces son “publicidad” entre gobernantes que perjudican a ambas poblaciones y que urge una solución.

Es muy común que los nicaragüenses tengan alguna conexión con Costa Rica, sea por trabajo o por familiares que emigraron.

“Realmente es como publicidad para desviar la atención de los pueblos, pero son hermanos siameses. Hay muchos (nicaragüenses) allá que laboran. Es propio del gobernante, pero esas asperezas no van a llegar a nada. Los pueblos no siguen el juego”, sostiene Mario Guerrero, de 54 años, quien vende bolsas de agua a un córdoba cada una (¢20) en una intersección cercana al Mercado Oriental.

 Mario Guerrero dice que el conflicto entre Nicaragua y Costa Rica es publicidad de gobernantes y que los pueblos no siguen el juego de los gobernantes.
ampliar
Mario Guerrero dice que el conflicto entre Nicaragua y Costa Rica es publicidad de gobernantes y que los pueblos no siguen el juego de los gobernantes.

Y eso que él es simpatizante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Lo dice el eslogan de su camisa con la foto de Ortega: “Arriba los pobres del mundo”. ¿Dónde la consiguió? “A mí me la regalan”, responde.

Aunque no tenga relación con el conflicto limítrofe, quizá lo que más efecto ha tenido aquí en la población es el cierre del consulado de Costa Rica en Managua, provocado porque los vecinos de un residencial se oponen a que la sede se traslade allí, a partir de agosto.

Es un tema sensible, pues más de 160.000 nicas gestionan cada año su visa en ese consulado para viajar a nuestro territorio. Antes de ello, ni las relaciones migratorias ni las comerciales se habían visto afectadas por el conflicto.

Políticos nicaragüenses creen que Chinchilla sobredimensiona los dichos del Ortega (Olman Hernández)

“Deben de trabajar unidos”, dice una sandinista declarada en un barrio leal al FSLN, al norte de Managua . “Mi marido necesita ir a sellar (la visa). Él trabaja de trailero. Si sale un viaje para allá, no puede porque no hay sellos”, explica.

Los gobiernos de Ortega y Chinchilla protagonizaron en los últimos dos meses una escalada verbal por las declaraciones de Ortega sobre un eventual reclamo de Guanacaste ante La Haya, en respuesta a una acusación costarricense de que Managua ofrece mar tico a compañías petroleras, así como por el cierre del consulado.

“No lo conoce”. Consultado por La Nación sobre los roces, Jacinto Suárez, diputado del FSLN y presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso nicaragüense, pidió dejar el tema en manos de la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, donde ambos Gobiernos se demandan.

Costa Rica acusa a Nicaragua de invadir isla Calero (Caribe) y Managua acusa a Zapote de dañar el río San Juan con la trocha 1856.

“Esperemos que fallen los tribunales y no sigamos hablando más de temas bilaterales que no tienen ningún interés, para nada ni para nadie ni contribuyen a nada. Que La Haya, máximo tribunal de justicia del mundo, falle una vez más y acatémoslo todos”, afirmó Suárez.

Mientras, diputados de oposición descartan que Ortega quiera utilizar la disputa con Costa Rica para desviar el malestar interno por la concesión de 100 años, a una empresa china poco conocida, para construir un canal interoceánico.

Tal es el caso de Alberto Lacayo, diputado del Partido Liberal Independiente (PLI).

“Doña Laura parece que no ha terminado de conocer a Daniel. Mordió el anzuelo y yo creo que anda marchando ahorita (en Nicoya), anda ahí en procesión con todos los guanacasteños (sic) que en un momento fueron nicaragüenses.

”Todos estos alborotos y berrinches que se arman innecesarios, creo que son parte de la xenofobia tica que se ha desatado contra el pueblo de Nicaragua, todos estos alborotos que armó con el consulado”, aseveró Lacayo.

Días atrás, el canciller tico, Enrique Castillo, afirmó que el cierre del consulado “es culpa de las declaraciones de Daniel Ortega que atizan la xenofobia de los nicaragüenses contra los ticos”.

¿Y quién saca provecho? “Daniel Ortega, definitivamente. Daniel Ortega siempre ha sido flojo de la boca, siempre ha sido zafado de la boca. Parece que doña Laura no lo conociera”, continuó el diputado liberal al tiempo que advirtió: “Los nicaragüenses vamos a cerrar filas alrededor de Nicaragua”.

Para Pedro Joaquín Chamorro Barrios, también diputado del PLI e hijo de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro, quien saca provecho es Chinchilla, sobre todo por las elecciones en Costa Rica.

Chamorro cree que la alusión de Ortega a Guanacaste fue “un decir”, como cualquiera dice lo que se le ocurre: “Si nosotros tomáramos en serio todo lo que dice Daniel Ortega, aquí no podríamos dormir, pues, porque dice tantas cosas.

”Sí sale beneficiada la presidenta Chinchilla o el partido (político) porque es un caso popular. Dicen: ‘En Nicaragua quieren nuevamente recuperar Guanacaste y Daniel Ortega está amenazando’, la cosa se infla a un nivel realmente de locura, de absurdo”, dijo Chamorro.

Pero la Cancillería tica sigue atentamente las acciones del gobierno sandinista. Da seguimiento a sus concesiones petroleras, a las declaraciones de Ortega y a las compras de armamento.

Moderación. Para el excanciller nica Norman Caldera (2002-2007), este lío no beneficia a nadie. Añadió que la prensa juega un rol muy negativo en ambos países y que los dos Gobiernos deberían llamar la atención a dos funcionarios.

“No voy a mencionar nombres, pero hay un par de personas. Desafortunadamente, los niveles de los dos son bastante altos. Los presidentes deben decirles que moderen sus intervenciones”, sostiene.

Verónica Flores, profesora de Informática de una escuela de Managua, lo ve así: “Yo creo que, como cristiana, como hermanos no debería de existir una rivalidad, ni por un partido. La decisión, desgraciadamente, está en manos de gobernantes que tienen el poder”.

Una posición más afín al Gobierno sandinista tiene René Martínez, de 65 años y excombatiente de la revolución del 79, quien espera una pensión de guerra que compense los $90 mensuales que recibe por haber trabajado como celador en escuelas. “No debieran de pelear (los costarricenses) por una cosa que no les corresponde. No están haciendo cosas buenas, quieren tierras que pertenecen a Nicaragua”.

Catalino Mejía se queja de que los repartidores del gobierno solo dan láminas de zinc a los simpatizantes del FSLN y él no lo es.
ampliar
Catalino Mejía se queja de que los repartidores del gobierno solo dan láminas de zinc a los simpatizantes del FSLN y él no lo es.

Y mientras pescaba sardinas en el río Tipitapa, a 20 kilómetros de Managua, Catalino Mejía vacila sobre el asunto, al tiempo que acomoda trozos de corazón de res en el anzuelo. A sus 82 años, él se queja de que los repartidores de láminas de zinc del Gobierno solo le dan a su gente y él no simpatiza con el FSLN: “En realidad es una cosa que, muy arrecho... Yo no conozco de política. Creo que tal vez Costa Rica tenga razón”.

  • Comparta este artículo
Nacional

Daniel Ortega maneja a su antojo el conflicto con Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios

Últimas noticias

Ver más
Regresar a la nota