Nacional

Román Macaya asume cargo diplomático en Washington

Nuevo embajador tico en EE. UU., Román Macaya, ve ‘preocupante’ el déficit comercial entre ambos países

Actualizado el 28 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Exaspirante del PAC dice que TLC trajo más importación y elevó el desbalance

“No soy embajador del ‘no’ ni del ‘sí’, sino de Costa Rica”, afirmó en vísperas de viajar

Nacional

Nuevo embajador tico en EE. UU., Román Macaya, ve ‘preocupante’ el déficit comercial entre ambos países

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Román Macaya, ayer en el patio central de la sede de la Cancillería, a pocas horas de viajar a Washington para asumir funciones. | RAFAEL MURILLO

Román Macaya, exaspirante presidencial por el Partido Acción Ciudadana (PAC), llega hoy a Washington para comenzar su aventura como embajador costarricense ante la mayor potencia mundial.

Lleva tareas con cierto énfasis en lo comercial y una preocupación latente: el creciente desbalance del comercio entre Costa Rica y Estados Unidos desde que entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC).

Intenta dejar atrás la página del TLC al que se opuso, y promete que será “embajador de Costa Rica, sin bandos”. No obstante, califica de “preocupante” el incremento que se ha registrado en el déficit comercial en los últimos siete años.

Hoy, por cada $1 millón que Costa Rica exporta a Estados Unidos, importa casi $2 millones de esa nación, mientras que, en el 2007, importaba $1,4 millones.

Esto afecta la cuenta corriente y puede presionar las tasas de interés en Costa Rica, sostuvo el empresario y químico escogido por Luis Guillermo Solís para que represente al país en esta administración.

En el 2013, Costa Rica vendió bienes a Estados Unidos por $4.471 millones, pero compró productos por $8.763 millones. La diferencia es de $4.293 millones, casi el triple de la registrada en el 2007, cuando los costarricenses aprobaron el tratado comercial en el único referendo en la historia costarricense.

En ese año, el déficit comercial fue de casi $1.500 millones, según cifras oficiales de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

El TLC, sin embargo, entró en vigencia en enero del 2009, año en que el déficit fue de $1.700 millones. Esto ocurrió luego de una reducción considerable (de más de $1.800 millones) en el comercio entre ambos países tras la crisis económica que se vivió en Estados Unidos.

Después han crecido las ventas a Estados Unidos y las compras de bienes estadounidenses, pero a un ritmo desigual, lo que hizo que en el 2013 se alcanzara el desbalance actual, en una magnitud que inquieta al nuevo embajador costarricense.

No más bandos. “El TLC vino a abrir el mercado para productos estadounidenses que antes pagaban arancel”, dijo Macaya antes de advertir de que ya no tiene sentido hablar de bandos del “sí” ni del “no”. Ello, pese a que él y el actual mandatario participaron activamente en contra de ese tratado, que quedó aprobado de forma ajustada en el referendo del 7 de octubre del 2007.

Luego, Macaya calificó ese TLC como “una de las mayores estupideces”, en una entrevista en el diario local digital El País . Consultado ayer por tal declaración, dijo que ya no usaría esa frase, la cual pronunció “casi de forma jocosa”.

“No soy el embajador del ‘no’ ni del ‘sí’; soy el embajador de Costa Rica ante Estados Unidos y me toca apoyar en la administración de ese tratado, teniendo claro que el TLC es solo una parte de la relación bilateral, que es mucho más amplia”, manifestó en medio de sus trámites administrativos y las valijas propias, las de su esposa y las de sus cuatro hijos.

Para enfrentar el déficit en cuenta corriente bilateral, Macaya dice llevar la prioridad de apuntalar la atracción de turistas y de convencer a inversionistas de establecerse en Costa Rica, sobre todo en el sector de la biomedicina. En esa área, dice, tiene muchos contactos.

Macaya afirmó estar consciente de que el Gobierno de Estados Unidos atiende ahora varios conflictos en el mundo, pero insiste en que hay factores que lo hacen mantener su atención en el Istmo. “Está la agenda de seguridad y creo que hay pocos temas tan candentes y polarizantes en Estados Unidos como el de la migración, que hacen imposible que ignore a Centroamérica”.

Macaya viaja dos meses después de renunciar a su ciudadanía estadounidense (es hijo de una ciudadana de Boston). “Tengo claro mi historial familiar, pero también sé que voy a representar a Costa Rica. Me plantaré firmemente cuando sea necesario, aunque en la agenda hay enormes coincidencias”.

Admitió que no le puede cerrar la puerta a una futura aspiración presidencial, pero dijo que su plan es cumplir todo el periodo del nombramiento en Washington, por lo que no participará en política en estos cuatro años.

  • Comparta este artículo
Nacional

Nuevo embajador tico en EE. UU., Román Macaya, ve ‘preocupante’ el déficit comercial entre ambos países

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota