Nacional

Entrevista

José María Villalta: 'El PAC quiere votos del Frente Amplio, sin hablar con el Frente Amplio'

Actualizado el 07 de febrero de 2014 a las 12:28 am

El excandidato del Frente Amplio dice que aún no le cierra las puertas a un diálogo con el PAC de cara a la segunda ronda del 6 de abril; sin embargo, recalca que debe ser la agrupación rojiamarilla la que se acerque.

Nacional

José María Villalta: 'El PAC quiere votos del Frente Amplio, sin hablar con el Frente Amplio'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El excandidato del Frente Amplio, José María Villalta, dice que aún no le cierra las puertas a un diálogo con el PAC. (Mario Rojas)

Cuatro días después de las elecciones, José María Villalta todavía se siente un poco candidato presidencial. Esta semana  volvió  a sus zapatos de diputado, de donde saldrá el 30 de abril para dedicarse a ser asesor ad honórem de la futura fracción. A menos de dos meses de la decisión final sobre quién será el presidente de la República, Villalta habla de las heridas abiertas con el Partido Acción Ciudadana (PAC), aunque no descarta un acercamiento.  De seguido, parte de la conversación de ayer con La Nación.

¿En qué momento quedó fuera de la segunda ronda?

Creo que estábamos en segunda ronda hasta mediados del mes de enero. Se dio un cambio del electorado producto de la campaña violenta en contra del Frente Amplio. Empezó a crecer la gente que se declaró indecisa y la gente a favor del PAC. Con el apoyo de algunos medios, se dio un cambio, un giro, alguna gente se asustó. Había grupos bombardeando por todas partes.

¿Están fracturadas las relaciones con el PAC?

Son relaciones frías, más que todo por decisión de los líderes del PAC. Los líderes del PAC decidieron dejar de ver al Frente Amplio como un potencial aliado y durante las últimas semanas de la campaña se sumaron más bien a la campaña del miedo, de ataques contra el FA, con temas de conservadurismo religioso, con el discurso anticomunista.

¿No es una estrategia entre el FA y el PAC para evitar ataques de Liberación?

Nosotros nunca vimos al PAC como un enemigo. Si se tratara de ganar a cualquier costo, ese sería el principal error, no haber visto al PAC como un enemigo. Ellos pues sí tomaron la decisión de ganar a cualquier costo y se empezó a dar un distanciamiento marcado porque nuestra gente reclama que el PAC se sumara a la campaña del miedo. La gente del FA no está enojada porque el PAC creciera, sino que está preocupada al ver la facilidad con que el PAC empezó a reproducir discursos violentos y de intolerancia.

¿Se siente víctima?

No, no, como víctimas no.

Ese es el tono que se percibe de ustedes.

PUBLICIDAD

Nos sentimos como gente que enfrentó condiciones totalmente adversas, incluidas las puñaladas por la espalda y que logró salir avante. No creo que seamos víctimas. Somos ganadores de este proceso, a pesar de las condiciones tan adversas y desiguales.

Es evidente que entre el PLN y el PAC ustedes tienen más coincidencias con el PAC.

Las hemos tenido en el pasado con el PAC, lo que pasa es que es un partido donde coexisten posiciones ideológicas antagónicas y lo que hemos visto es que los sectores más de derecha y más conservadores del PAC han venido recuperando el control del Partido y eso se refleja en el discurso.

¿Ottón Solís?

Esa podría ser una cara, pero hay otras fuerzas que no necesariamente son tan conocidas. Estamos a la expectativa, no sabemos con cuál PAC vamos a lidiar, si con el PAC que compartió luchas o con el PAC que acogió la campaña del miedo.

"-¿Habrá Villalta como candidato para el 2018?-No me veo en luchas de poder. Si surgiera otro líder con más apoyo que yo, le daría el apoyo. No es un proyecto personal ser candidato. No estoy desvelado por ser presidente (ríe)".

El domingo en la noche usted dijo que había derecha que roba y derecha que no roba.

Yo creo que hoy, en la Costa Rica actual, reconocerle a una agrupación política que no roba, no es una concesión menor. Hay gente que está enojada, pero es un reconocimiento importante.

Fue igualarlos de alguna manera.

Yo creo que quienes dominan la agenda en el PAC y la conducción política son sectores vinculados a las fuerzas más de derecha.

Conversaría con Johnny Araya para un eventual apoyo electoral.

Eso está descartado. La cúpula de Liberación Nacional no nos merece la más mínima credibilidad. Creo que en la Asamblea Legislativa ellos podrían demostrar que es genuino ese discurso de que quieren volver a la socialdemocracia. Si Liberación quisiera volver a ser un partido socialdemócrata, creo que podríamos encontrar puntos de coincidencia.

¿Entonces hay una ventana para llegar a acuerdos con Liberación Nacional?

Para la agenda legislativa del periodo 2014-2018, pero para la segunda vuelta no lo vemos posible. Esa cúpula que controla Liberación ha perdido credibilidad, ahora que se ven a las puertas de perder la elección hablan de volver a las raíces. Tendrían que demostrar con hechos que quieren ser socialdemócratas. Lo otro por lo que no apoyaríamos a Liberación, es porque no vemos conveniente que un Partido se perpetúe en el poder.

PUBLICIDAD

¿Conversarían con Luis Guillermo Solís?

No lo hemos descartado, lo que pasa es que hemos pensado dos cosas: primero, no es al Frente Amplio al que le toca buscar una conversación. Ya nosotros terminamos. El pueblo habló y dijo: la segunda ronda es entre el PAC y Liberación. Los demás quedamos eliminados. No nos toca ver como seguimos en la contienda. Lo otro que veo es que la cúpula que hoy dirige al PAC no solo no quiere conversar con nosotros, sino que busca distanciarse. Ellos tienen miedo de que un acercamiento con nosotros les reste votos en otra parte. Ellos están buscando la forma de tener los votos del Frente Amplio, sin hablar con el Frente Amplio. No sé si lo lograrán.

¿Cuál fue su principal error en la campaña? ¿Hablarle a Alberto Padilla?

Ese fue un error. A esa entrevista fui descuidado, sin prepararme. Después ya no me pasó. Tal vez en algunos temas nos faltó mejorar la comunicación, y en estrategia fue no prever lo que iba a hacer el PAC.

Ya sin la presión de la campaña, ¿qué tan comunista es José María Villalta?

(Ríe) Yo no soy comunista. Eso cualquiera que me conoce lo sabe. Soy un socialista de firmes convicciones. Soy un socialista democrático, un socialista moderno. No defiendo ni cargo sobre mis hombros errores de gobiernos que en el pasado se identificaron como comunistas. No reinvindico las dictaduras, no reivindico el conflicto con la religión ni muchas cosas que trataron de cargarme con la etiqueta. Por supuesto, sí reivindico la lucha de los comunistas costarricenses, que siempre entendieron que el cambio no se hace copiando recetas. Eso es lo que más me duele de la campaña del miedo (…). Trataron de pintarme de pisuicas. Esa campaña opera en contra de los que la hicieron, que lo diga Liberación y el Movimiento Libertario.

¿No le faltó malicia a usted para hacer esas lecturas?

Tal vez sí.

¿De qué va a vivir en adelante?

De mi trabajo, como siempre. Nunca he vivido ni de rentas ni de nadie más.

De lo que se le conoce, del 98 hacia acá fue asesor legislativo, hasta ser diputado. ¿tuvo otra experiencia laboral?

Sí, en mi profesión de abogado y como miembro del consejo universitario. Ahora me voy a concentrar en mi profesión. Las áreas en que me he especializado son derecho constitucional y derecho ambiental y modestia aparte, no creo que me falte trabajo. Me gustaría vincularme más con la academia, ya sea dar clases en la universidad y eventualmente seguir estudiando. No me preocupa mi futuro laboral.

¿Quién manda en el Frente Amplio? Durante la campaña el candidato es el líder, la voz y la cara y aunque haya decisiones colegiadas, quien las da a conocer y hace ajustes es el candidato. ¿Quién manda?

A partir de la muerte de José Merino, el Frente Amplio tomó la decisión de construir una dirección más colectiva. Hoy el FA tiene un comité ejecutivo nacional que se encarga de las tareas colectivas, tenemos una comisión política ampliada, que hace el análisis del día a día y una asamblea nacional que es nuestra máxima autoridad.

¿El liderazgo y la vocería se traslada a Patricia Mora, o habrá una vocería compartida?

No hemos hablado mucho de eso. Lo que sí está claro es que la vocería de la fracción la ejercerá la persona que nuestros diputados elijan como jefe o coordinador de fracción. Yo seguiré acompañando a nuestros diputados, asesorándolos, aconsejándolos, pero nunca iré en contra de las decisiones colectivas.

"No creo que seamos víctimas. Somos ganadores de este proceso, porque a pesar de las condiciones tan adversas y desiguales, logramos sostenernos y sostener una base de apoyo impresionante".

¿Qué tan cerca estará de ellos?

Tan cerca como me dejen estar. No voy a trabajar como asesor, pero voy a estar ad honorem. Lo que sí tengo claro es que siempre voy a estar apoyando las luchas del Frente Amplio. Está por verse en qué espacio lo voy a hacer mejor (…). Por ese lado, creo que nos va a ir bien, porque van a surgir nuevas voces. Y en el Partido, efectivamente la vocería del Partido la ejerce el comité ejecutivo nacional, cuya presidenta es Patricia Mora, pero las decisiones las seguiremos tomando colectivamente a través de la comisión política.

Acabada la campaña, viendo en retrospectiva a sus contrincantes, ¿con cuál se llevó mejor?

La verdad es que uno se acostumbra a todos. Con quien tuve más acercamiento fue José Miguel Corrales.

¿Y de los otros cuatro finalistas?

No me llevo buenas experiencias, salvo tal vez Rodolfo Piza (del PUSC), con el cual me impresiona la gran diferencia que existe entre la imagen que proyecta de hombre duro, serio y enojado y lo amable e incluso la dulzura de carácter que expresa ya en la cotidianeidad. Es un hombre amable, incluso dulce, suave, sensible, eso contrasta con la imagen de señor regañón. Lo que pasa es que todo son máscaras. Ninguno es totalmente antipático. Si algo rechazo es la hipocresía. A mí se me nota demasiado cuando algo me enoja y a los otros los sentí muy calculadores. Así como me abrazaban me podían pegar la puñalada en cualquier momento.

¿Con quién se disgustó más?

Con Johnny Araya (PLN) y Otto (Guevara, Libertario) estuve en una batalla frontal permanente. Creo que al final salí victorioso. Él mismo lo reconoce (Guevara). Destinó todos sus recursos a montar un ataque para tratar de hundirnos con mentiras y exageraciones y terminó hundido él. El Movimiento Libertario casi desaparece y puedo decir que ese es un aporte del Frente Amplio. Se contribuyó a que el poder excesivo del Libertario casi desaparezca.

¿Habrá Villalta para el 2018?

Eso todavía es prematuro decirlo. No lo descarto. Tengo un compromiso con la lucha que asumí y no pienso abandonar el liderazgo que ejerzo ni a la gente que confía en mí. Para que sea candidato deben darse condiciones: que nuestra fracción haga un trabajo descollante, que destaque, que genre respeto. Y que a lo interno del Frente Amplio, y en el país, mi nombre genere el concenso suficiente. No me veo en luchas de poder. Si surgiera otro líder con más apoyo que yo, le daría el apoyo. No es un proyecto personal ser candidato. No estoy desvelado por ser presidente (ríe).

¿Ya se quitó los zapatos de candidato?

Ya me los estoy quitando. Todavía a veces me descubro pensando como candidato.

  • Comparta este artículo
Nacional

José María Villalta: 'El PAC quiere votos del Frente Amplio, sin hablar con el Frente Amplio'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Mata

emata@nacion.com

Periodista de Política

Periodista de Política. Bachiller en Periodismo por la Universidad Latina. Cronista parlamentario y reportero de investigación premiado por el TSE, la Defensoría de los Habitantes y colaborador de medios internacionales.

Ver comentarios
Regresar a la nota