Nacional

“Siempre la tengo que llevar en bus alzada”

Actualizado el 03 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Nacional

“Siempre la tengo que llevar en bus alzada”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quepos, Aguirre. - Limari Porras tuvo a su hija Raquel a los 15 años. La niña nació con parálisis cerebral. Ambas viven en el barrio Inmaculada de Quepos y viajan tres horas en bus, una vez por semana, al Centro de Enseñanza Especial (CEE) de Pérez Zeledón, el más cercano a su casa.

Con el apoyo de su esposo, Jorge Brenes, consiguieron una pensión de ¢200.000 al mes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), para comprar las medicinas de Raquel.

La familia Brenes Porras,  formada por Jorge, Limari y la pequeña Raquel, vive en Quepos y carece de  recursos para apoyar más a la niña.  | WANDA ARAYA
ampliar
La familia Brenes Porras, formada por Jorge, Limari y la pequeña Raquel, vive en Quepos y carece de recursos para apoyar más a la niña. | WANDA ARAYA

Sin embargo, este dinero debe ser utilizado, en gran parte, para viajar al centro de enseñanza especial de la niña y, a veces, a las citas médicas en San José.

Limari cuenta que nunca le han ofrecido otra ayuda.

“Me es demasiado difícil llevarla, ella es muy grande y la tengo que llevar alzada. Yo quisiera que hubiera una escuela de enseñanza especial acá en Quepos”, contó esta joven madre.

A veces, tiene suerte y su padrastro la lleva en carro hasta Pérez Zeledón, con el consabido aumento en los gastos por combustible del vehículo.

“Los maestros saben que viajamos muchos kilómetros. Entonces, tratan de impartir todas las clases de Raquel en un mismo día, por consideración”, agregó Porras, de 18 años.

La preocupación ahora es mayor para los padres de la niña al darse cuenta de que este año deben viajar, por lo menos, tres veces a la semana y no tienen recursos económicos para trasladarse una distancia tan larga.

“Aparte del dinero, es difícil viajar en bus con mi hija en brazos y el bolso de ella. Cuando me quedo sin tiquete debo venir de pie y es muy cansado, realmente me ha costado mucho”, añadió Porras.

La madre de la niña cuenta que conoce varios casos en esta comunidad de mujeres que no pueden llevar a sus hijos especiales a una de estas escuelas.

“Son muchos los casos; yo por lo menos puedo llevarla”, dijo Limari con su hija en brazos.

  • Comparta este artículo
Nacional

“Siempre la tengo que llevar en bus alzada”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota