Nacional

calidad de aulas varía entre barrios pobres y centros urbanos

Educación va por caminos desiguales en Guanacaste

Actualizado el 23 de julio de 2014 a las 12:00 am

Compra de lotes para construir nuevas escuelas atrasa obras, según directores

Solo 2 de 68 centros dañados por terremoto del 2012 se han reparado

Nacional

Educación va por caminos desiguales en Guanacaste

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Más de 500 familias viven en el precario Martina Bustos, en Liberia. En esa barriada, los niños recorren varios kilómetros de tierra caliza para llegar a la escuela debido a que carecen de transporte. Son vecinos del botadero y en muchos de sus hogares la única forma de alimentación es mediante el comedor escolar. | ALBERT MARÍN.

Estudiar en un barrio pobre de Guanacaste implica recibir lecciones en aulas en mal estado, bajo toldos, salones comunales o caminar kilómetros de lastre o tierra caliza para llegar a la escuela.

Para los directores regionales de la provincia, la educación de los 76.336 niños y jóvenes guanacastecos va por caminos desiguales.

Mientras unos reciben clases en laboratorios y utilizan nuevas tecnologías, otros grupos no tienen ni dónde sentarse.

“La pobreza marca diferencias en la provincia. En las costas y en los barrios pobres, los procesos son más lentos y a la gente le cuesta más realizar los trámites de construcción”, comentó Zulay Salas, directora regional de Nicoya.

Salas reconoce que mientras en Nicoya hay avances importantes en materia de infraestructura, la situación en Nandayure y Hojancha presenta rezagos.

“El aula en mal estado implica una barrera en sí misma para la calidad de educación que se imparte. Los docentes nos comunican su inconformidad y se esfuerzan por dar lo mejor, pero es difícil y los trámites son bien lentos”, dijo Salas.

La directora regional de Liberia, María Auxiliadora Obando, señala que el Ministerio de Educación Pública (MEP) deposita el dinero, pero el trámite para la construcción es lo que atrasa las obras.

“El papeleo que exige la compra de los terrenos y las licitaciones atrasan el avance de los proyectos. El cantón de La Cruz es el más rezagado en la calidad de las aulas; necesita bastante apoyo”, sostuvo la directora Obando.

Larga espera. El terremoto del 2012 dejó 68 centros educativos con daños graves. De ellos, solo dos están terminados a la fecha, hay cinco obras en ejecución y 61 están en fase de anteproyectos, análisis de ofertas y estudios preliminares.

Según la Dirección de Infraestructura del MEP, el monto actual para la reparación de esos centros educativos representa unos ¢7.032 millones.

“Luego del terremoto, podría decir que la parte costera es de las más afectadas, aunque debo reconocer que se ha hecho mucha inversión en Cañas, que sí nos ha favorecido”, manifestó Rolando Mejías, director regional de Cañas.

Hay otros 75 centros educativos con daños menores, de los cuales en cuatro se ejecutan obras, en otros cuatro se terminaron los trabajos y el resto están en diferentes fases del anteproyecto.

El último informe del Estado de la Educación señala que la mala calidad de la infraestructura de los centros educativos es motivo para abandonar las aulas.

“Hay que apurar el arreglo de esos centros que están muy mal, pero el avance también dependerá de la agilidad, que haya para presentar requisitos”, expresó la directora regional de Liberia.

El viceministro de Planificación del MEP, Miguel Gutiérrez, dijo que en las prioridades presupuestarias del 2015 están la atención de infraestructura y conectividad de las zonas de mayor rezago.

  • Comparta este artículo
Nacional

Educación va por caminos desiguales en Guanacaste

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota