Nacional

Repitió derrota de su hermano en segunda ronda

Johnny Araya votó y se refugió en su casa durante jornada electoral

Actualizado el 06 de abril de 2014 a las 11:39 pm

Candidato presidencial del PLN insistió en llamado para conformar, con el nuevo presidente, un gobierno de unidad nacional

Tras retiro de Araya de campaña electoral activa, se reactivaron dirigencias locales; aspirante agradeció ese gesto

Nacional

Johnny Araya votó y se refugió en su casa durante jornada electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Johnny Araya presidió la mesa de su casa. Almorzó junto con los candidatos a vicepresidente Jorge Pattoni y Silvia Lara, el presidente del comité ejecutivo del PLN, Bernal Jiménez, y Rolando Araya, hermano del aspirante presidencial. (Fabián Hernández)

Rohrmoser, San José

Silencio absoluto en el parque al frente de la residencia de Johnny Araya, candidato del PLN; así empezó la mañana de ayer el aspirante presidencial verdiblanco el día de la elección en segunda ronda.

Un mes antes, él decidió silenciar su campaña electoral. Falta de dinero y resultados abrumadoramente negativos en cuatro encuestas lo obligaron a cerrar tiendas y desmovilizar a su gente.

El día no se presentaba fácil, y Araya decidió pasar las primeras tres horas en su casa. Leyó los periódicos y desayunó con su esposa, la odontóloga Sandra León.

Ella fue a votar en bicicleta, con una amiga. "Él saldrá más tarde", prometió la dentista.

La única actividad en la agenda del liberacionista era su voto, precedido por el sufragio de los candidatos a vicepresidentes, Jorge Pattoni y Silvia Lara. Y lo cumplió.

A las 9 a. m., se abrió la puerta café con blanco, en estilo geométrico, y dejó salir a Araya, quien presidió un cortejo junto con su esposa, Pattoni y Lara, el diputado actual Óscar Alfaro y el electo Juan Luis Jiménez Succar.

Su rostro no presagiaba la derrota electoral que recibiría en la noche. Eso sí, insistió en hacer un llamado a conformar un acuerdo nacional con el nuevo gobierno.

"Sea del partido que sea", dijo en ese momento. Ahora, esperará la convocatoria del nuevo presidente, Luis Guillermo Solís, para construir una agenda conjunta.

Antes de ayer, Solís y Araya no se hablaban desde la misa en la Catedral Metropolitana, el día de la elección presidencial del 2 de febrero.

El objetivo del ahora excandidato es atacar la gobernabilidad, las necesidades fiscales y el bloqueo legislativo, entre otros temas.

Siempre verde.

Una y otra vez, Araya repitió que de la política no se va, a pesar de la coyuntura adversa de su campaña y lo incierto de su futuro político en el PLN, tras retirarse de la campaña electoral.

Su insignia seguirá siendo, añadió, la de Liberación Nacional. Rolando Araya, hermano del candidato, quien afrontó una segunda ronda contra Abel Pacheco en el 2002 y la perdió, no se atreve a decir lo mismo para sí mismo.

PUBLICIDAD

"No me atrevería a decir si seguiré (en el PLN)", dijo más tarde Rolando Araya a La Nación.

A pesar de la sonrisa y una emoción renovada por la jornada electoral, el candidato liberacionista no se animó a cambiar su agenda.

Tras emitir su voto en la escuela Carlos Sanabria, de Pavas, Johnny Araya regresó a Rohrmoser.

Antes de refugiarse en su residencia, al mediodía, Araya no cedía en su esperanza de que el resultado no fuera tan contundente en su contra.

"Tenemos redes de Whatsapp en todos los cantones. Hay buenos reportes, esperanzadores", dijo en el portal de su casa.

Gracias a voluntarios.

En vista de la reactivación que el PLN tuvo tras el cierre del comando, Araya lanzó un mensaje de agradecimiento a los dirigentes que llevaron sobre sus hombros la organización territorial de Liberación. La cúpula liberacionista enfatizó que logró trabajo voluntario para sacar la tarea electoral en las 6.515 mesas de votación del país.

"Estamos más activos que si anduviera en un carro", dijo el liberacionista e ingresó en su residencia.

Ahí, recibió una hora después a su hermano Rolando y al presidente del comité ejecutivo verdiblanco, Bernal Jiménez, para compartir el almuerzo. Araya presidió la mesa que integró a políticos, amigos y familiares, en particular sus hijos y su esposa.

Tras despedir a sus comensales, se volvió a hacer el silencio en las afueras de la casa Araya León.

Más tarde, un ruidoso camión del Cuerpo de Bomberos se estacionó frente esa casa, conectó una manguera al hidrante, "uno de los mejores de la zona" (a criterio del conductor de la unidad), y cinco minutos después se alejó. El silencio se hizo de nuevo.

  • Comparta este artículo
Nacional

Johnny Araya votó y se refugió en su casa durante jornada electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Aarón Sequeira

aaron.sequeira@nacion.com

Periodista de Política

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica. Investiga y escribe sobre negociaciones políticas, pactos partidarios y proyectos de ley de impacto nacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota