Nacional

Guardianes de Corcovado lidian con la escasez de armas y personal para hacer su trabajo

Guardaparques, una lucha contra los oreros y el propio sistema

Actualizado el 15 de julio de 2013 a las 12:00 am

Mayoría patrulla zonas oreras sin armas, pues Minae aún no se las repone

Cuidadores han puesto 60 denuncias desde el 2011, pero solo una llegó a juicio

Nacional

Guardaparques, una lucha contra los oreros y el propio sistema

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Corcovado. Caía apenas la noche del domingo 19 de mayo cuando el sonido de los miles de insectos que colman el Parque Nacional Corcovado se rompió con el estruendo de 14 detonaciones de dinamita.

En el improvisado campamento levantado en medio de la nada en las entrañas del parque, seis oficiales de la Fuerza Pública y tres guardaparques dejaron lo que hacían para mirar hacia la inmensa oscuridad, en un esfuerzo por ubicar de dónde salían las explosiones.

Unos decían que había que ir a inspeccionar el área; otros se opusieron debido al riesgo que eso significaba. En lo único en que todos estaban de acuerdo era que aquellos estallidos solo podían tratarse de la extracción ilegal de oro.

A la mañana siguiente, hicieron la inspección y notaron los daños. A unos 300 metros del campamento, una ladera yacía en el río. Era material listo para ser lavado como parte de la meticulosa búsqueda del preciado metal.

1 k     En el campamento improvisado cerca de El Tigre,  en una zona sin acceso para turistas en Corcovado, se las ingenian para  ‘chorrear’ café.    2 k      Los funcionarios pasan diez días en la montaña y descansan los siguientes diez.   3 k     Los oficiales Greivin Marchena y Rosa Tapia cocinan sobre una canoa y parrilla usadas en orería.   4 k      Los puestos   para turistas están en óptimas condiciones, como La Leona.    5 k     Los funcionarios caminan siete horas para abarcar ocho kilómetros dentro de la montaña.   6 k      Señal de tránsito convertida en una cateadora para lavar oro.  |  ALONSO TENORIO
ampliar
1 k En el campamento improvisado cerca de El Tigre, en una zona sin acceso para turistas en Corcovado, se las ingenian para ‘chorrear’ café. 2 k Los funcionarios pasan diez días en la montaña y descansan los siguientes diez. 3 k Los oficiales Greivin Marchena y Rosa Tapia cocinan sobre una canoa y parrilla usadas en orería. 4 k Los puestos para turistas están en óptimas condiciones, como La Leona. 5 k Los funcionarios caminan siete horas para abarcar ocho kilómetros dentro de la montaña. 6 k Señal de tránsito convertida en una cateadora para lavar oro. | ALONSO TENORIO

Aquella noche –relataron algunos– pocos conciliaron el sueño. El ambiente estaba “pesado”.

Todo eso ocurrió en una de las zonas del parque con más actividad de extracción ilegal de oro, donde los funcionarios estatales deben lidiar también con pésimas condiciones para hacer los patrullajes.

El gato y el ratón. Ni la noche del 19 de mayo ni la mañana del 20 hubo contacto entre los cuidadores y los oreros, pero no siempre ha sido así.

Los guardaparques relatan que algunos de ellos, o sus compañeros, han tenido que enfrentarse cuerpo a cuerpo con los oreros por la resistencia al arresto.

Eliécer Villalta, funcionario del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) y uno de los que coordina los operativos contra la orería en la zona, explicó que ya ha habido altercados con armas de fuego.

“A un compañero un orero le llegó por detrás y le apuntó con una pistola en la cabeza, puso el dedo sobre el gatillo, pero el arma no le funcionó. Luego, con otros guardaparques, se pudo detener a esa persona”, contó Villalta.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

¿Qué pasó tras la detención? “Llevamos a ese orero a la Fiscalía y la pena que le impusieron fue no acercarse al parque y donar unos árboles (...). A ese mismo que intentó matar a un compañero, tuvimos que recibirle los arbolitos”, dijo.

PUBLICIDAD

Para ese momento, no había ocurrido en Limón la muerte del ambientalista Jairo Mora , pero tras una consulta, admiten sentir miedo de que les pase lo mismo.

Recursos. Además de la exposición directa al peligro, la mayoría de guadaparques de Corcovado no están armados, pese a que el perfil del puesto así lo establece.

Desde inicios de este año, las autoridades del Minae se llevaron 23 armas para cambiarlas, unas por están mal inscritas y otras porque estaban en mal estado. Hasta la semana pasada, seguían sin armas.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Andar desarmados hace que la detención de oreros se complique pues los guardaparques dicen que pierden autoridad. Eso ocurrió en abril en el Operativo Oro Verde, donde se detuvo a 16 personas y otras escaparon.

Casos así acaban en los tribunales, pero lo cierto es que en tres años, de 60 denuncias solo una llegó a juicio.

La única mejoría ha sido que, desde junio, el Juzgado de Flagrancia de Corredores comenzó a considerar la orería como un delito y sentenció a dos oreros a tres meses de cárcel, aunque dos quedaron libres por falta de antecedentes.

Esto y la presencia de 250 hombres sacando oro hace pensar a los guardaparques que las detonaciones de dinamita, como la del 19 de mayo, están lejos de desaparecer.

  • Comparta este artículo
Nacional

Guardaparques, una lucha contra los oreros y el propio sistema

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota