Mundo

Política dura de inmigración podría afectar reclutamiento de talentos, advierten

La retórica de Donald Trump inquieta a los científicos

Actualizado el 01 de mayo de 2016 a las 12:00 am

Su posición sobre los migrantes podría afectar el dominio de Estados Unidos en investigación

Ha ligado autismo con vacunas y ha restado importancia al cambio climático

Mundo

La retórica de Donald Trump inquieta a los científicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La retórica de Donald Trump inquieta a los científicos

Nueva York. Razi Nalim ha vivido en Estados Unidos durante 30 años. Como ingeniero de la Universidad de Indiana-Universidad Purdue Indianápolis-, a menudo viaja por el mundo a fin de reclutar estudiantes de ciencias e ingeniería para esa casa de estudios.

Pero la semana pasada, en la cúspide de un viaje de reclutamiento por India, dudó cuando le preguntaron si seguiría alentando a estudiantes musulmanes extranjeros a que trabajen o estudien en Estados Unidos.

“Seguiría afirmando que la oportunidad para hacer aquí ciencia de vanguardia es inigualable”, dijo Nalim, quien es musulmán. “En lo que pienso que advertiría a la gente que lo pensara más cuidadosamente es con respecto al largo plazo: ¿Dónde les gustaría vivir y criar a una familia? Esa es una pregunta más difícil de responder”.

Para Nalim y otros, la raíz de dicha inquietud es evidente. El precandidato presidencial republicano estadounidense Donald Trump, quien ha hecho campaña en contra de la inmigración, alardeó en diciembre que de ser elegido prohibiría la entrada al país de los musulmanes.

Trump, quien se perfila como favorito para obtener la nominación por su partido, manifestó el 30 de marzo que haría excepciones para algunos musulmanes, especialmente sus amigos musulmanes adinerados.

Científicos preocupados. A los defensores de la ciencia les preocupa que la postura contra la inmigración más amplia de Trump pueda representar una amenaza para el dominio de Estados Unidos en la investigación.

Casi el 5% de todos los estudiantes de Estados Unidos proviene de otros países, incluyendo más de 380.000 personas que estudian Ciencias, Ingeniería, Tecnología o Matemáticas.

“Siempre hemos sido una nación que ha dado la bienvenida a los cerebros científicos de otros países”, expresó Mary Woolley, presidenta de Research!America , un grupo defensor de la ciencia con sede en Alexandria, Virginia. “No queremos que eso cambie ahora”.

Hasta el momento, los temas científicos han sido escasamente mencionados en las campañas. Hillary Clinton, la precandidata favorita demócrata, ha prometido impulsar el apoyo para la investigación sobre la enfermedad de Alzhéimer, y ha arremetido contra la postura de Trump contra la inmigración y contra los musulmanes.

Cuando fue senadora, Clinton apoyó iniciativas de ley relacionadas con la salud y la investigación y, como primera dama durante la presidencia de su esposo, Bill Clinton, fue partidaria de investigaciones relacionadas con la salud de las mujeres.

PUBLICIDAD

Trump ¿y la ciencia? Trump es un adinerado magnate inmobiliario sin legado político que se pueda estudiar en busca de sus opiniones científicas.

Durante su campaña, ha relacionado al autismo con las vacunas infantiles, y ha restado importancia al cambio climático. (“Se llama clima”, dijo.)

Michael Savage, un locutor de radio conservador, sugirió al aire en octubre que de resultar elegido, Trump debería nombrarlo director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH , por su sigla en inglés) de Estados Unidos. “Bueno, puedo decirle que usted sabe que le daría sentido común, si ese fuera el caso”, contestó Trump, durante la despreocupada conversación. “Porque escucho hablar tanto sobre el NIH, y es terrible”.

Con poco más que esto para hacer una evaluación, los partidarios del financiamiento para la ciencia están preocupados.

“Se siente como que hay mucho cinismo con respecto a la ciencia y los científicos, y eso es inquietante”, declaró Benjamin Corb, director de asuntos públicos de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular, con sede en Rockville, estado de Maryland.

La posición de Trump respecto a la inmigración es más clara.

Importación de cerebros. Frecuentemente alardea que, de ser elegido, construiría un muro a lo largo de la frontera con México –y forzaría a México a pagarlo–, lo que le ha hecho ganar partidarios y ser blanco del escarnio.

Un presidente Trump podría ser un mal augurio para los antiguos esfuerzos por impulsar el número de profesionales extranjeros que trabajan en Estados Unidos con visas para trabajadores altamente calificados, conocidas como H-1B.

Pero las declaraciones de Trump respecto a las visas H-1B han sido difíciles de analizar. A veces, ha defendido traer al país a trabajadores calificados; en otras ocasiones, ha dicho que a menudo se abusa del programa H-1B y que debería ser restringido.

Estas declaraciones preocupan a Brad Hayes, un científico de la computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge.

Hayes es ciudadano estadounidense, pero afirmó que algunos de sus colegas más destacados no lo son. “Muchos de ellos quieren seguir aquí luego de obtener sus doctorados, pero ahora eso está en duda”, explicó. “Absolutamente queremos que esta gente se quede. Si quedan atrapados en este ‘cerremos las fronteras, mantengamos a todos afuera’, nos estamos perjudicando”.

PUBLICIDAD

Hayes inadvertidamente puso de relieve la simplicidad de la retórica de Trump cuando decidió usar una red neural para modelar los patrones perceptiblemente repetitivos y simplistas de los discursos de Trump. Ha estado publicando en Twitter los resultados –citas parodiadas generadas por computadora basadas en los discursos de campaña de Trump – usando la cuenta @DeepDrumpf (el apellido ancestral de Trump, Drumpf, fue cambiado por la familia hace varias generaciones.)

“Vamos a construir el muro”, dice un tuit; de ese modo, hacedo referencia al plan de Trump con respecto a México. Hayes comentó que el proyecto solo pretendía ser divertido, pero terminó expresando algo importante. “Mucha de la retórica que se ha utilizado es muy ligera en contenido”.

Pero esa retórica está teniendo efecto, afirmó Ehab Abouheif, un biólogo del desarrollo de la Universidad McGill, en Montreal, Canadá, quien es musulmán.

En un viaje reciente pare ser entrevistado para un cargo en Estados Unidos, la “pregunta constante (de los reclutadores) fue ‘¿Realmente está seguro que le gustaría venir?’”, recordó. “Mis colegas científicos realmente están asustados”.

Para Abouheif, quien recuerda con cariño haber terminado su doctorado y posdoctorado en Estados Unidos, el clima actual es surrealista.

“Si están intentando impedir que lleguen musulmanes, significa que los que ya están ahí tampoco se van a sentir cómodos”, consideró. “Sería una pena alienar esta gran parte de la sociedad”, advirtió el científico.

  • Comparta este artículo
Mundo

La retórica de Donald Trump inquieta a los científicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota