Mundo

La OTAN busca una respuesta a los actos 'salvajes y despreciables' del Estado Islámico

Actualizado el 05 de septiembre de 2014 a las 05:29 am

El presidente estadounidense, Barack Obama, intenta forjar una coalición internacional para frenar al movimiento ultraviolento que hace vacilar al frágil Estado iraquí.

Mundo

La OTAN busca una respuesta a los actos 'salvajes y despreciables' del Estado Islámico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El presidente estadounidense, Barack Obama (i), el primer ministro británico, David Cameron (c), y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen (d), durante la cumbre bianual donde discuten sobre temas de Afganistán, Irak y el Estado Islámico.
ampliar
El presidente estadounidense, Barack Obama (i), el primer ministro británico, David Cameron (c), y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen (d), durante la cumbre bianual donde discuten sobre temas de Afganistán, Irak y el Estado Islámico. (Efe)

Las principales potencias de la Organización del Tratatado Atlántico Norte (OTAN)  multiplicaron este viernes los contactos para concertar una respuesta militar contra el Estado Islámico, al que acusó de cometer actos "salvajes y despreciables".

"Nuestro mensaje es claro. Estamos unidos en la condena de estos actos salvajes y despreciables. (...) Esta amenaza sólo refuerza nuestra resolución de defender nuestros valores y de derrotarlos", dijo el primer ministro David Cameron al comenzar la segunda jornada de la cumbre de la OTAN en Newport (Gran Bretaña).

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, exhortó por su parte a la comunidad internacional a "detener el avance del Estado Islámico".

El presidente estadounidense, Barack Obama, intenta forjar una coalición internacional para frenar al movimiento ultraviolento que hace vacilar al frágil Estado iraquí.

A principios de agosto Estados Unidos emprendió una campaña de bombardeos contra sus posiciones en Irak.El jueves por la noche los 28 líderes de la OTAN discutieron en una cena de trabajo el desafío que representa esta nueva amenaza, indicó una fuente de la Alianza.

Los mandatarios "coinciden en la amenaza que representa el llamado Estado Islámico y se focalizaron sobre cómo usar las herramientas existentes para hacerle frente", añadió esta fuente.

Pero las discusiones se llevan a cabo este viernes con un grupo más reducido de países. Por la mañana, se reunieron al margen de la cumbre los ministros de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Turquía, Polonia, Canadá, Dinamarca y Australia (que no forma parte de la Alianza).

Puede haber una coalición militar, indicó una fuente francesa, "pero no imagino que se actúe fuera del marco legal (de la ONU, NDLR)".

"No podemos negar la unicidad de los escenarios que representan Siria e Irak", agregó.

"En Irak hay un gobierno que pide ayuda, es un marco definido. Pero en Siria hay un Estado, una oposición, y el Estado Islámico. Es una operación mucho más compleja a nivel político y jurídico, en especial teniendo en cuenta que (el presidente sirio Bashar al) Asad no es un socio", indicó.

El presidente francés, François Hollande, que ya se mostró abierto a una "respuesta militar", se reunió esta mañana de manera bilateral con su homólogo estadounidense.

"Se necesita una estrategia completa para presionarlos por todas partes. Es lo que intentamos hacer en esta cumbre", indicó David Cameron, que pidió a los aliados que no paguen rescates por los rehenes del EI, ya que es "contraproducente".

Esta "estrategia global" incluye la entrega de armas a los combatientes kurdos, en primera línea en el frente de batalla con los militantes del Estado Islámico en el norte de Irak.

Estados Unidos, Francia e Italia ya entregan armas. Gran Bretaña aún no lo decidió. Alemania, en un giro radical de su política de no intervenir en el extranjero, decidió entregar 30 sistemas de misiles antitanque, 16.000 fusiles de asalto y 8.000 pistolas.

El Estado Islámico, que controla varias regiones sirias, se ha apoderado de amplias partes del territorio iraquí desde el lanzamiento de una ofensiva el 9 de junio.

Este movimiento de extremistas sunitas difundió videos de la decapitación de decenas de personas, entre ellos dos periodistas estadounidenses.

Su jefe, Abu Bakr al Baghdadi, proclamó a fines de junio un califato situado entre Siria e Irak.

La expansión del EI alarma a Occidente tanto como a Oriente Medio: Irán retiró en medio del caos post-electoral en Irak su apoyo al primer ministro chiita Nuri al Maliki, a cuyo sectarismo se atribuye en parte el ascenso del EI en el país.

El jueves, los yihadistas del EI secuestraron a decenas de personas en una aldea del norte de Irak, cuyos habitantes habían quemado una bandera del grupo e incendiado una de sus posiciones militares.

  • Comparta este artículo
Mundo

La OTAN busca una respuesta a los actos 'salvajes y despreciables' del Estado Islámico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota