Mundo

Hawái espera llegada de Julio tras paso de Iselle

Actualizado el 08 de agosto de 2014 a las 10:53 pm

Las tormentas son inusuales en Hawái, pero no inesperadas en años de El Niño

Mundo

Hawái espera llegada de Julio tras paso de Iselle

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La tormenta Iselle causó inconvenientes, pero no mayores daños.
ampliar
La tormenta Iselle causó inconvenientes, pero no mayores daños. (AP)

HONOLULU, Hawái

Mientras la primera tropical en azotar el archipiélago de Hawái en 22 años cruzaba sobre las islas, algunos cafetaleros en la Isla Grande navegaban por los caminos inundados para evaluar los daños de sus cosechas este viernes al tiempo que residentes y turistas deambulaban por las playas de Oahu y los surfistas tomaban las olas cuando el viento y la lluvia amainaban.

El primero de dos sistemas consecutivos sobre Hawái tocó tierra durante la noche del jueves al viernes como una debilitada tormenta tropical. Un segundo sistema también se debilitó e iba en camino a pasar muy al norte de las islas el domingo temprano.

La tormenta tropical Iselle causó apagones e inundaciones y derribó tres árboles cuando cruzó por la Isla Grande en una zona rural y escasamente poblada. No hubo reportes de lesiones graves, informó el gobernador Neil Abercrombie.

A quienes permanecieron en albergues se les dijo que volvieran a sus casas, mientras que cuadrillas de trabajadores y algunos residentes usaron motosierras para despejar los caminos de árboles.

Las fuertes lluvias y viento de las bandas exteriores de la tormenta golpearon Maui y Oahu el viernes por la mañana pero se aligeraron más tarde durante el día mientras Iselle giraba rumbo a mar adentro.

En la costa sur de Oahu, cerca de Honolulu, los cielos nublados empezar a ceder espacio a pedazos de cielo azul mientras turistas y residentes se animaban a salir para ver el oleaje.

"Nunca habíamos visto el agua chocar contra las rocas de la forma en que lo hacen. Es simplemente hermoso", dijo el sargento del ejército estadounidense Steven Reyes, que condujo a la costa con su madre luego que su hogar en la base militar en Oahu se quedó sin electricidad.

La división de salvavidas de Honolulú indicó que cerca de una decena de surfistas montaban olas el viernes en una zona apodada "Suicidios" cerca del popular cono volcánico Diamond Head. Los salvavidas en Oahu planeaban atender sólo llamadas de emergencia y evitar los patrullajes regulares.

El Servicio Meteorológico Nacional canceló la alerta por tormenta tropical para la Isla Grande, Oahu y Maui por la tarde, pero la mantuvo en vigor para Kauai.

Pese a ello, el Servicio de Parques Nacionales señaló que mantendría su popular monumento histórico de Pearl Harbor en Oahu cerrado hasta el sábado mientras el personal vigila al huracán Julio.

El Departamento de Salud del Estado advirtió al público mantenerse alejado de crecidas y de aguas de la tormenta que corren por todo Hawái porque se sabe que atraen tiburones dado que arrastran consigo posibles animales muertos al océano.

De regreso a la Isla Grande, los cafetaleros de la zona sureste trataron de evadir árboles caídos en caminos inundados a fin de determinar cualquier daño en sus cosechas, dijo Randy Stevens, gerente general de Kau Coffee Mill.

Las fuertes lluvias e inundaciones registradas en el distrito sureste de Kau fueron muy diferentes a las de la región relativamente más seca de Kona en el oeste de la Isla Grande, donde crece mucho más café y la tormenta causó poco impacto.

"Estábamos preparados, pero nada sucedió", dijo Bruce Corker, un cafetalero de Kona.

Mientras tanto, el huracán Julio, aproximadamente a los 1.207 kilómetros al este de la Isla Grande, era una tormenta de categoría 2 y registraba vientos máximos sostenidos cercanos a los 169 kilómetros por hora (105 millas por hora).

Funcionarios del Servicio Meteorológico Nacional predijeron que seguirá debilitándose en un curso a cerca de 321,85 kilómetros  al norte de la cadena de islas a partir de cierto momento del domingo por la mañana.

Si Julio se mantiene en curso, los impactos a las islas serían mínimos, dijo Derek Wroe, meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional. "Veremos cierto oleaje grande... Quizá tengamos fuertes lluvias. Todo eso asumiendo que su curso se mantenga. De otra forma, podríamos ver ciertas condiciones de tormenta tropical", aseguró.

Iselle también se debilitó tras ser degradada de huracán a tormenta tropical aproximadamente a 80 kilómetros de tierra el jueves por la noche mientras la cizalladura del viento y el terreno montañoso de la isla de Hawai iban minando su fuerza, de acuerdo con los expertos.

Huracanes o tormentas tropicales han azotado directamente a Hawái sólo tres veces desde 1950. La última vez fue en 1992, cuando el huracán Iniki mató a seis personas y destruyó más de 1.400 viviendas en Kauai.

El Estado se preparó para las tormentas consecutivas cerrando oficinas de gobierno, escuelas y de servicio de tránsito en todo Hawái. Pero las elecciones primarias del sábado, incluyendo contiendas congresistas y gubernamentales, siguen en pie.

Los viajeros enfrentaron cambios de planes mientras varias aerolíneas cancelaron decenas de vuelos el jueves, pero la mayoría de los vuelos del viernes no fueron interrumpidos. Algunas aerolíneas condonaron cuotas por cambios de reservación y por diferencia de costos para pasajeros que se vieron obligados a cambiar sus planes.

Las tormentas son inusuales en Hawái pero no inesperadas en años de El Niño, un cambio en la temperatura oceánica que afecta el clima en todo el mundo.

Antes de la temporada de huracanes de este año, funcionarios de servicios meteorológicos advirtieron que la amplia franja del Océano Pacífico que incluye Hawái podría sufrir la aparición de siete tormentas tropicales este año.

  • Comparta este artículo
Mundo

Hawái espera llegada de Julio tras paso de Iselle

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota