Mundo

Primeros pasos hacia la reconstrucción

Irak pretende recobrar pulso con renuncia de Al Maliki

Actualizado el 16 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Ex primer ministro confirmó a Haidar al Abadi como sucesor ante presión política

Sunitas recibieron a nuevo mandatario y confían en su labor contra los yihadistas

Mundo

Irak pretende recobrar pulso con renuncia de Al Maliki

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Una mujer del grupo étnico shabak, descansa en un campo de refugiados cerca de la ciudad de Dohuk, al norte de Irak. Según la Agencia Internacional de Migración, el número de desplazados alcanza el millón de personas. | EFE

Bagdad. EFE y AFP. Los principales líderes iraquíes dieron ayer los primeros pasos hacia la reconstrucción política del país, después de la convulsa marcha del primer ministro, Nuri al Maliki, que deja un país dividido y amenazado por el yihadista Estado Islámico.

Rodeado por los dirigentes de su coalición Estado de Derecho, Al Maliki anunció en la noche del jueves su renuncia al cargo y afirmó que le dará su apoyo al primer ministro designado, Haidar al Abadi, de su mismo partido.

Su salida fue recibida con alivio, no solo por la minoría sunita y los kurdos de Irak, sino también por los políticos chiitas que hasta hace poco le dieron su apoyo.

Por eso, las primeras señales de distensión no se hicieron esperar, aunque el camino que le espera a Al Abadi hasta formar un nuevo Ejecutivo que represente a todos los iraquíes es cualquier cosa menos sencillo.

Para empezar, parece contar con la aprobación de la mayor autoridad moral de los chiitas y firme aliado de Teherán, el gran ayatolá Ali al Sistani, quien ayer en el sermón de los viernes dio su bendición a Al Haidar y reclamó la unión de todos los iraquíes frente al enemigo común del Estado Islámico (EI).

“El deterioro de la vida política entre los iraquíes dentro de Irak y con otros países convierte en una urgencia la necesidad de cambiar posiciones y puestos en el Estado”, leyó Ahmed al Safi, representante de Sistani, en un mensaje que dio en su nombre.

Cambios. Además de llamar a la renovación de las caras y nombres de la política, el ayatolá instó a todos los partidos a fraguar un acuerdo nacional para hacer frente a los desafíos que enfrenta el país.

En consecuencia, consideró, será obligatorio cumplir los requisitos constitucionales en los tiempos establecidos y acelerar los planes de apoyo para las decenas de miles de desplazados en el norte y oeste de Irak por la ofensiva del EI.

Al Abadi también recibió una cauta bienvenida por parte de varios de los más distinguidos líderes sunitas, que acusaban a Al Maliki de haber provocado la polarización que vive Irak.

El jeque tribal Ali Hatem Suleiman, influyente cabecilla sunita en la provincia occidental de Al Anbar, se mostró dispuesto a cooperar con el nuevo Gobierno de Al Abadi, siempre y cuando este retire a las fuerzas de seguridad de su provincia y avance en el desarme de las milicias fieles a Al Maliki .

Reacciones. En una rueda de prensa en Erbil (evidenciando así la nueva sintonía existente entre kurdos y árabes sunitas) Suleiman reclamó al primer ministro designado que responda a las demandas de su minoría, que abonaron el nacimiento de la rebelión ahora capitalizada por los yihadistas.

En su misma línea, el dirigente de la coalición sunita Unidos, Mohamed al Jalidi, dijo en un comunicado que su bloque apoya el nombramiento de Al Abadi como nuevo primer ministro y mostró su esperanza de que se realice un verdadero cambio en el Gobierno.

“Es difícil volver a la época anterior al pasado 10 de junio (cuando el EI tomó la ciudad de Mosul) y creo que todo el mundo se ha dado cuenta de eso, incluidos los iraníes y los estadounidenses” , dijo Al Jalidi.

Lamentó que la ocupación de Mosul y la provincia de Saladino por parte del EI es el “resultado de los desastrosos errores que llevó a cabo (el primer ministro saliente, Nuri) Al Maliki en el país”, quien no pudo controlar la situación .

  • Comparta este artículo
Mundo

Irak pretende recobrar pulso con renuncia de Al Maliki

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota