Mundo

EE. UU. rechaza toda responsabilidad en la crisis

Insurgentes avanzan en un Irak que parece impotente

Actualizado el 23 de junio de 2014 a las 12:00 am

Los yihadistas se adentran desde la frontera con Siria y siguen con violencia

Barack Obama teme que amenaza rebelde se extienda a otros países

Mundo

Insurgentes avanzan en un Irak que parece impotente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La foto superior muestra a un combatiente chiita vigilando en Najaf, el sur de Bagdad. Abajo, izquierda, un voluntario del Ejército iraquí se entrena en la ciudad de Najaf. Abajo, derecha, niños iraquíes refugiados en Khazer. | AP

Bagdad. AFP. Los insurgentes sunitas consolidaron ayer sus posiciones en el oeste de Irak en la frontera con Siria, mientras el Ejército iraquí abandonaba ciudades ocupadas por yihadistas.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry , de visita en la región, pidió a los dirigentes que superen las diferencias sectarias.

Al comenzar su gira por Oriente Medio y Europa, Kerry realizó una parada en Egipto donde aseguró que no le corresponde a su país escoger a los líderes de Irak y que Washington no es responsable de su crisis.

Aunque no reclamó formalmente la renuncia del jefe de Gobierno iraquí, Nuri al-Maliki, Estados Unidos, que lideró en 2003 la invasión que derrocó a Sadam Huseín, no oculta su desaprobación del primer ministro chiita, acusado de intensificar las divisiones entre grupos religiosos .

“Los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) tienen una ideología violenta y represiva. No solo es una amenaza para Irak, sino también para toda la región (...). Estamos en un momento crítico y debemos pedir a los dirigentes iraquíes que superen sus diferencias confesionales”, manifestó Kerry.

“Estados Unidos no pretende elegir a nadie. Es el pueblo iraquí el que tiene que elegir a sus dirigentes”, señaló, y añadió que su país no es responsable de que Irak esté ahora al borde del caos.

Tres ciudades más. Los insurgentes sunitas del EIIL tomaron tres ciudades de la provincia occidental de Ambar (de al-Kaim, de Rawa y de Aana) y el Ejército informó de que se había tenido que retirar por razones tácticas para “redesplegarse”. Sin embargo, varios testigos dijeron que los insurgentes tomaron una de las ciudades y su puesto fronterizo con Siria desde el sábado.

Estas ciudades están cerca de la carretera que une Siria con la provincia iraquí de Ambar, en la que los insurgentes ya tomaron en enero Faluya, a 60 km al oeste de Bagdad, y de sectores de Ramadi, la capital de la provincia.

Desde el principio de su ofensiva el 9 de junio, los insurgentes tomaron Mosul, la segunda ciudad más grande del país, gran parte de la provincia en la que se encuentra, Nínive (norte), de Tikrit y sectores de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte). Ahora siguen avanzando hacia el oeste y la toma del puesto fronterizo de Al-Kaim es una importante victoria para ellos.

Solo hay otros dos puntos de acceso oficiales en los 600 km de la porosa frontera entre Irak y Siria. Uno de ellos lo controla el Ejército y el otro las fuerzas kurdas. Gran parte del resto de la frontera escapa al control de los Gobiernos tanto sirio como iraquí. Los yihadistas del EIIL, que intentan crear un Estado islámico en una zona sita entre los dos países, están implicados además en la guerra de Siria.

Ataques. Ayer por la mañana la televisión pública iraquí afirmó que se realizó un ataque aéreo contra un grupo de insurgentes en Tikrit (norte), en el que mataron 40 de ellos; sin embargo, testigos de los hechos dijeron que en este ataque contra una estación de servicios del centro de la ciudad habían muerto siete personas más.

Los líderes religiosos chiitas de Irak pidieron voluntarios para tomar las armas contra el avance del EIIL, que proclamó su intención de entrar en Bagdad y en las ciudades santas de Kerbala y Najaf.

También, los yihadistas consiserados ultrarradicales del EIIL utilizaron por primera vez en Siria vehículos Hummer blindados, que le quitaron al Ejército iraquí durante los combates librados en el norte del país.

“Han utilizado por primera vez este tipo de vehículos para conquistar las localidades de Eksar y de Maalal, en la provincia de Alepo, cerca de la frontera turca, tras violentos combates contra el Frente Islámico y sus aliados del Frente Al- Nosra”, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama , advirtió ayer de que la brutal ofensiva de los yihadistas en Irak podría desestabilizar a otros países en la volátil región de Oriente Medio. La ofensiva del Estado Islámico de Irak y el EIIL se orienta a Bagdad, en su objetivo de crear un Estado islámico en ambos países.

Temida expansión. Obama, quien descartó volver a enviar tropas de combate a Irak, exteriorizó que teme que los militantes tengan un impacto aún más extendido, al tiempo que advierte de que su ideología extrema plantea una amenaza de medio y largo plazo a EE. UU.

“Tendremos que estar alertas en general. Ahora mismo, el problema con el EIIL es el hecho de que están desestabilizando al país (Irak)”, dijo Obama.

  • Comparta este artículo
Mundo

Insurgentes avanzan en un Irak que parece impotente

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota