Mundo

Cristianos abandonan sus casas para escapar del Estado Islámico en Siria

Actualizado el 25 de febrero de 2015 a las 09:37 am

Unos 90 cristianos asirios fueron secuestrados por el grupo yihadista

Mundo

Cristianos abandonan sus casas para escapar del Estado Islámico en Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Alrededor de 30.000 asirios, una de las comunidades más antiguas convertidas al cristianismo, vivían en Siria antes del comienzo de la guerra en 2011 (EFE)

Beirut

Unos 5.000 cristianos asirios abandonaron sus casas en Siria después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) secuestrara a decenas de personas de esta confesión.

En la provincia de Hasake, en el extremo noreste de Siria, casi 1.000 familias se vieron obligadas a abandonar sus casas para refugiarse en las ciudades de Hasake y Qamishli, "o sea casi 5.000 personas", declaró a la AFP Osama Edward, director de la red asiria de los derechos humanos con sede en Suecia.

Desde el lunes, los yihadistas han secuestrado a 90 sirios de la comunidad asiria en la provincia de Hasake, fronteriza con Turquía y con Irak, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Según Edward, el número de rehenes "en su gran mayoría mujeres, niños y ancianos, oscila entre 70 y 100 personas".

Alrededor de 30.000 asirios, una de las comunidades más antiguas convertidas al cristianismo, vivían en Siria antes del comienzo de la guerra en 2011, la mayoría de ellos en Hasake.

"Los yihadistas irrumpieron en las casas el lunes en la madrugada, cuando todo el mundo dormía" en la región de al-Jabur, nombre del río que bordea 35 localidades asirias de la provincia de Hasake, declaró Edward.

Después se apoderaron de una decena de aldeas, sobre todo de Tal Shamiram.

"Mi esposa es originaria de Tal Shamiram y cuando quiso contactar por teléfono con su tío, le contestó un hombre que dijo 'Aquí es la casa del Estado Islámico'", contó Edward.

Según él, los rehenes fueron llevados a Shadadé, un bastión del EI en la provincia de Hasake.

Edward, que pide protección internacional para los desplazados, afirma que el EI había pedido a los lugareños hace unas semanas que quitaran las cruces de las iglesias.

Según el OSDH, "el EI atacó para vengarse de los kurdos que lanzaron una ofensiva, con la ayuda de los bombardeos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, para recuperar pueblos de Hasake".

"Saben muy bien que secuestrar a cristianos da mucho que hablar a nivel internacional", explica Edward.

Para Washington, "el hecho de que el EI tome como blanco una minoría religiosa demuestra una vez más su trato brutal e inhumano contra todos aquellos que no están de acuerdo con sus objetivos de división y con sus creencias tóxicas".

Francia también condenó el secuestro y pidió la liberación inmediata de los asirios.

En el ámbito diplomático, y por primera vez desde la ruptura de relaciones entre Siria y Francia en 2012, cuatro parlamentarios franceses, de la izquierda y de la derecha, llevan a cabo una misión en Siria desde el martes.

Un portavoz del Gobierno francés recalcó que es una "iniciativa personal" y "no una iniciativa oficial de Francia".

  • Comparta este artículo
Mundo

Cristianos abandonan sus casas para escapar del Estado Islámico en Siria

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota