Mundo

47 policías y reclutas mueren en Yemen por atentado con bomba

Actualizado el 15 de mayo de 2016 a las 01:09 pm

Acciones del Estado Islámico deja más de 50 heridos.

Mundo

47 policías y reclutas mueren en Yemen por atentado con bomba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un grupo tribales armados, leal a los rebeldes chiitas Houthi, cubren sus caras de remolinos de polvo durante una reunión para mostrar su apoyo a los rebeldes, en las afueras del este de Saná, Yemen. (Imagen con fines ilustrativos) (EFE)

Al menos 47 policías y reclutas murieron el domingo en dos atentados en Yemen, uno de ellos reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI), en el puerto de Mukalla (este).

El EI atacó por segunda vez en pocos días esta ciudad de 200 mil habitantes, recuperada hace apenas un mes de manos del grupo rival Al Qaida por las fuerzas gubernamentales con apoyo de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos.

El domingo, un kamikaze se infiltró entre jóvenes reclutas reunidos en la sede policial de Mukalla, en el distrito de Fuwah, y se hizo estallar, matando al menos a 41 personas y dejando más de 50 heridos.

Poco después, un segundo ataque con explosivos delante de la oficina del jefe de policía de la región de Hadramut, el general Mubarak al Oubthani, mató a seis de sus guardaespaldas, e hirió ligeramente al oficial, según una fuente de seguridad.

En un comunicado difundido en internet, el EI reivindicó el ataque suicida, la segunda intervención del grupo yihadista en un área conocida por ser el bastión de su rival Al Qaida.

"El hermano Abu al Bara al Ansari (...) detonó su cinturón explosivo en un encuentro de apóstatas de las fuerzas de seguridad", afirma el comunicado.

El jueves pasado, el EI había reivindicado tres atentados suicidas contra el ejército yemenita en Jalf, al este de Mukalla, matando a por lo menos 15 personas.

En el primero, un suicida forzó el paso en la entrada de una base militar e hizo estallar el coche bomba que conducía, despejando así el camino para un segundo kamikaze que detonó los explosivos de su vehículo en el interior del recinto, explicó el mando castrense.

Simultáneamente, estallaron enfrentamientos con armas automáticas fuera de la base entre militares y atacantes, añadió la fuente.

Entre tanto, un tercer suicida se dirigió a la residencia del comandante de Hadramut, el general Faraj Salmin, donde hizo estallar su coche. El oficial salió indemne.

El general había alardeado el viernes de que sus fuerzas habían capturado a "250 miembros" de Al Qaida desde que recuperaron el control de Mukalla y las localidades costeras de los alrededores, incluyendo al comandante de la ciudad de Shiht, a unos 60 kilómetros al este.

La expulsión de Al Qaida de la zona se hizo con respaldo de las fuerzas especiales de los Emiratos Árabes Unidos y de Arabia Saudí.

El Pentágono reveló además la semana pasada que se había desplegado un "número muy reducido" de personal militar estadounidense alrededor de Mukalla para apoyar la operación.

La marina estadounidense tiene varios barcos en las proximidades, incluido un navío de asalto anfibio, el "USS Boxer", y dos destructores.

La ofensiva contra Al Qaida llega en medio de una tregua y conversaciones de paz entre el gobierno y los rebeldes chiitas hutíes.

Yihadistas de Al Qaida y del EI han ganado ventaja en el conflicto y extendido su presencia en Hadramut y otras áreas del sur de Yemen, incluida la segunda ciudad del país, Adén, donde el gobierno tiene su sede.

El EI ha reivindicado varios ataques contra objetivos del gobierno y la coalición en los últimos meses.

Washington ve a Al Qaida en la Península Arábiga (AQPA) como la más peligrosa de la red yihadista y en las últimas semanas ha intensificado su guerra con drones contra el grupo.

Pero los yihadistas mantienen una fuerte presencia en la zona y aún controlan varias localidades en el interior del valle de Wadi Hadramut.

La guerra en Yemen, un conflicto que opone al gobierno, apoyado por Arabia Saudí y Washington y a los rebeldes chiitas hutíes, respaldados por Irán, ha dejado desde marzo de 2015 más de 6.400 muertos, 30.500 heridos y 2,8 millones de desplazados en algo más de un año, según estimaciones de la ONU.

  • Comparta este artículo
Mundo

47 policías y reclutas mueren en Yemen por atentado con bomba

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota