Mundo

Compradores por encargo de otros

‘Profesionales de la cola’, el nuevo empleo en Venezuela

Actualizado el 14 de enero de 2015 a las 12:00 am

Hacer filas en las madrugadas permite a personas pobres modo de sobrevivir

Mundo

‘Profesionales de la cola’, el nuevo empleo en Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Consumidores hacían filas el martes en un supermercado de Caracas en procura de conseguir productos básicos. (AFP)

Caracas. AFP. La escasez de rubros básicos en Venezuela causa largas colas en supermercados y farmacias , lo que aunado a la crisis económica ha empujado a algunos venezolanos a servir como “empleados por encargo” que compran alimentos y otros bienes para particulares.

Krisbell Villarroel, caraqueña de 22 años y madre soltera de dos niñas, es una de esas personas que vive de hacer colas desde la madrugada para comprar artículos que después vende a sus clientes, quienes le pagan además por el tiempo invertido en la fila.

“Todos los días hay que levantarse a las 2 de la madrugada y llamar a mis amistades para saber dónde están o qué productos irán a vender”, explica Villarroel en la cocina de su casa, en una barriada popular en las cercanías de Caracas.

“Ese es mi día a día. Salir de la primera cola a las 10 a. m. y quizás irnos a otra para ver qué están vendiendo. Y pasar el día así a ver qué conseguimos. Quizás en un abasto (comercio) conseguimos leche, azúcar o café, pero en otro hay harina, arroz, pañales o champú”, relata.

Sus clientes son “personas de casas de familia que no tienen tiempo o necesidad de estar en una cola. Son empresarios, tienen su vida propia y cómo pagarle a alguien”.

Varios propietarios de restaurantes en Caracas aseguraron a que tienen en su plantilla a un empleado contratado solo para hacer colas en supermercados y tiendas en busca de los productos necesarios para sus cartas.

V enezuela sufre la escasez de casi un tercio de los bienes básicos , una inflación de 64% en el 2014 y una recesión económica provocada en parte por una sequía de divisas que desde 2013 v limita importaciones esenciales.

El gobierno de Nicolás Maduro asegura que el país es víctima de una “guerra económica” provocada por la oposición y empresarios para desestabilizar, pero muchos economistas afirman que el modelo económico chavista de control de cambio y de precios fracasó y acentuó la dependencia de Venezuela del petróleo.

Focos de tensión. En los últimos días, ante la magnitud y duración de las colas y algunos tumultos, el gobierno ordenó a las fuerzas de seguridad custodiar los supermercados estatales y privados.

PUBLICIDAD

Además, algunos gobernadores del chavismo han prohibido hacer colas nocturnas frente a los supermercados.

Trabajadores de un supermercado de Caracas, perteneciente a la red pública de alimentación del Gobierno,  reponían el lunes  los productos en una estantería.
ampliar
Trabajadores de un supermercado de Caracas, perteneciente a la red pública de alimentación del Gobierno, reponían el lunes los productos en una estantería. (EFE)

Para el país caribeño, que obtiene 96% de sus divisas del crudo, el 2015 luce sombrío considerando la abrupta caída del petróleo venezolano a un promedio anual de $43,12, que podría profundizar la escasez y el racionamiento en los supermercados en los próximos meses.

Krisbell cobra entre 600 y 1.200 bolívares por encargo al día (entre $3,6 y $7,1 a la tasa del mercado negro). Gana al menos unos 13.200 bolívares mensuales ($79) en ventas a sus clientes, más que el salario de algunos profesionales universitarios.

Pero en este ritmo de vida Villarroel cuenta lo complicado de atender a sus hijas, con las que a veces debe hacer la cola. “No me dejan pasar de primero. Tengo que estar ahí y es más fuerte aún porque los niños son muy inquietos, ellos se cansan”, detalla.

En esas ocasiones negocia con los vendedores informales que se organizan para estar siempre en los primeros puestos en las colas, para pasar antes pagándoles y entregando parte de las compras porque “todo tiene un precio”.

Además, las colas nocturnas son arriesgadas en un país con alta criminalidad y la segunda mayor tasa de homicidios del mundo, unos 58 al año por cada 100.000 habitantes, según la Organización Mundial de la Salud.

Krisbell afirma “no estar incumpliendo la ley”, y señala que “si se resuelve este problema de las colas tendría que buscar otro trabajo para resolver las cosas de mis hijas. Estoy sola con ellas, y por eso lo estoy haciendo. Y así como yo somos muchas”.

Para Villarroel, “esto es culpa de los venezolanos. Hacemos siete horas de cola en nuestro propio país y por qué, si tenemos el derecho a llegar a un automercado a comprar sin necesidad de estar matándonos unos a otros. Si quiero 10 harinas de maíz ¿por qué solo puedo llevar 4? Eso no debería ser así”, critica en alusión a los racionamientos impuestos en los comercios.

  • Comparta este artículo
Mundo

‘Profesionales de la cola’, el nuevo empleo en Venezuela

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota