Mundo

Conservar el control en Cuba requiere crecimiento económico

Actualizado el 11 de enero de 2015 a las 12:00 am

Analistas coinciden en que Cuba deberá tener más apertura para atraer inversión

Cercanía con EUA corresponde a la búsqueda de nuevas fuentes de desarrollo

Mundo

Conservar el control en Cuba requiere crecimiento económico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.

Cuando el presidente cubano, Raúl Castro, inauguró la terminal para contenedores en el puerto en la costa norte de Cuba, describió la iniciativa y la zona especial de negocios adyacente como “un proyecto trascendental para la economía nacional”.

Documentos oficiales prometieron grandes incentivos para los inversionistas: a las compañías extranjeras se les daría mayor control para fijar salarios en las fábricas dentro de la zona.

Un año después, el Gobierno cubano todavía no anuncia una sola inversión extranjera. Funcionarios insisten en que es alto el interés, pero en los últimos años, han sido más los inversionistas extranjeros que han salido de Cuba que los que han llegado.

Varios agentes de negocios dicen que los ha rechazado un gobierno determinado a no abrir más allá de una ranura al sistema económico y político, para mantener a raya los mercados libres y las libertades más generales.

“Básicamente, todo se trata de conservar el control”, comentó Ted Piccone, un investigador en la Institución Brookings, quien estudia la economía cubana. “Está viendo lo que funciona mejor, mientras mantiene controles sociales y económicos”.

Estrategia. El acuerdo de Castro con Estados Unidos en diciembre para liberar presos políticos y normalizar relaciones les parece a varios expertos que, en esencia, es una decisión económica.

ampliar

La impulsa tanto la necesidad de una fuente nueva de crecimiento, como un deseo de postergar, al menos por ahora, cuestiones más fundamentales sobre cuán profundamente pretende el gobierno impulsar las reformas.

Es claro que el país necesita un estímulo: se espera que el crecimiento económico sea de solo 1,3% este año, por debajo del objetivo gubernamental del 2,2%, a pesar de más de cinco años de nuevas políticas que permiten que los cubanos abran pequeños negocios, trabajen en el extranjero, y compren y vendan propiedades y vehículos.

Además de eso, algunos analistas dicen que Venezuela , el principal benefactor de Cuba, no tiene otra opción más que reducir sus entregas de petróleo subsidiado a la Isla, debido a su propia crisis causada por la caída mundial en los precios del oro negro.

Eso podría amenazar con lanzar a Cuba a los apagones y las graves privaciones que siguieron al colapso de la Unión Soviética.

PUBLICIDAD

Cambios. Sin embargo, según varios economistas, el plan del presidente Barack Obama de permitir mayor interacción entre ambos países pudiera no ser la línea de vida que espera Cuba, a menos que supere su propia resistencia a cambiar también.

“Estados Unidos no puede resolver los problemas de la maraña burocrática de Cuba”, comentó Richard Feinberg, profesor de Economía Política Internacional en la Universidad de California, en San Diego.

Para cosechar los beneficios de lo que ofrece Obama, desde la venta de telecomunicaciones hasta tarjetas de crédito, “Cuba debe transitar de un país donde la apuesta más segura es no hacer nada a uno en el que las nuevas ideas se abracen aunque amenacen el control comunista”, manifestó Feinberg.

ampliar

Inicialmente, podría ser que Cuba pudiera postergar ese reto. Las firmas estadounidenses que ofrecen viajes educativos a Cuba, de conformidad con las normativas actuales, sostienen que se disparó el interés desde el anuncio.

En insightCuba, una agencia de viajes en New Rochelle, Nueva York, se han triplicado las llamadas y el interés en Internet. “La gente está emocionada por la noticia”, comentó Tom Popper, el presidente de insightCuba. “Los visitantes están diciendo que quieren ir ahora, antes de que cambie Cuba”.

Unos 400.000 estadounidenses, en su mayoría cubano-estadounidenses, viajan cada año a la Isla. Si se duplica esa cantidad, y si cada visitante gasta una suma promedio de $1.000, Cuba ganará $400 millones adicionales de Estados Unidos.

Estados Unidos está preparada para ayudar. La nueva política de Obama no levanta el embargo comercial. No obstante, su plan incluye disposiciones que les permiten a los estadounidenses exportar equipo agrícola a pequeños agricultores cubanos, materiales para construcciones residenciales privadas, bienes para el uso de emprendedores cubanos del sector privado, y equipo de telecomunicaciones, incluidos teléfonos celulares y la infraestructura necesaria para expandir el acceso a Internet.

Además, si Estados Unidos elimina a Cuba de su lista de Estados que patrocinan el terrorismo, una posibilidad que planteó Obama, Cuba también podría solicitar financiamiento al Fondo Monetario Internacional o a otras entidades crediticias y pagar cosas como tractores y camiones.

  • Comparta este artículo
Mundo

Conservar el control en Cuba requiere crecimiento económico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota