Mundo

Vaticano juzgará a obispos protectores de pederastas

Actualizado el 11 de junio de 2015 a las 12:00 am

La creación de un tribunal es una de las reformas impulsadas por Su Santidad

Mundo

Vaticano juzgará a obispos protectores de pederastas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Vaticano juzgará a obispos que encubran pedofilia (AFP)

Ciudad del VaticanoAFP El Vaticano creó este miércoles un tribunal para juzgar a los obispos que han encubierto a curas pederastas, bajo el cargo de “abuso de poder”.

La medida, exigida durante años por las víctimas, no fue bienvenida por asociaciones de víctimas en Estados Unidos, según las cuales ese juicio no debería realizarlo el Vaticano.

El tribunal estará a cargo de una sección de la Congregación para la Doctrina de la Fe, según explicó el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

El papa Francisco introdujo el delito de “abuso de poder episcopal”, el cual tuvo que ser revisado, pues, si bien existía en el derecho canónico, no había mecanismos para encarar esos casos, agregó el vocero papal.

Las denuncias deberán ser hechas a la Congregación para los Obispos, a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y a la Congregación para las Iglesias Orientales, según estableció el Papa.

Se trata de una reforma importante para mostrar el compromiso de Francisco en la lucha contra la pederastia de eclesiásticos .

Francisco fijó un plazo de cinco años para evaluar la eficacia del tribunal.

El año pasado, el Pontífice creó una comisión, formada por 17 personas de distintas nacionalidades y varios laicos, entre ellos representantes de las víctimas, para luchar contra el encubrimiento de abusos, una práctica corriente hasta hace pocos años dentro de la Iglesia católica.

La comisión de expertos, presidida por el cardenal estadounidense Sean O’Malley, elaboró la propuesta, la cual fue aprobada por el Papa.

Insatisfechos. La creación del tribunal era una de las medidas exigidas por las asociaciones de víctimas, que, en los últimos meses, han protestado por el nombramiento del obispo chileno Juan Barros en Osorno y del cardenal australiano George Pell, actual prefecto de la Secretaría para la Economía del Vaticano, vinculados al encubrimiento de casos de abusos.

El cardenal Pell fue acusado de haber tratado de comprar el silencio de una víctima que había sido víctima de abuso por un cura de su diócesis en la década de 1980 y su permanencia en el influyente cargo de as de las finanzas vaticanas fue cuestionado incluso por un miembro de la Comisión Pontificia contra la Pederastia.

PUBLICIDAD
El prefecto de la Casa Pontificia Georg Gaenswein camina frente a una fila de guardias suizos este miércoles 10 de junio, en el Vaticano, minutos antes de la llegada del presidente ruso, Vladimir Putin, para una audiencia privada con el Papa Francisco. | AFP
ampliar
El prefecto de la Casa Pontificia Georg Gaenswein camina frente a una fila de guardias suizos este miércoles 10 de junio, en el Vaticano, minutos antes de la llegada del presidente ruso, Vladimir Putin, para una audiencia privada con el Papa Francisco. | AFP

La nueva medida del Papa ha sido mal recibida por la asociación estadounidense de víctimas (SNAP).

“Mientras los curas que han cometido o encubierto crímenes sexuales vayan a ser juzgados por otros curas, nada cambiará”, lamentó, en un comunicado, esta asociación.

En febrero pasado, Francisco instó en una carta solemne a los obispos de todo el mundo –cerca de 5.000– a no encubrir por ningún motivo casos de pederastia, un fenómeno que afecta en manera diferente a la Iglesia de todos los continentes.

El nuevo tribunal forma parte de las reformas de la curia, impulsadas por Francisco para limpiar la imagen de la Iglesia.

Información financiera. Ayer, el Vaticano también se comprometió a compartir información fiscal de ciudadanos estadounidenses con Estados Unidos, la medida más reciente para mejorar la reputación en su banco tras una serie de escándalos.

Autoridades vaticanas y estadounidenses firmaron un acuerdo en que la Santa Sede se comprometió a cumplir con una ley estadounidense que data del 2010, diseñada para alentar –obligar, dirían algunos– a las instituciones financieras a compartir información sobre cuentahabientes estadounidenses con las autoridades del país.

Las autoridades italianas acusan desde hace años que el banco del Estado vaticano ha sido un paraíso fiscal.

Con el entonces papa Benedicto XVI, el Vaticano comenzó a reformar todas sus instituciones financieras para cumplir con los estándares internacionales contra el lavado de dinero y la evasión fiscal.

No se sabe cuántos estadounidenses tienen cuentas en el banco vaticano, pero sería una fracción de los 15.181 cuentahabientes.

Hasta ahora, 62 países se han comprometido con la Ley de Cumplimiento Fiscal Extranjero de Estados Unidos, mientras otros 50 tienen “acuerdos en sustancia”. La Santa Sede recientemente firmó un acuerdo para compartir información fiscal con Italia, aunque se basa en solicitudes mientras que con la ley estadounidense se reporta automáticamente y de forma anual, según autoridades norteamericanas.

El ministro del Exterior del Vaticano, monseñor Paul Gallagher, dijo que la decisión de firmar el primer acuerdo intergubernamental es parte de su “antigua estrategia de asegurar y promover la legalidad, transparencia y comportamiento ético en los campos financiero y económico”.

El embajador estadounidense Kenneth Hackett dijo que “de todas las medidas que podrían tomarse para eliminar la pobreza en el mundo, frenar la evasión fiscal posiblemente sea una de las más efectivas”.

  • Comparta este artículo
Mundo

Vaticano juzgará a obispos protectores de pederastas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota