Mundo

Unión Europea se reúne en cumbre para responder a las tragedias del Mediterráneo

Actualizado el 23 de abril de 2015 a las 06:46 am

Mundo

Unión Europea se reúne en cumbre para responder a las tragedias del Mediterráneo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Bruselas

Los líderes europeos se reúnen este jueves en una cumbre extraordinaria en Bruselas para evaluar la posibilidad de una operación militar contra los traficantes de personas en Libia y así frenar el flujo de inmigrantes que intentan llegar a Europa cruzando el Mediterráneo.Entre las propuestas que tendrán sobre la mesa los mandatarios europeos figura la "captura y destrucción de los buques usados por los traficantes de seres humanos", según un proyecto de declaración al que tuvo acceso la AFP.La reunión se llevará a cabo cuando empiezan a conocerse desgarradores detalles sobre el naufragio del domingo en el Mediterráneo, en el que murieron más de 800 personas.Una fuente diplomática indicó que los Estados miembros se preparaban a aprobar la declaración, que incluye el plan de acción de 10 puntos presentado el lunes por la Comisión Europea, que refleja su disposición a tomar acciones decisivas contra los traficantes que amontonan en barcos desvencijados a quienes huyen de la miseria y los conflictos en Africa, Medio Oriente y Asia.La UE debe "declarar la guerra a los traficantes de seres humanos", afirmó el comisario europeo a cargo del tema, Dimitris Avramopoulos, en una entrevista publicada por el diario La Stampa.El presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, cuyo país está en la primera línea de este drama, aludió  esta semana a la posibilidad de "intervenir" militarmente contra los traficantes en Libia."Ataques contra la extorsión, contra los esclavistas (los traficantes), forman parte de nuestro razonamiento", subrayó Renzi.El lunes, la Comisión presentó un plan de acción en diez puntos entre los que figura la "captura y destrucción" de los buques utilizados por los traficantes, pero también medidas para agilizar el tratamiento de las solicitudes de asilo y repartir con mayor "solidaridad" la carga que representa para los Estados miembros la acogida de los demandantes de asilo.Al presentarlo, la jefa de la diplomacia europea, la italiana Federica Mogherini, enfatizó que la UE "no tiene más excusas".Este plan refleja las mismas preocupaciones y llega casi a la misma conclusión que el plan presentado en 2013 luego de la tragedia frente a la isla italiana de Lampedusa.Entonces, la Comisión proponía reforzar las patrullas aéreas y marítimas en el Mediterráneo para "interceptar" los buques cargados de inmigrantes, así como asistir a los Estados miembros más expuestos a la flujo de migrantes.Entonces, la Comisión también se ufanaba de poner sobre la mesa "medidas y propuestas para una verdadera respuesta europea que puede hacer la diferencia". Los Estados miembros adoptaron el plan, pero nunca lo implementaron.Aún no se sabe cómo podría la UE "capturar y destruir" los buques. Al mismo tiempo, fuentes diplomáticas indican que no se trata de enviar tropas a Libia, país sumido en el caos y que se convirtió en la plataforma del tráfico de personas.Amnistía Internacional consideró este plan como "desgraciadamente y vergonozosamente inadecuado" y "no podrá  frenar la espiral de muertes en el mar"."Si no hacemos nada, pienso que este año veremos a medio millón de migrantes atravesar el Mediterráneo y, en ese caso, podrían registrarse potencialmente hasta 10.000 muertos", advirtió Koji Sekimizu, director de la Organización Marítima Internacional (OMI).Según otra agencia de la ONU, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2014 más de 170.000 migrantes llegaron por mar a Italia, cuatro veces más que en 2013, más de 3.000 murieron en el intento y, desde principios de 2015, unos 1.750 migrantes fallecieron en el Mediterráneo, es decir 30 veces más que durante el mismo periodo de 2014.En Sicilia, adonde llegaron los 28 sobrevivientes del naufragio del domingo, los relatos de la tragedia comenzaron a conocerse.Se sabe que la mayoría de quienes iban en el barco de 20 metros de eslora, estaban encerrados y hacinados en una bodega del navío, en el momento en que éste colisionó con un carguero portugués que había acudido en su ayuda.Un adolescente bangladesí que sobrevivió explicó que había tres tipos de pasajeros a bordo."Los que tenían menos dinero estaban encerrados en la bodega" dijo el muchacho, identificado por su nombre de pila, Abdirizak, al diario Corriere della Sera. "Nosotros estábamos en el nivel medio, y sólo los que pagaron más estaban arriba" en la parte superior del barco, agregó.Cuando se produjo la primera colisión, en plena oscuridad, hubo escenas de terror. "Todo el mundo gritaba, empujaba, golpeaba, en un ambiente terrorífico. Podíamos escuchar a los que estaban encerrados en la bodega gritar "¡socorro, socorro!", contó."No sé cómo, pero conseguimos empezar a nadar justo en el momento en que el barco se hundía", a 110 km de las costas libias, relató el adolescente.Según el testimonio de otro bangladesí, de 17 años, al diario británico The Daily Telegraph, la mayoría de los migrantes "eran africanos y no sabían nadar".Los migrantes habían pagado su viaje entre 330 y 660 euros, según la fiscalía de Catania.

  • Comparta este artículo
Mundo

Unión Europea se reúne en cumbre para responder a las tragedias del Mediterráneo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota