Mundo

Se castiga hasta con 15 años de cárcel

Rusia acusa de piratería a activistas de Greenpeace

Actualizado el 03 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Mundo

Rusia acusa de piratería a activistas de Greenpeace

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Brasileña inculpada por Rusia (AFP)

Moscú. AFP. La Justicia rusa inculpó el miércoles por “piratería” a cinco de los 30 activistas de Greenpeace, entre ellos una bióloga brasileña, detenidos la semana pasada tras una acción en una plataforma petrolera en el Ártico.

La brasileña Ana Paula Alminhana Maciel, el camarógrafo británico Kieron Bryan, el sueco-estadounidense de origen ruso Dmitri Litvinov, la finlandesa Sini Saarela y el ruso Roman Dolgov fueron acusado del delito de “piratería en banda organizada”, informó la ONG ecologista en un comunicado.

El proceso contra los otros militantes detenidos seguirá hoy, indicó una portavoz de Greenpeace.

En Rusia, el delito de piratería puede acarrear una pena de entre 10 y 15 años de cárcel.

De los 30 detenidos en el barco Arctic Sunrise de la ONG, cuatro son rusos y 26 extranjeros de 17 países diferentes, entre ellos, además de Alminhana, figuran los argentinos Hernán Pérez Orsi y Camila Speziale.

“Las inculpaciones por piratería no tienen fundamento y no se apoyan en ninguna prueba”, declaró Irina Isakova, abogada de Greenpeace, citada en el comunicado.

La brasileña Ana Paula Alminhana, el domingo anterior, ante el tribunal.  | AP
ampliar
La brasileña Ana Paula Alminhana, el domingo anterior, ante el tribunal. | AP

Isakova manifestó que la ONG presentará una demanda contra las “acciones ilegales de los investigadores y de los órganos judiciales” y afirmó que se cometieron varias irregularidades en este caso, especialmente en el momento de la detención de los activistas.

Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace International, denunció una decisión “irracional, destinada a intimidar y a silenciar” a la organización ambientalista.

Afirmó que se trata de la “amenaza más seria” contra la actividad "pacífica" de la asociación desde el caso del Rainbow Warrior, hundido en 1985 en el puerto de Auckland, Nueva Zelanda por los servicios secretos franceses cuando protestaba contra las pruebas nucleares en Polinesia.

“Tres décadas después, los militantes del Arctic Sunrise protestaron contra la industria petrolera y se arriesgan a una larga pena en una cárcel rusa”, dijo, al pedir a la opinión pública mundial que reclame la libertad de los detenidos.

  • Comparta este artículo
Mundo

Rusia acusa de piratería a activistas de Greenpeace

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota