Mundo

País acude a las urnas el viernes

Irlanda podría elegir un Parlamento dividido y sin una fuerza dominante

Actualizado el 24 de febrero de 2016 a las 01:05 pm

Políticas de austeridad podrían cobrarle una factura cara al actual priemr ministro

Mundo

Irlanda podría elegir un Parlamento dividido y sin una fuerza dominante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La líder del Partido Laborista de Irlanda, Joan Burton (centro, sentada), y los ministros Alex White (izquierda, en el sofá) y Brendan Howlin ofrecieron el miércoles una conferencia de prensa en Dublín. (AFP)

Dublín

Como ocurrió en Portugal o España, otros dos países sometidos al régimen de la austeridad, Irlanda vota este viernes en unos comicios de los que saldrá, según los sondeos, un Parlamento fragmentado y sin mayorías absolutas.

"Es claramente una elección antiausteridad" y "una de las más imprevisibles" de las últimas décadas, dijo a la AFP Jon Tonge, profesor de política de la Universidad de Liverpool.

Aunque este país de 4,6 millones de habitantes se ha convertido en el campeón del crecimiento en la Unión Europea (7% en los primeros nueve meses del 2015), los años de sacrificio han dejado un sabor amargo a los irlandeses.

"Quieren un futuro mejor sin el sufrimiento de las medidas de austeridad", constató Tonge.

Esgrimiendo los buenos resultados económicos, el  primer ministro saliente y líder del Fine Gael (conservador), Enda Kenny, y la líder laborista, Joan Burton, afirman que la continuación de su gobierno de gran coalición es la única opción viable para "estabilizar" el crecimiento económico y acabar el trabajo iniciado en el  2011.

Intenciones de voto. Según la última encuesta, realizada por RED C Research este fin de semana, el Fine Gael --en el poder-- ganaría con 30% de los votos (6 puntos menos que en las elecciones del 2011) seguido por Fianna Fail (centro derecha, 20%, +2,6 puntos), el Sinn Féin (15%, +5 puntos) y el Partido Laborista (centro izquierda, 7%, -12,4 puntos).

Los políticos independientes, los partidos pequeños y los movimientos antiausteridad lograrían el 28% de los votos (+13 puntos respecto a 2011).

"Creo que Enda Kenny seguirá siendo primer ministro. Esta es una elección lógica", dictaminó Jon Tonge, apuntando a la buena salud de la economía.

Sin embargo, la fuerte caída del laborismo que predicen las encuestas, atribuida a su incapacidad de defender el estado del bienestar en el gobierno, complicaría la tarea de Enda Kenny de obtener una mayoría absoluta de 84 escaños (de un total de 166).

Una situación vivida por otros dos líderes que tuvieron que aplicar medidas de austeridad, Mariano Rajoy en España y Pedro Passos Coelho en Portugal, que ganaron las elecciones,  pero no pudieron formar gobierno. El portugués fue desbancado por una coalición de izquierdas y el español está al borde de lo mismo.

Malestar contra austeridad. El resentimiento de los irlandeses ha cristalizado alrededor del nuevo impuesto sobre el agua introducido a principios del 2015, que provocó numerosas manifestaciones.

Eso se tradujo en un aumento de la popularidad del partido nacionalista de izquierda Sinn Fein, abiertamente contra la austeridad, y la aparición de partidos independientes nuevos tales como la Alianza contra la Austeridad/Los individuos antes beneficio (AAA-PBP).

El actual taoiseach (primer ministro) puede tratar de mantenerse en el poder mediante la expansión del gobierno de coalición a partidos más pequeños e independientes.

"Es posible, pero será muy inestable", advirtió  Jon Tonge, para el que el escenario más probable es la celebración de nuevas elecciones.

Irlanda ha estado dirigida desde 1932 alternativamente por los dos partidos de centro-derecha Fianna Fail y Fine Gael.

La alianza de estos viejos enemigos es una de las posibilidades de formar un gobierno estable. Sin embargo, el observatorio de elecciones de la Fundación Robert Schuman lo considera "poco probable, se han enfrentado mucho" en los últimos cinco años y su rivalidad se remonta a la guerra civil irlandesa de los años 1920.

Esta coalición histórica podría propulsar al Sinn Féin, el partido nacionalista de Gerry Adams, como primera fuerza de oposición en Irlanda. Muy popular en el Ulster, Irlanda del Norte, la parte de la isla que siguió siendo británica tras la independencia, el Sinn Féin, brazo político de la organización armada IRA, era relativamente marginal en Irlanda .

Son los vínculos con el IRA los que le convierten en un socio incómodo para entrar en una coalición.

Sin embargo, el partido de Adams sigue subiendo en las encuestas, beneficiado por el revivir del nacionalismo provocado por el rescate financiero internacional de la isla.

  • Comparta este artículo
Mundo

Irlanda podría elegir un Parlamento dividido y sin una fuerza dominante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota