Mundo

Plantea decretar la ley marcial como medida de seguridad

Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, piensa en autoritarismo para arreglar el país

Actualizado el 30 de marzo de 2017 a las 05:00 pm

Mundo

Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, piensa en autoritarismo para arreglar el país

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El presidente Rodrigo Duterte habló con la prensa, el 23 de marzo, en el aeropuerto internacional de Manila a su llegada de un viaje por Tailandia y Birmania. (AFP)

Manila

Tres décadas después del final de la dictadura en Filipinas, el presidente Rodrigo Duterte propone volver al autoritarismo como solución mágica a todos los problemas que la democracia no ha logrado resolver.

En una serie de discursos recientes, Duterte advirtió de que haría falta recurrir a la ley marcial para evitar que este archipiélago de 100 millones de habitantes caiga en la anarquía, el crimen, las drogas y el terrorismo.

Sus advertencias han despertado el espectro de la dictadura de Ferdinand Marcos, derrocado en 1986 por la revolución del "poder del pueblo", y aumentan la presión a las instituciones democráticas del país que tratan de reconstruirse.

"Hoy la situación es la más parecida de los últimos 30 años a una forma autoritaria de gobierno", aseguró Jose Miguel Diokno, decano del departamento de Derecho de la Universidad De la Salle de Manila y abogado de derechos humanos.

"Hay muchos paralelismos entre lo que ocurre en la actualidad y lo que sucedía antes", bajo el régimen de Marcos, asegura.

Entre los puntos en común con esa época hay el clima de miedo, debido en parte a la controvertida guerra contra las drogas lanzada por Duterte que ha dejado miles de muertos en sus primeros nueve meses de mandato.

"La situación es similar, en ambos casos, todo se hace bajo la amenaza de un fusil", dijo Diokno. Las familias de las víctimas temen sufrir represalias si denuncian y los disidentes sufren una política de intimidación, añade.

Pese a ello, al igual que el presidente estadounidense, Donald Trump, y otros polémicos líderes mundiales, Duterte cuenta con una amplia base de partidarios leales.

Buena parte de los filipinos están satisfechos con su campaña de represión antidrogas y consideran que el nuevo presidente encarna al hombre fuerte que necesita el país para transformar un sistema político profundamente corrupto, creador de uno de los mayores cismas de Asia entre ricos y pobres.

Un supuesto traficante de drogas yacía muerto, asesinado por un hombre no identificado, en Manila. (AFP)

Ataque al periodismo. Además, el presidente filipino atacó a los dos grandes medios de comunicación del país calificándolos de "hijos de puta" y advirtiéndoles de las repercusiones del karma por sus críticas coberturas sobre su dura guerra contra las drogas.

"No estoy amenazándoles, pero algún día su karma los alcanzará", expresó  Duterte sobre los dos medios. "Son unos sinvergüenzas, esos periodistas hijos de puta ", añadió.

Los ataques verbales de Duterte contra la mayor cadena de televisión ABS-CBN y el periódico Philippine Daily Inquirer se produjeron durante dos discursos en los que también criticó a la Unión Europea por criticas sus supuestos abusos contra los derechos humanos.

Según Rónald Mendoza, decano de la escuela de administración pública de la Universidad Ateneo, Duterte está poniendo a prueba la solidez de las instituciones democráticas.

De momento, el Ejército ha reaccionado a las declaraciones de Duterte afirmando que la ley marcial era inútil y los militares han rechazado sus llamamientos a unirse a la policía en la guerra contra las drogas.

Además, el país tiene un banco central independiente y medios de comunicación determinados a proteger la democracia. Pero, según Mendoza, son el Congreso y la Policía quienes han mostrado su fragilidad desde el inicio del reinado de Duterte .

"Somos mucho más fuertes que antes", asegura el académico, quien afirmó  a que los filipinos no permitirán el regreso de un régimen de excepción.

Nuevo país. Aparte de la ley marcial, Duterte quiere poner fin a la importancia de Manila por medio de la descentralización y el federalismo.

A semejanza de Donald Trump, el presidente filipino considera la capital como una guarida para las élites corruptas y cuenta con la mayoría parlamentaria para poner en marcha su proyecto federalista.

Por su parte, la oposición teme que los cambios en la Constitución, que solo permite un único mandato presidencial, desemboquen en un régimen autoritario.

También preocupa el hecho de que Duterte haya propuesto anular elecciones locales y su intención de restaurar la llamada Philippine Constabulary, una fuerza conjunta de policía y ejército que se convirtió en la principal herramienta de represión de la oposición en tiempos de Marcos.

El presidente también ha hablado de la posibilidad de hacer registros y arrestos sin mandato judicial, una práctica de la época de la dictadura.

"Es un proceso brutal y el ejército se está cuidando de ello", afirmó el presidente al respecto, considerándose en esta cuestión "exactamente igual que el señor Marcos".

  • Comparta este artículo
Mundo

Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, piensa en autoritarismo para arreglar el país

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota