Mundo

China quiere predecir la contaminación con supercomputadores gigantes

Actualizado el 14 de diciembre de 2015 a las 02:24 pm

Mundo

China quiere predecir la contaminación con supercomputadores gigantes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Varias personas usan mascarillas para protegerse de la contaminación ambiental en Pekín, China. La capital china vivió este martes su primer día en alerta roja por la elevada contaminación, en el que las restricciones al tráfico se hicieron notar a pesar de que la calidad del aire no es tan mala en términos históricos. (EFE)

Pekín

El día en que se anunció el acuerdo histórico sobre el clima en París, Pekín se asfixiaba de nuevo bajo una espesa nube de contaminación. Pero en el futuro,  China   podrá ordenar el cierre de fábricas de forma preventiva, gracias a un sistema de última tecnología.En la Oficina de Medioambiente de Pekín, un equipo de ingenieros vigila con atención unos supercomputadores gigantes que calculan la contaminación en esta gran metrópolis.Estas máquinas agrupan todo tipo de información, desde los detectores infrarrojos de las fábricas hasta los mensajes publicados en las redes sociales, para elaborar previsiones de contaminación para tres días y tendencias para diez días.Este programa informático, desarrollado por el gigante estadounidense IBM, es una de las numerosas armas de última tecnología desplegadas por  China   para combatir la contaminación crónica, junto a drones, satélites y otros captores.Su objetivo: identificar, con extrema precisión, el origen de la nube tóxica para evitar de forma preventiva cualquier emisión futura.Las autoridades de Pekín emitieron por primera vez hace una semana una alerta roja por contaminación en previsión de una espesa niebla que se abatió sobre la ciudad.En vísperas de los Juegos Olímpicos de 2008, Pekín había decidido cerrar sus fábricas, detener todas las obras de construcción y retirar de la circulación la mitad de los vehículos privados. Una estrategia que obtuvo resultados pero cuyo costo fue estimado a varios cientos de millones de euros.Se aplicó la misma estrategia para la cumbre Asia-Pacífico (2014), el campeonato del mundo de atletismo (agosto 2015) y el desfile militar por el aniversario de la Segunda Guerra Mundial (setiembre 2015), lo que infligió daños colaterales a una economía ya frágil.Pero, la inacción frente a estos episodios recurrentes podría reforzar el descontento popular, lo que preocupa a las autoridades."Es un problema complicado. Esto tiene un impacto sobre la sociedad, la industria, la economía, la salud", enumera Hervé Robin, responsable de tecnología de Airvisual.com, que propone en China herramientas para vigilar la contaminación.Una niebla asfixiante cubrió a Pekín dos veces en dos semanas, un escenario que podría repetirse de aquí a finales de diciembre, según la oficina meteorológica  china.Pero "si cada vez que hay contaminación cierran todo, tendrán que hacerlo todas las semanas", advierte Robin.En julio, Pekín pidió la creación de una red nacional de detección de contaminación, lo que necesitó la movilización de varias herramientas tecnológicas en tierra, aire y espacio.Hasta ahora, el programa desarrollado por IBM consigue un 75% de precisión de sus previsiones a 10 días, según sus diseñadores.Pero para los Juegos Olímpicos de Pekín 2022, esperan que esta tecnología sea "capaz de focalizar actividades específicas en momentos concretos", lo que implicaría "un impacto mucho menor en la actividad económica y la vida cotidiana", explica Zhang Meng, un científico de IBM.Sin embargo, aún con esta presencia digital es necesaria también una presencia en el terreno.Durante la última alerta roja en Pekín, se desplegó a doce equipos de inspectores para examinar cientos de empresas contaminantes de la capital y las regiones vecinas.En las redes sociales, la municipalidad promocionaba sus iniciativas en materia de aplicación de la ley, incluyendo multas para las empresas que no activan sus sistemas de reducción de la contaminación.Algunos instalan los equipos necesarios pero no los utilizan "porque les cuesta mucho dinero" y reduce su productividad, explica Hervé Robin.Pekín cuenta actualmente con menos de 40 puntos de detección. Pero para tener una resolución suficiente para identificar a los contaminantes en "una ciudad grande como Delhi o Pekín, se necesitaría varios cientos", añade.

  • Comparta este artículo
Mundo

China quiere predecir la contaminación con supercomputadores gigantes

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota