Tribunal de Ética verdiblanco castigó hechos de cuando ella fue legisladora

Por: Álvaro Murillo 11 febrero, 2015
Maureen Ballestero fue diputada entre 2006 y 2010. En el 2009 usó una avioneta pública para ir a Guanacaste con fines privados. | LN
Maureen Ballestero fue diputada entre 2006 y 2010. En el 2009 usó una avioneta pública para ir a Guanacaste con fines privados. | LN

La exdiputada guanacasteca del Partido Liberación Nacional (PLN), Maureen Ballestero, fue expulsada por tres años de su agrupación por haber usado avionetas del Ministerio de Seguridad Pública con fines particulares en el 2009, mientras ocupaba la curul legislativa.

El Tribunal de Ética interno emitió anoche la resolución contra la exlegisladora, basado en la condena judicial que Ballestero recibió en setiembre del 2013 y que la dejó inhabilitada de ejercer cargos públicos, también por un plazo de tres años .

El presidente del tribunal verdiblanco, Álvaro Emilio Castro, confirmó de manera escueta el fallo. “Se le castigó con tres años de suspensión como militante del Partido”, indicó.

Castro agregó que la decisión se basó en la condena judicial del 2013, resultado de un proceso judicial abreviado debido a que Ballestero aceptó haberse aprovechado del transporte de Seguridad Pública para ir de San José a Guanacaste; durante uno de los viajes, ella asistió a una asamblea cantonal del PLN, en la que era delegada.

Anoche se intentó contactar a la exdiputada, pero no contestó tres llamadas hechas a su celular aproximadamente a las 9 p. m. Ballestero sigue activa dentro de Liberación y el sábado pasado estuvo en la Asamblea Nacional en la cual resultó electo como presidente del partido el exmandatario José María Figueres Olsen.

Castro explicó que el Tribunal inició el caso de oficio, aunque el 13 de octubre del 2009, en campaña electoral, la entonces candidata Laura Chinchilla le pidió al órgano investigar a Ballestero .

Esta resolución puede ser apelada. Eso ocurrió en el caso del exaspirante presidencial Johnny Araya, quien en diciembre pasado fue sancionado por abandonar la campaña electoral 2014, pero impugnó el castigo ante el TSE.

Error. Ballestero había admitido los hechos en el proceso judicial.

“Cometí un error. Tenía que asumir mi responsabilidad. Otros cometen errores y de manera muy cobarde hacen todas las acciones para no enfrentar la justicia”, dijo el 16 de setiembre del 2013, cuando fue condenada por el Tribunal Unipersonal de Hacienda por dos delitos de peculado (sustraer bienes públicos para beneficio propio).

Se acusaron dos delitos pues fueron dos viajes; el primero a la asamblea partidaria, el 5 de setiembre del 2009, y un segundo, el 11 de octubre de ese mismo año, cuando asistió a otra cita de carácter político en Liberia.