Por: Aarón Sequeira 11 octubre
El magistrado Celso Gamboa Sánchez, de la Sala Tercera, es investigado por sus relaciones con el empresario Juan Carlos Bolaños.
El magistrado Celso Gamboa Sánchez, de la Sala Tercera, es investigado por sus relaciones con el empresario Juan Carlos Bolaños.

El magistrado de la Sala Tercera Celso Gamboa acompañó al importador de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, a la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción para que el empresario consultara sobre el estado de una causa judicial en su contra.

Así lo confirmó, la noche de este miércoles, la funcionaria judicial Gabriela Quirós, quien atendió a Gamboa y Bolaños cuando llegaron a esa dependencia.

La revelación la hizo ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios.

Quirós relató que el magistrado llevó directamente al empresario hasta el escritorio donde ella estaba y le dijo: "Mire, es ahí donde tiene que hacer la consulta".

Inmediatamente, Bolaños procedió a solicitar una constancia del estado de una causa en su contra.

"Cuando emito la constancia, la causa no estaba en investigación en el despacho, no había causa abierta en ese momento", detalló Quirós, quien es la encargada de recibir documentos y realizar otras funciones administrativas en la Fiscalía de Probidad.

Gabriela Quiros, coordinadora judicial 2 de la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, compareció ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios.
Gabriela Quiros, coordinadora judicial 2 de la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, compareció ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios.

Mientras eso ocurría, la funcionaria judicial aseguró que el magistrado Gamboa saludaba a los empleados del Ministerio Público que se encontraban en ese momento ahí.

"(Celso Gamboa) trabajó en la Unidad Fraudes, conoce mucha gente, él acostumbra siempre a saludar a varias personas y entre esas a mí", agregó Quirós.

También dijo que no es usual que un magistrado acompañe a un ciudadano a hacer un trámite en la Fiscalía, pero que tampoco puede asegurar que con esa gestión Celso Gamboa haya hecho algo que lo comprometiera en el ejercicio de su cargo en la Sala Tercera, que tramita asuntos penales.

Quirós dijo que Gamboa y Bolaños estuvieron allí no más de diez minutos y no pudo precisar la fecha exacta en que llegaron.

Ante una consulta del diputado Julio Rojas, de Liberación Nacional (PLN), la funcionaria añadió que sus jefes directos son Róger Solís y Berenice Smith.

Esta última renunció este martes a su cargo de fiscala subrogante, luego de que se revelaran incongruencias en el pedido que hizo a los magistrados de la Sala Tercera, para desestimar una causa por tráfico de influencias contra los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara por el caso del cemento.

Incluso, Celso Gamboa y Gabriela Quirós fueron compañeros en la Unidad Especializada de Fraudes.

Actualmente, la Corte Suprema de Justicia investiga al magistrado Gamboa para determinar si tiene vínculos con el empresario de cemento chino, Juan Carlos Bolaños, quien se encuentra en la mira de los diputados, la Fiscalía y la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Esto a raíz de una publicación del Semanario Universidad en la cual se revela que Bolaños y Gamboa coincidieron en una salida aérea a Panamá realizada a las 11:43 a. m. del domingo 9 de octubre del 2016 y regresaron, también en el mismo vuelo, en la madrugada del martes 11 de octubre alrededor de la 1 a. m.

Visita insólita. A la sesión de este martes llegó el diputado Jorge Rodríguez, quien sustituye a William Alvarado, ambos de la Unidad Social Cristiana (PUSC).

Principalmente, él llegó a hacer un zafarrancho. Trató de apelar todas las decisiones del presidente del foro, Ronny Monge, golpeó la mesa varias veces y cuestionó a Patricia Mora, del Frente Amplio, por llevar a la funcionaria de la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, Gabriela Quirós.

Rodríguez gritó y reclamó ante la mirada atónita de todos miembros de la comisión.

"Aquí los que son sinvergüenzas deberían estar en la cárcel, no puede ser que estas preguntas suyas, inducidas y quien viene aquí conteste lo que usted quiere". De esa forma les habló a Patricia Mora y a Ronny Monge.

Monge por su parte, enfatizó en las preguntas de Julio Rojas, sobre por qué era casual que Celso Gamboa y Bolaños llegaran al escritorio de ella a pedir una constancia.