Ministerio de Educación planeó construir con $167,5 millones pero falló en cálculo

Por: Daniela Cerdas E. 27 mayo
Estudiantes de 440 escuelas expuestos a peligro y suciedad
Estudiantes de 440 escuelas expuestos a peligro y suciedad

El Ministerio de Educación Pública (MEP) requiere $50 millones adicionales (unos ¢24.500 millones) para construir los 103 proyectos que prometió levantar con el fideicomiso educativo.

Este fondo, aprobado en 2013, representa un monto de $167,5 millones provenientes de un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los cuales son administrados por el Banco Nacional de Costa Rica.

Según representantes del Nacional, la institución contrató a un experto en presupuestos para conocer si el monto del financiamiento alcanzaría para el número de obras. Fue ese experto quien determinó que podrían necesitarse cerca de $50 millones adicionales para construir los 80 centros educativos y las 23 canchas techadas que se ofrecieron.

Con los recursos del fideicomiso solo alcanzan para 80 de los 103 proyectos, los cuales debían estar listos para julio de 2018.

"El MEP estaría tomando la determinación acerca de las obras que estaría realizando luego, en forma directa", explicó por escrito la entidad financiera.

Meses atrás, ya las autoridades del Ministerio habían admitido a este medio que el crédito que nutre el fideicomiso no alcanzaría debido a que hubo un mal cálculo del costo de cada proyecto, al momento de aprobación de los fondos.

Según explicaron, el problema se originó cuando, en la pasada Administración, se aprobó la creación del fideicomiso sin que existiera un estudio técnico que justificara el monto de cada una de las obras, solo se incluyeron valores referenciales.

Los recursos aprobados comprendieron la construcción de las obras, el equipamiento, los terrenos, estudios preliminares, anteproyectos y planos.

Sin embargo, añadió el MEP, al momento de aprobarse la ley no se habían identificado esos terrenos y, por lo tanto, no estaban adecuadamente incorporados sus costos en los valores referenciales, lo que provocó que el costo definitivo de algunos centros aumentara.

Ejecución con cuentagotas

Marco Fallas, viceministro administrativo del MEP, dijo que seguirán sacando a licitación la construcción de los centros con los fondos del programa hasta donde sea posible.

"Una vez que esta disponibilidad se agote, los proyectos serán inmediatamente trasladados para su incorporación prioritaria a la cartera de proyectos de la Dirección de Infraestructura (DIEE)", aclaró Fallas.

En enero del 2017, el MEP solo había ejecutado un 4% de esos fondos, o sea, $6,7 millones (unos ¢3.953 millones). La situación se mantiene igual a la fecha.

Hasta este momento, el Ministerio solo ha entregado dos de los 103 proyectos; el Liceo de Mata de Plátano, en El Carmen de Goicoechea, y el Liceo Rural de San Isidro de León Cortés. Las obras tuvieron un costo aproximado de $1,2 millones cada una.

Según Marco Fallas, a pesar de que el porcentaje de ejecución sigue igual que hace cinco meses, los recursos que están comprometidos representan, aproximadamente, el 85% de los fondos del fideicomiso.

Actualmente, añadió el viceministro, 20 de los proyectos están en proceso de iniciar construcción, 18 esperan la adjudicación para iniciar las obras, 25 están en el trámite de recepción de ofertas para iniciar construcción y cuatro están en proceso de publicación del cartel de licitación. Además, 15 de las obras están en etapa de anteproyecto y 19 en "proceso de análisis".

"95 terrenos fueron debidamente comprados y cedidos por el programa del fideicomiso. El 100% del programa será debidamente ejecutado con los recursos del fideicomiso o con recursos del presupuesto del Ministerio de Educación Pública", manifestó Fallas, sin especificar cuáles centros se construirán con el fideicomiso y cuáles con fondos propios del MEP.

Entre los centros que se encuentran en un nivel mayor de avance, según el MEP, están el Colegio Técnico Profesional de San Rafael, en Alajuela; el Colegio Occidental de Cartago; El Liceo Llano Los Ángeles, en Corralillo de Cartago; el Liceo Rural de Londres, en Quepos; y la Unidad Pedagógica Sotero González, en Desamparados.

Por los atrasos en la ejecución de estos fondos, es que los diputados de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público llamaron a comparecer a la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, en febrero.

En esa ocasión, la jerarca atribuyó los atrasos al hecho de que desde la aprobación del fideicomiso, en marzo del 2013, pasaron dos años para que el Banco Nacional consolidara la unidad ejecutora, pues sin ese órgano no podían comenzar la concreción de proyectos. Mora dijo que, en la práctica, el inicio de la ejecución comenzó en junio del 2015 y que no era achacable al MEP.

En esa comparecencia, la ministra informó de que iba a gestionar ante los diputados, la posibilidad de ampliar el plazo para ejecutar los fondos ya que el artículo 3 y 5, inciso d) de la ley N°. 9724, que creó el fideicomiso, establece que el plazo máximo de ejecución es de 5 años contados. Este vence en julio del 2018.

Mario Redondo, quien fungió como presidente de esa comisión explicó que el MEP aún no ha solicitado la ampliación del plazo de ejecución del dinero.

"Urgimos al MEP a que no deje para después los trámites necesarios para rehabilitar este fideicomiso. El MEP ha tardado mucho más de los debido en los procesos de ejecución , esto debió de haber sido prioridad. No se justifica que el país mantenga escuelas y colegios precarios, hay que erradicar esto que ofende a nuestros niños y jóvenes", dijo Redondo.

Obras urgentes

El Liceo El Cañón de El Guarco, en Cartago, es uno de los centros que esperan beneficiarse con el fideicomiso. Este colegio funciona desde hace 10 años en el salón de actos de la Escuela Manuel Ortuño Boutín. Debido a que las condiciones en las que opera no son las aptas, el Ministerio de Salud emitió una orden sanitaria en el 2016.

El colegio, que actualmente tiene 70 alumnos, comenzó con tres aulas, pero ahora son cinco; la Junta de Educación hizo rifas con el fin de comprar láminas de fibrolit para levantar nuevas, pero estas quedaronsin cielorraso.

Por los pasillos del colegio solo cabe una persona.

Los padres también construyeron una batería sanitaria con un drenaje inadecuado, por lo que el olor a orines extiende por todas partes.

La lluvias de las últimas semanas han empeorado la situación y las goteras provocan emergencias en las aulas.

Desde hace más de un año, se compró el terreno para levantar el colegio, pero aún no se ha construido nada.

"Hace un tiempo, nos dijeron que estábamos en el proceso de anteproyecto y de ahí no ha pasado nada, hemos hecho arreglos de las goteras porque las lluvias nos han azotado demasiado, nuestras instalaciones cada vez son más precarias", lamentó Cediel Solera, director del centro educativo.

Los alumnos del Liceo Pacto del Jocote, en Alajuela, también requieren con urgencia un edificio. El colegio fue inaugurado en el 2006 sin planta física y así se mantiene 10 años después.

Comedor de los funcionarios del Liceo Pacto del Jocote | ADRIÁN SOTO
Comedor de los funcionarios del Liceo Pacto del Jocote | ADRIÁN SOTO

Actualmente, este colegio, que tiene 350 alumnos, funcionan en un salón comunal, propiedad de la Municipalidad.

El piso de este colegio es de cemento; las paredes de madera, y muchas están a punto de caerse. Las 14 aulas no poseen cielorraso, los funcionarios administrativos comen en una bodega y el sistema eléctrico colapsó; la mala instalación quemó hasta el microondas.