Con estos ensayos, el Gobierno coreano hace una advertencia a la nación norteamericana, en cuanto a su capacidad de crear un misil tan potente que sería capaz de alcanzar a dicho territorio

 28 mayo

Seúl

Imágenes sin fecha publicadas por la agencia de noticias Corea Central, en las que se muestran pruebas de un nuevo sistema antiaéreo de armas de Corea del Norte.
Imágenes sin fecha publicadas por la agencia de noticias Corea Central, en las que se muestran pruebas de un nuevo sistema antiaéreo de armas de Corea del Norte.

Corea del Norte lanzó un misil balístico este domingo, en un nuevo desafío de Pionyang que busca poder alcanzar el territorio de Estados Unidos con una bomba nuclear.

El lanzamiento norcoreano fue anunciado por fuentes de Defensa en Seúl, Tokio y Washington.

El ensayo es el último a la fecha realizado este año por Corea del Norte, cuyo objetivo proclamado es desarrollar un misil balístico intercontinental capaz de transportar una ojiva nuclear hasta territorio continental norteamericano.

Los recientes lanzamientos de misiles y la amenaza norcoreana de realizar un nuevo ensayo nuclear han provocado llamados en favor de sanciones de la ONU más duras contra el país comunista, que vive prácticamente asilado del mundo.

También desencadenaron una nueva advertencia del presidente norteamericano Donald Trump de que considera la opción de una intervención militar.

Misil de corto alcance

El último lanzamiento de misil –de un modelo aún no identificado– se llevó a cabo cerca de la ciudad costera de Wonsan, en Corea del Norte, a las 05:09 de la mañana, hora local, indicó el jefe del Estado Mayor de Seúl.

El misil se trasladó hacia el este. "El alcance era de unos 450 kilómetros", indicó el comunicado, precisando que expertos surcoreanos y norteamericanos intentan analizar en detalle el lanzamiento.

El jefe de gabinete de Japón, Yoshihide Suga, indicó a la prensa que el misil cayó al parecer en su Zona Económica Exclusiva, que se extienden hasta 200 millas náuticas de la costa japonesa.

"Nuestro país nunca podrá tolerar las acciones provocadoras de Corea del Norte", indicó.

En Washington, el Comando del Pacífico informó que el misil de corto alcance fue rastreado durante seis minutos hasta que cayó en el Mar de Japón. No fue considerado una amenaza para América del Norte.

El comando anunció que trabaja en una evaluación más detallada del lanzamiento.

"Seguimos monitoreando de cerca las acciones de Corea del Norte", precisó. "El Comando del Pacífico de Estados Unidos respalda el firme compromiso con la seguridad de nuestros aliados en la República de Corea y en Japón", agregó.

El nuevo presidente surcoreano, Moon Jae-In, ordenó una reunión del Consejo Nacional de Seguridad para abordar el disparo, indicó Yonhap.

Pionyang ha llevado a cabo dos pruebas nucleares y decenas de lanzamientos de misiles en lo que va de año, a pesar de las importantes sanciones económicas impuestas por Naciones Unidas.

Los dirigentes del G7 calificaron el sábado pasado las pruebas nucleares y de misiles norcoreanos de "amenaza grave", y se mostraron dispuestos a tomar medidas al respecto.

China, principal aliado y socio comercial de Corea del Norte con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, prefiere, sin embargo, entablar un diálogo diplomático con Pionyang y no imponerle nuevas sanciones.

Negociaciones

Estados Unidos indicó que no descarta la posibilidad de negociaciones, pero exije como condición el fin de las pruebas de misiles.

El líder norcoreano Kim Jong-Un asegura que el régimen necesita las armas nucleares para protegerse de la amenaza de una invasión.

El Consejo de Seguridad adoptó dos grupos de sanciones el año pasado para aumentar la presión sobre Pionyang e impedir que consiga los fondos que necesita para desarrollar sus programas militares.

En el cruce de declaraciones, Trump ha advertido que todas las opciones están sobre la mesa a la hora de abordar el programa norcoreano, aunque por ahora Washington se ha limitado a establecer sanciones y presión diplomática.

Pionyang cuenta desde hace tiempo con misiles capaces de alcanzar Corea del Sur mediante cohetes Scud de un alcance de 500 kilómetros, y Japón, con misiles Rodong de un alcance de entre 1.000 a 3.000 kilómetros.

El Hwasong-12 probado anteriormente este año tiene, por su parte, un alcance estimado de 4.500 km y puede llegar en teoría hasta las bases estadounidenses de la isla de Guam, en el Pacífico.

Pionyang suele dirigir a sus vecinos del sur apocalípticas amenazas y algunos habitantes ya empiezan a dar signos de preocupación.

Etiquetado como: