Economía

¿Se justifica la lucha de clases?

Actualizado el 21 de abril de 2014 a las 12:00 am

Economía

¿Se justifica la lucha de clases?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Thomas Piketty ha cautivado repentinamente al establishment liberal de Estados Unidos. Piketty es un economista francés que ha escrito un largo estudio titulado Capital en el siglo XXI, cuya intención es proveer de una justificación intelectual para atacar a los super ricos. Es de sorprender que Capital alcanzara el puesto 16 de la lista de best-sellers de tapa dura y “no ficción” del New York Times , una hazaña considerable para un tratado académico que, aunque escrito claramente, no es un libro de suspenso.

Se esté de acuerdo o no con Piketty, su proyecto representa un prodigioso éxito de investigación. Con otros economistas, ha montado estadísticas que rastrean la distribución de los ingresos y de la riqueza de muchos países llegando al siglo XIX. La conclusión más obvia de los datos es de sentido común: incluso las sociedades más igualitarias tienen enormes desigualdades en la riqueza económica.

Piketty presenta los países escandinavos en las décadas de 1970 y 1980 como ejemplos de baja desigualdad. Aun así, el 10% más rico contaba con el 25% del ingreso nacional y el 50% más pobre tenía sólo el 30%; la clase media –el 40% por debajo del 10% más alto– recibió el 45% de los ingresos. En la actualidad, la distribución en los Estados Unidos es mucho más desigual. En 2010, el 10% más alto recibió alrededor del 50% del ingreso nacional, y el 50% más bajo obtuvo el 20%; el 40% del medio obtuvo el 30%. Las naciones europeas están habitualmente en el medio; el 10% superior se lleva el 35% del ingreso del país.

Una mujer vive bajo un puente en Los Ángeles: ejemplo de la desigualdad creciente.   | MONICA ALMEIDA/ NEW YORK TIMES.
ampliar
Una mujer vive bajo un puente en Los Ángeles: ejemplo de la desigualdad creciente. | MONICA ALMEIDA/ NEW YORK TIMES.

Lo que muestra Piketty es que en los últimos 30 años la desigualdad ha estallado casi en todas partes, especialmente en Estados Unidos y el Reino Unido. Esta conclusión refuta la llamada curva de Kuznets. En 1954, el economista estadounidense Simon Kuznets (1901-1985) sostuvo que la desigualdad de los ingresos disminuiría a medida que las sociedades se modernizaran. Los trabajadores pasarían de puestos de trabajo de baja remuneración a puestos industriales mejor pagados.

Eso parece haber ocurrido en Estados Unidos desde la década de 1920 a los años 50, la porción de ingresos del 10% más rico cayó de alrededor de un 50% a alrededor de un 35%. Pero ahora ha vuelto al nivel de los años 20. Este asombroso hecho, divulgado previamente en publicaciones académicas, ayudó a que la desigualdad se convirtiera en un importante tema político. Las cifras de Estados Unidos fueron desarrolladas conjuntamente por Piketty y el economista Emmanuel Saez, de la Universidad de California en Berkeley.

No hay consenso sobre la causa del incremento de la desigualdad económica. Algunos economistas ponen énfasis en las altas remuneraciones para trabajadores muy especializados (banqueros de inversiones, médicos, abogados, gerentes) y para los talentos especiales (actores, atletas). Piketty sostiene que ha surgido una clase estadounidense de supergerentes (altos funcionarios de corporaciones), cuya paga es establecida por comités de remuneración, compuestos por otros altos funcionarios corporativos. El arreglo apesta a self-dealing (conducta que que consiste en aprovecharse de su posición en una transacción y actuar por su propio interés), dice.

Todo ingreso proviene, en última instancia, de la mano de obra o del capital. La mano de obra incluye jornales, salarios y beneficios; el capital cubre el rendimiento de acciones, bonos, propiedades inmuebles, empresas y otros bienes. Piketty teme que el capital avance incesantemente a expensas de la mano de obra. Es simple aritmética, sostiene. El rendimiento del capital históricamente, después de ajustar por la inflación, ha promediado en un 4 o 5% anual. Mientras tanto, el ingreso total de la economía mundial –ralentizado por avances pequeños en población y productividad– crecerá solo entre un 1 y un 3% anual. Si el ingreso del capital crece más rápidamente que el ingreso total, su porción deberá aumentar.

Peor aún, dice, el ingreso del capital está más concentrado que el ingreso de la mano de obra. En Estados Unidos, el 10% más rico posee alrededor del 70% del capital. Para impedir que las fortunas heredadas dominen las sociedades avanzadas, Piketty elevaría la tasa fiscal tope a los ingresos a aproximadamente un 80% en ingresos de más de $500.000 o $1.000.000; también gravaría la riqueza acumulada.

Aunque Piketty es economista, su libro es esencialmente una obra de ciencia políticas. Objeta a la extrema desigualdad económica porque ofende a la democracia: se confiere demasiado poder a pocos. Su análisis económico a veces parece sesgado para encajar en su programa político.

Tomemos los aumentos fiscales. Piketty duda que perjudiquen el crecimiento económico. Eso parece cuestionable. Los incentivos deben importar, por lo menos, levemente. O consideremos su pronóstico de ralentización en la economía mundial. Eso parece posible, pero si sucede, los dueños del capital, probablemente percibirán menores ganancias. En cuanto al poder de los super ricos, apenas si controlan la mayoría de las democracias. En Estados Unidos, donde alrededor del 70% de los gastos federales van a los pobres y a la clase media, el 1% más rico paga casi un cuarto de los impuestos federales. Los ingresos después de los impuestos y después de la transferencia del Gobierno son menos desiguales que las cifras anteriores a los impuestos de Piketty.

Aun así, la actual concentración de ingresos y riqueza instintivamente parece excesiva. Es comprensible que produzca resentimiento. Estaríamos mejor si los ricos fueran menos ricos para que otros estadounidenses lo fueran un poco más. Sin embargo, es dudoso que una acción política para forzar esa transformación fuera beneficiosa. La lucha de clases es dolorosa; hoy en día, degradaría la confianza necesaria para una recuperación más fuerte.

Robert Samuelson inició su carrera como periodista de negocios en The Washington Post, en 1969. Además fue reportero y columnista de prestigiosas revistas como Newsweek y National Journal.

  • Comparta este artículo
Economía

¿Se justifica la lucha de clases?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota