Economía

Paul Krugman: Altos impuestos para los altos ingresos

Actualizado el 12 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Economía

Paul Krugman: Altos impuestos para los altos ingresos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Paul Krugman, economista
ampliar
Paul Krugman, economista

La más reciente de las “listas de ricos” de Institutional Investor [Inversionista Institucional] en su revista Alpha, es un repaso de los 25 administradores de fondos de inversión libre que reciben la paga más alta, y resulta que estos tipos ganan cantidades exorbitantes de dinero. ¿Sorpresa?

Sin embargo, antes de que descartemos el informe como algo que no tiene nada de nuevo, pensemos en lo que significa que estos 25 hombres (sí, todos son varones) en forma combinada ganaran $21.000 millones en el 2013. En particular, pensemos respecto a la forma en que su buena fortuna refuta varios mitos populares sobre la desigualdad en ingresos en los Estados Unidos.

Muchos estadounidenses tienen buena educación y se esfuerzan, como   los maestros, pero no obtienen buenos salarios.  | JEFF SWENSEN/THE NEW YORK TIMES
ampliar
Muchos estadounidenses tienen buena educación y se esfuerzan, como los maestros, pero no obtienen buenos salarios. | JEFF SWENSEN/THE NEW YORK TIMES

En primer lugar, la desigualdad moderna no tiene que ver con títulos universitarios, sino con oligarcas. Los apologistas de la desigualdad creciente casi siempre tratan de disfrazar los gigantescos ingresos de los verdaderamente ricos, escondiéndolos dentro de una multitud de gente sencillamente pudiente. En vez de hablar acerca del 1%o el 0,1%, hablan acerca de los ingresos crecientes para los graduados universitarios o, tal vez, acerca del 5% más alto. El objetivo de esta desorientación es suavizar la imagen, para hacer que dé la impresión de que hablamos acerca de profesionales de cuello blanco ordinarios, que salen adelante mediante la educación y la dedicación.

Pero muchos estadounidenses tienen buena educación y se esfuerzan, como es el caso de los maestros. Sin embargo, no obtienen buenos salarios. El año pasado, esos 25 administradores de fondos de inversión libre ganaron más del doble que todos los maestros de kínder de Estados Unidos en conjunto. Y, no, no siempre fue así: La amplia brecha que ahora existe entre la clase media alta y los verdaderamente ricos no surgió antes de los años de Ronald Reagan como presidente.

Segundo, pase por alto la retórica respecto a los “creadores de empleos” y todo eso. Los conservadores quieren que usted crea que las grandes recompensas en el Estados Unidos moderno va a los innovadores y los emprendedores, gente que crea empresas y hace avanzar la tecnología. Pero no es eso lo que los administradores de fondos de inversión libre hacen para ganarse la vida; en lo que ellos están metidos es en el negocio de la especulación financiera, que John Maynard Keynes caracterizó como “anticipar lo que la opinión promedio espera que vaya a ser la opinión promedio”. O, dado que obtienen buena parte de su dinero de honorarios, en realidad están en el negocio de convencer a otras personas de que pueden anticipar la opinión promedio respecto a la promedio.

PUBLICIDAD

Había una vez cuando uno podría haber argumentado seriamente que todos estos tejes y manejes eran productivos, que la élite financiera en verdad estaba suministrando servicios a la sociedad, acordes con las compensaciones que recibía. Pero, en este punto, la evidencia sugiere que los fondos de inversión libre son un mal negocio para todo el mundo, excepto para quienes los administran; no producen suficientes réditos como para justificar esos descomunales honorarios y son una de las mayores fuentes de inestabilidad.

Hablando de manera más amplia, todavía vivimos a la sombra de una crisis que provocó una industria financiera desbocada.

Finalmente, examinar detenidamente la lista de ricos apoya la tesis que hizo famosa Thomas Piketty en su libro El capital en el siglo XXI : que vamos camino a una sociedad dominada por los ricos, buena parte de ellos por herencia más que por trabajo.

Puede que esto no resulte obvio a primera vista. Los integrantes de la lista de ricos son, después de todo, artífices de su propio éxito. Pero, y en alto grado, elaboraron su éxito hace mucho tiempo. Como Matt Levine, de Bloomberg View, hace notar, en estos días, buena parte de los ingresos de muchos de los administradores de fondos no viene de invertir el dinero de otras personas, sino que son réditos por la riqueza propia que tienen acumulada; es decir, la razón por la que ganan tanto es el hecho de que ya son muy ricos.

Y todo esto es, si uno lo piensa, algo inevitable. Con el paso del tiempo, la desigualdad extrema en los ingresos lleva a desigualdad extrema en la riqueza; en verdad, la participación en la riqueza estadounidense del 0,1% más alto se remonta a niveles de la Época Dorada. Esto, a su vez, significa que los ingresos altos de manera creciente provienen de ingreso invertido, no de salarios. Y es solo cuestión de tiempo antes de que la herencia se convierta en la mayor fuente de gran riqueza. Pero, ¿por cuál motivo es todo esto importante? Básicamente se relaciona con impuestos.

Estados Unidos tiene una larga tradición de fijar altos impuestos a los altos ingresos y grandes fortunas, diseñada para limitar la concentración de poder económico, así como para aumentar los ingresos públicos. En estos días, sin embargo, las sugerencias para que revivamos esa tradición enfrentan airados reclamos porque se alega que poner impuestos a los ricos es algo destructivo e inmoral. Es destructivo porque desalienta a los creadores de empleo respecto a hacer lo que les corresponde, e inmoral porque las personas tienen derecho a quedarse con lo que ganan.

PUBLICIDAD

Pero tales reclamos se fundamentan crucialmente en los mitos respecto a quiénes en verdad son los ricos y la forma en que obtienen su dinero. La próxima vez que usted oiga a alguien proclamar lo cruel que es perseguir a los ricos, piense respecto a los tipos de los fondos de inversión libre y pregúntese si en verdad sería una cosa terrible que pagaran más impuestos. Traducción de Gerardo Chaves para La Nación

Paul Krugman es profesor de Economía y Asuntos Internacionales en la Universidad de Princeton y premio Nobel de Economía del 2008.

  • Comparta este artículo
Economía

Paul Krugman: Altos impuestos para los altos ingresos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota