Exceso de ingresos del sector público global reducido disminuyó de 1,5% de la producción a 1,3%, en los primeros ocho meses del año

Por: Patricia Leitón 11 noviembre

En su informe mensual de coyuntura económica de octubre, el Banco Central atribuyó a una desmejora en las finanzas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el menor superávit que mostró el resto del sector público no financiero, hasta agosto del 2017.

La CCSS explicó que tiene un excedente para obras que se realizarán en varios hospitales, entre ellos el Max Peralta, de Cartago. Graciela Solis
La CCSS explicó que tiene un excedente para obras que se realizarán en varios hospitales, entre ellos el Max Peralta, de Cartago. Graciela Solis

“El resto del sector público no financiero reducido mostró un superávit financiero equivalente a 1,3% del PIB (producto interno bruto), inferior en 0,2 puntos porcentuales al generado 12 meses atrás, explicado por la desmejora en las finanzas, esencialmente, del Instituto Costarricense de Electricidad y la Caja Costarricense de Seguro Social”, señaló la entidad.

El resto del sector público se refiere a una muestra de seis entidades que son, además de la Caja y el ICE, la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), la Junta de Protección Social de San José y el Consejo Nacional de Producción.

El resultado de ingresos y gastos de estas entidades unido al del Gobierno Central generan el déficit financiero del sector público global reducido.

El Gobierno enfrenta un fuerte déficit, que hasta agosto representó un 3,2% de la producción (2,9% del PIB, en el mismo periodo del año anterior), mientras que el resto del sector público no financiero generalmente tiene superávit, el cual representó, en los primeros ocho meses del 2017, un 1,3% de la producción, menor al resultado del mismo periodo del año anterior (1,5% de la producción).

De esta forma, el déficit del sector público global reducido acumulado a agosto del 2017, mostró un déficit de 2,2% del PIB, superior en 0,5 puntos porcentuales al observado en igual periodo del año anterior.

El economista Alberto Franco, explicó que el hecho de que el resto del sector público tenga un menor superávit le reduce el margen al Gobierno para conseguir recursos excedentes del resto de entidades públicas, para financiar su déficit.

ICE y CCSS niegan desmejora

La CCSS y el ICE tienen los presupuestos más grandes del resto del sector público (excluye al Gobierno Central).

Para el 2017, el plan de gasto de la CCSS asciende a ¢3.424.842 millones, y el del ICE, a ¢1.836.235 millones, según el informe de presupuestos públicos del 2017 de la Contraloría General de la República.

Mediante una respuesta escrita, el gerente del Banco Central, Eduardo Prado, señaló que han observado un menor crecimiento en los ingresos y una aceleración en los gastos.

“El menor superávit financiero acumulado del resto del sector público al mes de agosto pasado, comparado con igual periodo de 2016, responde a la desmejora financiera de la mayoría de instituciones que componen la muestra (CCSS, Recope, ICE, ICAA, JPS y CNP), pero, especialmente, por el comportamiento de la CCSS y del ICE; en estas instituciones se observó tanto un menor crecimiento de los ingresos como una aceleración en sus gastos”, comentó Prado.

Explicó que en el caso del ICE, debido al convenio de confidencialidad de información que mantiene el Banco Central con esa Institución, no es posible dar un mayor detalle de la información financiera.

Sin embargo, Jesús Orozco, director de la División Corporativa de Finanzas del ICE, respondió, por escrito, que no existe una desmejora.

“El informe de coyuntura mensual del Banco Central se basa en el informe de ejecución presupuestaria, que incluye un rubro que experimenta un alto crecimiento, pero que no es un gasto. Se trata de una partida de reserva que viene creando el ICE para atender vencimientos de la deuda”, detalló Orozco.

Por su parte, en la CCSS, Gustavo Picado, gerente financiero, explicó que el Banco Central empleó para su estimación el flujo efectivo real de la Caja, que es una metodología que no refleja la totalidad de los resultados financieros de la institución, como sí lo hace la ejecución presupuestaria, la cual considera el excedente acumulado al finalizar un periodo.

“En ese sentido, considerando las cifras presupuestarias de la CCSS, se tiene que a agosto de 2017 la institución presentó un excedente de ¢668,388 millones, para un crecimiento de 8% con respecto al registrado en el mismo periodo del año anterior. En este sentido, las finanzas de la CCSS continúan fortaleciéndose, no existiendo una desmejora en la situación financiera de la institución”, dijo Picado.

De acuerdo con Picado, los excedentes acumulados en los últimos períodos, constituyen los fondos que financiarán un amplio portafolio de proyectos aprobado por la Junta Directiva para los siguientes años, que incluyen por ejemplo, la construcción y equipamiento de cuatro nuevos hospitales (Monseñor Sanabria de Puntarenas, Dr. Max Peralta de Cartago, William Allen de Turrialba y Dr. Manuel Mora de Golfito), entre otras obras.