Economía

Portugal recupera autonomía tras salir del plan de rescate del FMI, pero los ajustes continúan

Actualizado el 17 de mayo de 2014 a las 10:50 am

Es el segundo país bajo asistencia financiera de la Eurozona, después de Irlanda, en salir del plan de rescate

Economía

Portugal recupera autonomía tras salir del plan de rescate del FMI, pero los ajustes continúan

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Moedas, el secretario de Estado adjunto del primer ministro, presenta un documento sobre la estrategia de mediano plazo de Portugal, que ya salió del programa de asistencia financiera.
ampliar
Carlos Moedas, el secretario de Estado adjunto del primer ministro, presenta un documento sobre la estrategia de mediano plazo de Portugal, que ya salió del programa de asistencia financiera. (EFE / EPA / MARIO CRUZ)

Portugal se convirtió oficialmente el sábado en el segundo país bajo asistencia financiera de la Eurozona, después de Irlanda, en salir del plan de rescate y recuperar su autonomía financiera.

El gobierno eludió cualquier triunfalismo: "No es momento para la euforia" aseguró su portavoz Luis Marques Guedes.

"Hay que mantener el rigor para evitar volver a caer en los errores del pasado”, sentenció.

La salida de los inspectores de la troika de acreedores (UE-FMI-BCE) no supondrá, desde luego, el final de la austeridad.

"Hemos recuperado la confianza de los inversores, pero el camino por recorrer aún es largo. La disciplina presupuestaria sigue", advirtió el primer ministro Pedro Passos Coelho.

Igual que Irlanda, Portugal sale del plan de rescate prescindiendo de una línea de crédito de precaución, al amparo de la caída de los tipos de interés de la deuda y de las confortables reservas del país.

Golpeado por la crisis de la deuda, Portugal se vio en 2011 incapaz de financiarse en los mercados de renta fija, que le exigían intereses prohibitivos.

Después de Grecia e Irlanda, se convirtió así en el tercer país de la Eurozona en tener que pedir un plan de rescate a la troika formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

El país cerró en mayo de 2011 un acuerdo para un rescate de unos $106.933 millones. A cambio, el gobierno tuvo que aplicar un plan de austeridad sin precedentes, que se concretó en un recorte drástico de los sueldos de los funcionarios y de las pensiones, y un aumento de impuestos del 30%.

Al término de un Consejo de ministros extraordinario, programado este sábado por la mañana, el ejecutivo prevé tranquilizar a los inversores sobre su estrategia de crecimiento a medio plazo, imitando así el ejemplo de Irlanda.

Otro escenario

Al revisar los datos macroeconómicos, se ve que la situación ha cambiado respecto a 2011: fuerte caída de los intereses de la deuda, déficit bajo control, vuelta al crecimiento tras la peor recesión desde 1975, fuerte aumento de las exportaciones, turismo en niveles récord...

Los tasas de interés que paga Portugal para endeudarse bajaron hasta el 3,5%, cuando rondaron el 18% en lo peor de la crisis.

PUBLICIDAD

La intervención de la troika logró también reducir a la mitad respecto a 2010 el déficit, que fue de 4,9% del PIB en 2013.

La deuda pública, sin embargo, siguió subiendo y pasó del 94% en 2010 a 129% del PIB en 2013.

Un balde de agua fría fue la recaída del PIB portugués que se reportó en el primer trimestre.

Esto se debió a un temporal retroceso de las exportaciones, pero este accidente no debe comprometer la progresiva recuperación de la economía portuguesa, prevista para 2014, según los expertos.

Portugal sale, pues, de la tutela de la troika pero los acreedores seguirán vigilando al país hasta que las tres cuartas partes de los préstamos que obtuvo el país sean devueltos, lo que no ocurrirá hasta dentro de por lo menos 20 años.

  • Comparta este artículo
Economía

Portugal recupera autonomía tras salir del plan de rescate del FMI, pero los ajustes continúan

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota