Economía

Vida en la empresa

Álvaro Cedeño: Desempleo estructural

Actualizado el 04 de abril de 2016 a las 12:00 am

Economía

Álvaro Cedeño: Desempleo estructural

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Algunos escenarios futuros que se plantean, en vista de la robotización, la intensa digitalización y la Internet de las Cosas, señalan que la destrucción neta de empleos será significativa.

Aunque surjan nuevos empleos, los que se destruirán, incrementarán el desempleo.

Se hacen reflexiones sobre cómo prepararse desde el punto de vista de la capacitación para esos decenios venideros.

Eso solamente asegura que se esté en buena posición para competir; es decir, para que nos llamen a la entrevista laboral, pero no para que nos escojan para el puesto.

¿Qué podría ocurrir?

Que haya grandes cantidades de desocupados y que el ingreso medio de la población se reduzca. En este caso, tienen más poder de negociación los dueños del capital que los dueños de la capacidad de trabajo, aunque se trate de trabajadores del conocimiento.

Una recomendación que surge es la de no prepararnos para un empleo, sino prepararnos para un emprendimiento.

Pero ¿no es saturable el número de emprendimientos que provean un ingreso? Siempre alguien podría inventar cantar canciones en suajili en la avenida central y obtener de ello gran satisfacción para sí y para los admiradores de esa lengua. ¿Pero obtendrá de esto un ingreso adecuado para sí y sus dependientes?

Podría ocurrir que se tomaran medidas políticas para fraccionar la jornada, con lo cual se reduciría el número de desocupados, aunque quedaría invariable el ingreso medio proveniente del trabajo.

Esa medida tiene una ventaja económica importante y es que aumentaríamos el número de horas de ocio.

Pienso que el trabajo puede dar felicidad. Y pienso lo mismo de ocio. Pero estoy claro en que hay personas que valoran más el ocio que el trabajo.

Son los que van contando en un almanaque los poco más de 6.000 días laborales que les faltan para pensionarse cuando tienen 40 años de edad.

¿Cómo se va a abordar políticamente este problema social? ¿Se lo abordará preventivamente o cuando ya estemos con el agua al cuello? ¿Cuáles serán los postulados éticos para abordarlo? El que no es de recibo es “salados los que se quedan sin empleo”.

  • Comparta este artículo
Economía

Álvaro Cedeño: Desempleo estructural

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota