Deportes

Ritmo, color y belleza en inauguración de Juegos de Río

Actualizado el 05 de agosto de 2016 a las 07:23 pm

Deportes

Ritmo, color y belleza en inauguración de Juegos de Río

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hubo música, historia y belleza, como era de esperarse de un país como Brasil. Y entre un alucinante remolino de colores, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro dejó un mensaje de hermandad y conciencia ecológica en una nación que los necesita más que nunca.

Costa Rica acudió con una delegación pequeña, ya que de los 11 deportistas, solo cinco pudieron acudir. 

Nery Brenes encabezó a los nacionales llevando la bandera tricolor en medio de un Maracaná a reventar.

Con una sonrisa de oreja a oreja el velocista caminó acompañado del lanzador de martillo Roberto Sawyers, el yudoca Miguel Murillo y las jugadoras de voleibol de playa, Karen Cope y Natalia Alfaro. A ellos se les unieron parte del equipo interdisciplinario del Comité Olímpico Nacional, así como entrenadores. 

Andrey Amador y Mary Laura Meza no pudieron acudir porque este sábado compiten desde temprano y debían descansar, mientras que Milagro Mena, quien llegó el jueves ante una clasificación de último momento, no tenía traje para asistir a la ceremonica. 

Tampoco estuvieron Leonardo Chacón, Andrey Fonseca y Sharolyn Scott, pues todavía no están en Río. 

El ambiente. El espectáculo de la noche recorrió el amplio espectro de la historia de Brasil, un país tan rico en recursos e historia como plagado de desigualdad y pobreza.

En el palco de honor, el líder olímpico Thomas Bach observaba acompañado por el presidente interino Michel Temer, un recordatorio de la crisis política por la que atraviesa el país y que amenaza con desbancar a la mandataria Dilma Rousseff. Mientras, cerca del estadio, algunos manifestantes chocaron con la policía durante protestas contra unos Juegos que arrancan precedidos por la peor recesión del país desde la década de los 30, escándalos de corrupción y problemas de contaminación del agua.

Pero nada pudo aguar la fiesta de los primeros Juegos Olímpicos en Suramérica.

Los directores del show, entre los que figura el cineasta Fernando Meirelles, echaron mano de la inagotable cantera de ritmos brasileños para pintar un lienzo de bossa nova, samba y funk tan intoxicante como la sensualidad de Gisele Bundchen, que arrancó vítores de la multitud al desfilar sola a lo largo del escenario mientras Daniel Jobim interpretaba la canción  La Chica de Ipanema compuesta por su abuelo Tom Jobim, quizás la melodía más emblemática de este país.

Acto seguido, chicos y chicas vestidos de blanco se contorsionaron en un escenario en forma de favela al ritmo del funk, el ritmo más popular en los barrios pobres de Río y el resto del país. El público se sumó a la celebración al entonar a capela la canción País Tropical de Jorge Ben.

Nery Brenes fue el abanderado de Costa Rica en una ceremonia de color y música en la apertura de los Juegos Olímpicos. (AP)

El capítulo dedicado a la historia brasileña repasó la génesis misma de los bosques tropicales del país, la colonización portuguesa y posteriores  400 años de esclavitud negra, y el nacimiento de algunas de las metrópolis.

Después del festejo, viene la resaca. En este caso, un sobrio mensaje sobre los efectos del calentamiento global, con imágenes aéreas de algunas de las principales ciudades del planeta y simulaciones digitales del avance de las aguas sobre la tierra a medida que se derriten las capas polares. Mientras se iluminaba la tarima de líneas verdes para simbolizar la reforestación del planeta, las actrices Judi Dench y Fernando Montenegro leyeron un poema del autor brasileño Carlos Drummond de Andrade con un mensaje de esperanza para el futuro.

Terminado el espectáculo artístico, fue el momento de los verdaderos protagonistas de los Juegos. Los atletas.Como es la tradición por tratarse del país donde nacieron las olimpiadas, Grecia encabezó el desfile de más de 10.500 deportistas de 205 países, además de una delegación de atletas independientes y, por primera vez, un equipo de 10 refugiados de países en conflicto que desfilarían bajo la bandera olímpica.

Casi a la media noche de Brasil (9 p. m. de Costa Rica), la inauguración cerró con el exmaratonista brasileño Vanderlei Cordeiro de Lima encendiendo el pebetero de los Juegos Olímpicos.

De Lima llegó a ser mencionado entre los candidatos después de que Pelé reveló el viernes que una serie de problemas de salud le impedirían asistir a la ceremonia.

Así que, 12 años después, De Lima vivió el momento dorado que se le negó alguna vez en los Juegos Olímpicos.

En Atenas 2004, De Lima lideraba la maratón cuando un manifestante lo derribó. El brasileño apretó el paso para conseguir la medalla de bronce, y recibió la medalla Pierre de Coubertain en reconocimiento a la forma en que manejó el incidente.

El extenista Gustavo Kuerten entró al estadio con la antorcha y la entregó a la leyenda del baloncesto Hortencia Marcari, quien subió a un estrado y cedió la llama a De Lima.

Tras ascender una escalinata, De Lima encendió el pebetero, ante la aclamación de 60.000 espectadores.Con ello, quedó encendido un pebetero como pocos en la historia olímpica.

Funcionarios brasileños habían advertido que este pebetero sería más pequeño que los anteriores, como un recordatorio sobre la necesidad de reducir el calentamiento global provocado por los combustibles fósiles y los gases de invernadero. La flama se alberga en una escultura gigantesca con espirales que representan el sol.

  • Comparta este artículo
Deportes

Ritmo, color y belleza en inauguración de Juegos de Río

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fanny Tayver Marín

fanny.tayver@nacion.com

Periodista de Deportes

Graduada en la UIA. Con más de 10 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos ...

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota