Deportes

Legionarios

La caída anunciada de Iker Casillas

Actualizado el 23 de septiembre de 2014 a las 10:37 am

El portero acaba pagando su resistencia a dejar el Real Madrid y Carlo Ancelotti lo sustituye por Keylor Navas

Deportes

La caída anunciada de Iker Casillas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Desde el banquillo, Iker Casillas observó el partido correspondiente a la quinta jornada de Liga que disputan frente al Elche en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid. (EFE)

Madrid

El rumor crecía en el vestuario del Madrid desde hace días. Iker Casillas tenía los días contados como titular. Las circunstancias se acumulaban en su contra. Keylor Navas, un competidor tenaz, se estaba entrenando mejor. El club no le respaldaba, la afición le pitaba sin venir a cuento y sus compañeros cada vez le amparaban menos.

Él, lejos de parecer angustiado, se mostraba distante, frío, como saturado mentalmente de todo, cumpliendo con el expediente cotidiano de ir al trabajo, subirse al avión, concentrarse y jugar. Flaco. Más delgado que nunca, hasta los músculos de las piernas que un día le proporcionaron cohetes para reaccionar, se le veían consumidos, encogidos. Física y espiritualmente Casillas parece un hombre transformado. "Algo le pasa pero no sabemos qué es", decían en el entorno del equipo.

El portero más grande de la historia del Madrid y el capitán que acaudilló la mejor generación del fútbol español, sufre una lenta degradación en su propio club. A muy pocos de sus compañeros extrañó la noticia de que no jugaría contra el Elche, este martes en el Bernabéu.

Iker Casillas sufrió cinco goles en el debut de España ante Holanda. El portero fue blanco de duras críticas durante la Copa.
ampliar
Iker Casillas sufrió cinco goles en el debut de España ante Holanda. El portero fue blanco de duras críticas durante la Copa. (AFP)

Cuando el entrenador, Carlo Ancelotti, le anunció que el titular sería Navas, el destino del más veterano de la plantilla estaba sellado. Marcado por la férrea estrategia que trazó en 2013 el presidente, Florentino Pérez, y por su propia falta de iniciativa para romper amarras con el club de su vida. Casillas ignora si su suplencia será temporal o definitiva. Pero la medida no le ayudará a recuperar la confianza perdida.

La mayoría de sus compañeros insiste en que Casillas, de 33 años, debió abandonar el Madrid este verano porque sabía lo que le esperaba. Sabía que Florentino Pérez quería renovar la portería, aunque le pidiera que siguiera después de la final de la Champions, porque ningún dirigente en el mundo estaría dispuesto a asumir el coste político de impulsar el traspaso de un mito.

El presidente le dijo que no debía irse y el portero se aferró a la fantasía de la estabilidad. Como el año pasado, cuando prefirió creer que la marcha de Mourinho le restituiría. Quizá porque su familia, su mujer, su hijo y su mundo están en Madrid, le costó imaginarse lejos de España.

Cuando en la selección le preguntaban por qué no se marchaba a terminar su carrera dignamente en otro país, él respondía que Florentino Pérez no se lo permitía. Era la versión del portero, pero cualquier profesional del fútbol sabe que si un jugador de su categoría, con 20 años de antigüedad en el club, quiere irse, nada lo puede detener. Casillas quiso seguir.

Las pitadas que le ha dedicado el Bernabéu hablan del olvido de la hinchada, de la influencia en el público de medios afines a la directiva, y de la obstinación de Casillas por convertirse en el funcionario feliz de un ministerio imposible. Florentino Pérez pidió el cese de los pitos el pasado domingo, durante la asamblea de socios compromisarios, y señaló que había que dejar trabajar a Ancelotti.

El lunes, antes de que se supiera su decisión, le preguntaron al entrenador por las palabras del mandatario. 'Iker', respondió, 'está muy bien. Como dijo el presidente hablando de la unidad del club, los jugadores y la afición, si estos tres componentes están unidos es más fácil luchar para conseguir objetivos'.

Si Casillas era motivo de división hoy dejará de serlo.

Semana de rotaciones

El técnico aprovecha la visita del Elche para remover la plantilla

La descomunal goleada del Madrid al Deportivo (2-8) tuvo un efecto balsámico en Valdebebas, en donde el entrenador, Carlo Ancelotti, dispuso una semana de rotaciones. Después de la fiesta de Riazor, la visita del modesto Elche al Bernabéu debe antojarse en los planes del técnico como la ocasión irrepetible de oxigenar a la plantilla y recargar energía en previsión de las visitas a El Madrigal el próximo sábado y a Bulgaria la semana que viene para enfrentar al Ludogorets en Champions. 'Los cambios no deben entenderse como un castigo', advirtió Ancelotti.

El cambio más relevante será en la portería, en donde Keylor Navas ocupará el lugar de Casillas. El relevo es seguro. La incógnita reside en si la sustitución del capitán tiene carácter provisional o definitivo. Casillas sabe que no jugará contra el Elche pero, según fuentes del club, ignora si será titular en Villarreal.

La medida carece de sentido desde el punto de vista de la regeneración física porque los porteros no rotan para descansar. La decisión parece puramente técnica y, considerando la falta de confianza de Casillas en los últimos meses, no ayudará al capitán a mejorar anímicamente. Si es raro cambiar de portero en plena competición, más extraño aún es que el cambio se repita a la semana siguiente.

'Los jugadores que más se cansan son los laterales porque les pido mucho a nivel físico', explicó Ancelotti. 'Luego los interiores son los que más se fatigan. Nosotros estamos muy atentos a evaluar a los jugadores después del partido para determinar el grado de fatiga'.

Pepe será baja por una lesión muscular y Ramos, con un problema en un pie, podría acompañarle en la enfermería. Si faltan ambos sería la primera vez que Ancelotti debe actuar sobre esta contingencia. Buen día para emplear a Varane, Nacho y Arbeloa.

  • Comparta este artículo
Deportes

La caída anunciada de Iker Casillas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota