El gran príncipe del marketing

Últimas noticias


        
        
      David Beckham se fue de la MLS tras ganar su segundo título. | AFP
David Beckham se fue de la MLS tras ganar su segundo título. | AFP ampliar

Es un futbolista exitoso y el mejor cobrador de tiros libres de su generación. Pero, ante todo, el mejor propulsor de la multimillonaria marca David Beckham.

En 1995 debutó con el Manchester United y pronto demostró su exquisita técnica. En poco tiempo llegó a ser la cara de la reinvención del futbol inglés.

En 1999 llegaría el hecho más preponderante en su carrera: su matrimonio con la exSpice Girl Victoria Adams y la elevación a icono mediático.

Tras ganar de todo con los Diablos Rojos, el Real Madrid parecía el único paso lógico.

Beck se convirtió en la última adición de una galaxia decadente junto a Figo, Zidane y Ronaldo.

Sin embargo, apenas salió con un título en una liga en la que por poco no juega. La misión fue titánica: convencer a Fabio Capello de que era un profesional del futbol y no solo una cara bonita.

Al final, Hollywood lo llamó en una cita impostergable.

Hoy, tras ser el pionero de la expansión de la MLS, David abandona Los Ángeles fortalecido y en busca de nuevos mercados.

Equipos de Francia lo quieren para que sea parte no oficial de la realeza y muchos clubes del lejano oriente le han ofrecido la posibilidad de extender su marca en Asia, donde goza de una adoración semejante a la de muchas deidades.

El negocio continúa.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: El gran príncipe del marketing