Deportes

El ambicioso hijo de una turrialbeña

Actualizado el 13 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Deportes

El ambicioso hijo de una turrialbeña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En mayo del 2012, cuando asumió la dirección técnica de la Universidad de Costa Rica , José Antonio Giacone le planteó a la directiva celeste un proyecto de tres años que incluía el ascenso a Primera División, consolidarse en la máxima categoría y, al tercer año, pelear el campeonato.

JOSÉ CORDERO
ampliar
JOSÉ CORDERO

“Lo tomaron como algo muy ambicioso, no tenían la misma visión que yo, no me creían porque ya habían pasado un par de procesos que no fueron exitosos, pero yo le veía el potencial al club y las posibilidades y empecé a trabajar convencido de lo que quería lograr”, recuerda el timonel.

El tiempo le dio la razón. En junio del 2013, la UCR firmaba su ascenso a Primera, un año después, salvada la categoría, disputaba la semifinal del Torneo de Verano ante el Saprissa, y ahora lideran el Torneo de Invierno 2014 con una marca casi perfecta.

“Las cosas se han ido dando, este año estamos arrancando, estamos en un buen momento, pero sabemos que tenemos que seguir creciendo”, afirma con mesura.

Con su carácter sereno pero estricto y varias figuras que lo acompañan desde la Liga de Ascenso, el suramericano logró llenar de elogios su debut en un banquillo de la máxima categoría, al punto de ser galardonado como el mejor estratega de la pasada campaña.

José Antonio Giacone Garita, de 43 años e hijo de padre argentino y madre costarricense, lleva poco más de una década en el banquillo, pero 25 años en el fútbol.

Exvolante de contención de Defensores de Belgrano y el Deportivo Italiano las liga de ascenso de Argentina, llegó incluso a hacer una prueba con Ramonense en el fútbol nacional, pero regresó a su tierra para comenzar carrera en la dirección técnica de ligas menores.

“Ya conocía Costa Rica y decidimos venir a buscar trabajo aquí. Mauricio Montero me ayudó a ingresar a Sagrada Familia, estuve cuatro meses ahí y después, gracias a la amistad que tenía con Carlos Santana, empecé como visor en el Saprissa”, cuenta.

Graduado en nuestro país, dirigió ligas menores y segunda división del Saprissa hasta que en el 2012 la directiva celeste lo eligió como técnico por unanimidad.

  • Comparta este artículo
Deportes

El ambicioso hijo de una turrialbeña

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota