Deportes

Michael Barrantes: el carrilero de Limón que atormentó a Saprissa

Actualizado el 24 de abril de 2017 a las 10:30 pm

El volante y lateral izquierdo, de origen siquirreño, aún estaba 'tocado' de un tobillo, pero trató de no pensar en ello y se concentró en las funciones tácticas que le encomendaron. Jordan Smith vivió una pesadilla por su costado

Tiene 24 años y apenas juega su primera campaña en la división de honor. Asegura que la indisciplina le impidió consolidarse antes y ahora está enfocado en recuperar el tiempo perdido

Deportes

Michael Barrantes: el carrilero de Limón que atormentó a Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Michael Barrantes anotó el cuarto gol de los caribeños. Recepcionó al borde del área, hizo un enganche y remató fuerte y a un costado. (José Cordero)

Redacción

Era difícil de imaginar para Carlos Watson que aquel joven pequeño y rápido de Siquirres, que alguna vez convocó a la Selección Sub-17, se convertiría en la pesadilla de su equipo en el inicio de la cuadrangular.

A los 24 años, en su primera campaña en la división de honor, el carrilero izquierdo Michael Barrantes se volvió un tormento para la retaguardia morada, en la paliza de Limón 5 por 1 sobre Saprissa, el domingo.

Recostado sobre la banda, siguió al pie de la letra la instrucción táctica que le encomendó el timonel caribeño Horacio Esquivel: Encare sin miedo y mande la pelota al área.

Cuando el entrenador reclutó a Barrantes, después de un partido amistoso entre Limón y Siquirreña, notó en el futbolista una picardía innata para llegar hasta la línea de fondo.

"Le habíamos pedido a Michael Barrantes que encarara y enfrentara a Jordan Smith. La idea era meterlo atrás. También queríamos aprovechar sus centros y su picardía", explicó el técnico de Limón, Horacio Esquivel

Barrantes jugaba como delantero, pero desde el día en que se incorporó a las prácticas de la escuadra caribeña, Esquivel lo cambió de puesto. La velocidad y la habilidad para lanzar centros precisos al área convencieron al estratega de que podía jugar en esa posición.

En labores defensivas, el exzaguero y asistente técnico Ricardo Allen se esmeró en pulir sus coberturas y en mejorar la manera en que se aplicaba en la zona baja.

Y cuando tuvo a Jordan Smith en frente, se encargó de llevarlo por la calle de la amargura.

"Ya en el partido anterior en el que había enfrentado a Saprissa, me tocó toparme a Jordan y siento que la velocidad le hace mucho daño y por ahí le quise entrar", explicó Barrantes.

La oportunidad de destacar en Primera le llegó más tarde de la cuenta. Tras ser llamado a las selecciones Infantil y Juvenil y de pasar por cuatro clubes entre Linafa y Segunda (Siquirreña, Cariari, Orión y Turrialba), Barrantes comprendió cuál era el problema: la indisciplina.

Faltaba con frecuencia a los entrenamientos y no se comportaba como un profesional.

Michael Barrantes lucha la pelota con el lateral morado Jordan Smith, quien sufrió en demasía con las arremetidas del carrilero. (John Durán)

Consciente de que estaba tirando su talento por la borda, decidió centrarse en el día a día, en ser constante y recuperar el tiempo perdido, con base en el trabajo y la dedicación.

Fue en ese partido amistoso cuando Esquivel decidió darle una nueva oportunidad. Ya había pasado por Santos de Guápiles durante su etapa formativa, pero nunca logró debutar en Primera.

"Estaba molesto conmigo mismo porque sentía tener la capacidad para jugar bien en un equipo, pero no lo estaba haciendo. Comprendí que debía madurar", recalcó Barrantes.

La lesión. Después de anotar un gol, dar una asistencia y machacar a la retaguardia morada con sus constantes arremetidas, es ilógico pensar en que Barrantes pudiera estar "tocado".

Desde varias semanas atrás, sufrió un esguince en el tobillo que le impidió afrontar los últimos tres cotejos del certamen. Incluso, reconoce que el propio día del juego sentía una pequeña molestia.

Michael Barrantes conduce la pelota por el costado izquierdo. (José Cordero)

Siguió el consejo de su esposa y no le dio "tanta cabeza" al problema. Se enfocó en analizar las funciones que le asignó el cuerpo técnico.

De antemano sabía que Horacio Esquivel le pediría mucha agresividad en ataque para meter a Smith en su propia zona, obligándolo a concentrarse en labores defensivas.

No obstante, también tendría otras responsabilidades, como cerrar al borde del área en las jugadas de táctica fija para buscar los rebotes y hacer diagonales hacia el centro para sorprender a los morados.

Ya en el campo, el futbolista se olvidó del dolor y se concentró en hacer lo suyo.

Aunque tiene poco rodaje en la Primera, este factor se repite en varios futbolistas caribeños y al final no es un aspecto tan influyente en el desarrollo de los partidos.

"Me han llamado de otros clubes pero ahorita estoy concentrado en Limón. Lo que más quiero en este momento es ser campeón con Limón", recalcó el volante-lateral izquierdo Michael Barrantes

Steven Williams, Johnny Gordon, Greivin Méndez y Barrantes también provienen de Linafa, y actualmente son futbolistas habituales en las alineaciones de Esquivel.

"Ellos tienen la capacidad y trabajamos en la parte mental para que se la crean. Tal vez no tienen la experiencia, pero sí el talento", recalcó el timonel de la Tromba.

Precisamente, Barrantes y Méndez son dos de los futbolistas limonenses más cotizados entre los clubes de la Primera y ambos juegan como volantes-laterales izquierdos.

Esquivel los rota, de acuerdo a las características que presenta el rival de turno. Para el enfrentamiento ante la S se inclinó por el desequilibrio de Barrantes; el movimiento le dio resultado.

  • Comparta este artículo
Deportes

Michael Barrantes: el carrilero de Limón que atormentó a Saprissa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota