Deportes

El futbolista de Alajuelense es de Canalete

La casa de José Guillermo Ortiz en Upala quedó destruida

Actualizado el 25 de noviembre de 2016 a las 12:30 pm

El atacante se entrenó por la mañana con los manudos y al terminar la práctica se fue para su pueblo a buscar a su gente

Deportes

La casa de José Guillermo Ortiz en Upala quedó destruida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

José Guillermo Ortiz se convirtió en un ángel para sus papás, don Ramón y doña Juanita, quienes perdieron todos los enseres de su casa, en Canalete de Upala, tras el violento y devastador paso del huracán Otto.

El delantero se presentó este viernes a la práctica de Alajuelense, a sabiendas de que sus familiares estaban a salvo, pero con la preocupación de que sus seres queridos necesitaban de su ayuda más que nunca.

En la Liga, Ortiz supo que no estaba solo. Guilherme Farinha y Pablo Gabas hablaron con él, todos los jugadores se solidarizaron y la dirigencia se comprometió en ayudarlo con todo lo que necesitara.

Huracán Otto deja severos daños en Upala

José Guillermo tomó la decisión de irse para Canalete, una travesía que dura cerca de 4 horas con 30 minutos, pero que para él fue un poco más extensa.

Por momentos quería volar, pero caía en cuenta de que lo mejor era mantener la calma y hacer las cosas bien pensadas.

Como todo el camerino rojinegro está con él, uno de sus compañeros le prestó un carro doble tracción para que pudiera pasar por los caminos destruidos y embarrialados y, de paso, cargarlo con muchas cosas de primera necesidad que hacen falta en su casa.

La comunicación no era tan fácil y doña Juanita Picado aprovechó la visita de un equipo de La Nación para pedirle prestado el celular al fotógrafo Alonso Tenorio y llamar a su hijo.

A ella le preocupaba que José Guillermo no llegaba y no sabía qué tan peligroso era que él fuera de camino.

El futbolista le contestó y le dijo que se encontraba en Zarcero, que se iría por San Carlos, porque era la ruta por donde había más acceso y que le servía para parar en Ciudad Quesada y comprarles ropa y sandalias.

Doña Juanita le dijo que manejara con cuidado y que estuviera tranquilo, porque en la casa lo esperaban para abrazarlo.

Mientras que el rojinegro avanzaba, sus papás trataban de limpiar la casa, con el agua de una pequeña naciente, pero ante la cantidad de barro que había, parecía ser una misión imposible.

Junto al hermano del jugador y en compañía del sobrino de José Guillermo, ellos también sacaban sillones, muebles y colchones que quedaron inservibles.

Aunque lo material se repone y él le llevaba a su familia casi todo lo que había perdido y lo que más les urgía, Ortiz iba con el corazón destrozado, porque su pueblo, Canalete, y Upala en general, fue una zona muy afectada por Otto, por lo que la gente la está pasando bastante mal.

"Un momento difícil para mi querido pueblo, gracias a Dios mi familia está bien. Un upaleño de corazón no abandona su tierra. Muchas gracias a todos los que están ayudando... Dios los bendiga. Voy camino a Upala para ayudar un poquito", escribió el delantero en su cuenta personal de Facebook.

"Probablemente cuando llegue allá va a sufrir un shock al ver a su familia y a sus amigos, porque Upala me parece que es un pueblo de unas 48.000 personas, por lo tanto no es tanta gente y todos son amigos, todos se conocen y me parece que van a ser horas de horas que él se va a quedar en Upala", dijo el técnico de Alajuelense, Guilherme Farinha.

El estratega intuye que lo más lógico es que Ortiz se sienta muy triste, así que esperará a que el jugador se comunique y que retorne al equipo para determinar si mañana verá acción en el partido entre Alajuelense y Herediano, programado para las 4 p. m.

"Voy a estar muy atento para cuando Ortiz regrese y mirar cuál es el punto de su situación en el aspecto sicológico y mental y anímico con todo esto. Si yo siento que el jugador está preparado psicológicamente, anímicamente y equilibrado emocionalmente por todas las horas que pasó en Upala, jugará".

Y añadió: "Si yo me doy cuenta de que él no estará en condiciones de jugar, porque es un ser humano, yo entenderé por todo lo que él pasó y naturalmente no podrá jugar de titular, porque jugaría de titular; pero si no está al 100% no jugará de titular, lo hará otro colega suyo que estará más preparado, en condiciones óptimas".

Para Alajuelense, lo principal es que él esté con su gente.

Otros clubes. En el Saprissa aseguran que desde el pasado martes se les dio permiso a sus jugadores de estar con sus familiares que viven en zonas alejadas y que el huracán Otto castigó como Limón y Liberia.

Por ejemplo, Jeikell Medina y Julio Cascante tienen familia en la privincia limonense y Cristian Martínez en suelo liberiano.

"Voy a comentar algo que Carlos Watson no lo hizo público, pero en el equipo, el propio martes por la mañana, él mismo dio opción de que el jugador o miembro del grupo que necesitara ir a ayudar a su familia lo hiciera", contó Víctor Cordero, asistente técnico.

Y agregó: "En ese momento se pensó más en Limón y ellos dijeron que sus familiares estaban bien y nos explicaron y ninguno fue por allá. Era decisión personal ir y acompañar, pero sus familias no estaban en peligro".

  • Comparta este artículo
Deportes

La casa de José Guillermo Ortiz en Upala quedó destruida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fanny Tayver Marín

fanny.tayver@nacion.com

Periodista de Deportes

Graduada en la UIA. Con más de 10 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos ...

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota