Deportes

Florenses sacaron anoche una valiosa victoria ante Cartaginés

Herediano sonrió con la angustia de siempre

Actualizado el 12 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Otra vez Herediano debió esperar hasta tarde para acomodar un juego que fue suyo

El planteamiento conservador de los brumosos les deparó una victoria merecida

Deportes

Herediano sonrió con la angustia de siempre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Heredia. Herediano hincó anoche 1-0 a Cartaginés y volvió a celebrar otro triunfo ajustado pero merecido, dos calificativos que últimamente acompañan demasiado al equipo de Jafet Soto.

Hasta el gol de Yendrick Ruiz, al 62’, los locales vivieron de nuevo otro episodio de sufrimiento frente al arco, una dificultad que empieza ahora sí a tener tintes de costumbre en los florenses.

Fueron los mismos síntomas de otros encuentros como el de Santos, Universidad de Costa Rica o recientemente Uruguay: un Team que domina, propone y fabrica, pero se atrofia cuando toca culminar.

La ventaja rojiamarilla fue el planteamiento conservador de los brumosos, decididos de entrada a apostarle al cerrojo con una línea de tres abajo y un doble contención unos pasos más arriba.

Era válido el intento de Mauricio Wright, conocedor de lo complejo de visitar a un equipo que se sabe letal cuando quiere, o que por lo menos guarda esa imagen todavía.

El problema para el técnico blanquiazul fue la escasa respuesta de su equipo en ofensiva, menor incluso a lo que se podía esperar con todo y ese panorama.

De eso se dio cuenta muy temprano el timonel cuando decidió relevar a Carlos Johnson apenas al 36’, una variante que no tocó el sistema pero sí alimentó el ataque con el talento y dinámica de un Christian Bolaños que casi se podría decir desentona entre un ataque tan estático como el brumoso.

Y aunque se sintió, la variante no llegó a cambiar la historia de un primer tiempo sobre el que es justo decir que solo terminó sin goles por los guantes salvadores de Alejandro Gómez, vital en tres ocasiones donde el grito de gol se atoró en la garganta del Rosabal Cordero.

Justicia. Si bien Wright volvió a buscar algo de movilidad con la entrada del mediocampista Néstor Monge al 46’, fue Soto el que quiso encontrar soluciones a su atrofio en el banquillo, primero con el veloz mexicano Antonio Pedroza, al 52’, y casi de inmediato con Anllel Porras, al 53’.

Lo consiguió a medias. El azteca sí dejó ver rostros de preocupación en la zaga brumosa, aunque sería el delantero Yendrick Ruiz el que llevara justicia a un duelo que solo tuvo una cara.

El ariete recibió al 62’ un pase de Dave Myrie con aire de gol explícito, un balón tan sencillo que tal vez por eso debió enviar, en dos tiempos, al fondo de las redes.

Fue el desahogo florense y la despedida brumosa, que a partir de ahí intentó con la misma claridad de todo el partido revertir una suerte que estaba echada.

Herediano volvió a ganar con más méritos que solvencia y mantiene vivo esa atropellada consigna de llegar a la cima, ahí donde Cartaginés se tambalea.

  • Comparta este artículo
Deportes

Herediano sonrió con la angustia de siempre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota