Deportes

El tico de Movistar Team tiene una gran capacidad de recuperación

Andrey Amador aprendió a tolerar el dolor entre fracturas, esguinces y fisuras

Actualizado el 21 de abril de 2015 a las 12:00 am

Ídolo del ciclismo costarricense aún asiste a terapia para rehabilitar su codo

Amador se prepara en el país para correr el Tour de Romandía y el Giro de Italia

Deportes

Andrey Amador aprendió a tolerar el dolor entre fracturas, esguinces y fisuras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Andrey Amador se recupera de su fractura de codo. (Fanny Tayver)

Andrey Amador tiene gran capacidad de recuperación ante las lesiones y, con el paso de los años, se convirtió en un especialista en soportar el dolor.

El rutero nacional se cayó, el 27 de marzo, en Bélgica, sufrió múltiples golpes y se fracturó el codo; pero eso no es obstáculo para que estos días se entrene a tope en las montañas de Cartago.

De forma incansable y a primera hora, Andrey Amador pedalea por Coris, sube hacia Llano Grande, va a Tierra Blanca y escala hasta el volcán Irazú.

En la tarde, el pedalista de Movistar Team acude a rehabilitación en la Clínica Católica.

“Todo ha sido un contrarreloj, no solo se hacen cronos en la bici, a veces también toca con la salud. La operación fue sencilla, pero conlleva su tiempo de recuperación y estuve muy golpeado”, dijo Andrey Amador, a quien le colocaron dos pines en el codo.

Andrey Amador se entrenó ayer en Cartago. Sus próximos retos son Romandía y el Giro. | JOSÉ CORDERO
ampliar
Andrey Amador se entrenó ayer en Cartago. Sus próximos retos son Romandía y el Giro. | JOSÉ CORDERO

Recordó que esa última caída fue muy fuerte, pues iba a gran velocidad en tramos de piedra.

“Estoy bien, estoy perfecto y la recuperación ha sido increíble”.

Partirse un hueso no es nada nuevo para Andrey. Su historial de quebraduras comenzó en 1998, cuando hacía sus primeras armas con el equipo de San José.

“Ya he tenido diez fracturas y ojalá que si hay más, sigan siendo de este tipo y nunca una peor, porque las cosas siempre pueden ser peor. Así es el deporte, es el riesgo que hay que correr y yo creo que dentro de lo que cabe, he tenido suerte”, afirmó Andrey Amador.

Con mucha mesura, el tico asegura que cuando llega una lesión, en vez de echarse a morir piensa en regresar cuanto antes.

“Después de una caída, uno se revisa y si las piernas están bien, uno sabe que la recuperación siempre va a ser rápida y se asimila todo con más calma”, detalló.

Andrey llegó a Costa Rica el 7 de abril y este viernes emprenderá su regreso a Europa.

Del 28 de abril al 3 de mayo, correrá el Tour de Romandía , en Suiza, y confía en que del 9 al 31 de mayo estará en el Giro de Italia , carrera de tres semanas que ya disputó en el 2010, 2012 y 2014.

Algo que tiene muy motivado a Amador es que, al subirse a la báscula, vio que pesa 69 kilos.

“Si me ponía a comer todo lo que hace mi mamá y el famoso café, entrenar y bajar de peso era doble trabajo. No subí ni un gramo; me he mantenido y más bien he bajado”, indicó el ciclista.

Andrey no descuidó ningún detalle: “He hecho todo para recuperarme y estar lo mejor posible para lo que viene... Y que sea lo que tenga que ser”.

  • Comparta este artículo
Deportes

Andrey Amador aprendió a tolerar el dolor entre fracturas, esguinces y fisuras

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fanny Tayver Marín

fanny.tayver@nacion.com

Periodista de Deportes

Graduada en la UIA. Con más de 10 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos ...

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota