Deportes

Del buen pie a la certera cabeza

Actualizado el 09 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Deportes

Del buen pie a la certera cabeza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un equipo de futbol siempre necesita un guía, alguien que mueva sus hilos y tenga las ideas.

Alguien que con la pelota en el piso genere lo que se necesite en la cancha para su club y en la grada para su aficionado. Saprissa lo tiene con José Carlos Cancela.

Un equipo siempre necesita un guerrero, alguien que no le tema a nada. Alguien que con pundonor y orgullo pueda despertar a sus compañeros cuando comienzan a dormitar. Saprissa lo tiene con Douglas Sequeira.

Pero si ambos caminan por la misma línea, sus virtudes se potencian en altas cifras. Lógicamente, eso termina reflejándose en el rendimiento colectivo. Contagia a todos los demás.

Cancela y Sequeira, los dos más experimentados en un uniforme morado, son sus principales figuras. Lo fueron durante la fase regular del torneo de Invierno 2012 y lo son en semifinales.

Uno, con su buen pie, es una amenaza tanto con el balón parado, como con pelota en movimiento. Su criterio le pasa por encima a cualquier duda que haya de su edad.

El otro, con su certera cabeza, le añadió a sus características de férreo marcador la del temido goleador, el cual salvó a la S en unos cuantos compromisos.

De hecho, de la combinación de ambas armas vino el gol con el que arrancaron ganando el juego de ida de la semifinal ante Herediano, tanto vital para estar en una buena ubicación para avanzar a la final que la feligresía tibaseña precisa.

El uruguayo tiene rato de anotar (cuenta con cinco goles); sin embargo, eso no le quita a sus rivales la preocupación. Ser uno de los líderes de asistencias del certamen mantiene a todos alerta.

Mientras tanto, el costarricense sigue sumando en las alturas y es el máximo artillero de su equipo (acumula seis anotaciones).

  • Comparta este artículo
Deportes

Del buen pie a la certera cabeza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota